Posts Tagged 'Ejército Popular Revolucionario (EPR)'

La guerrilla en México y el estallido “oficial” de 2010

El Ejército mexicano prevé actividad del EPR y el ERPI en los primeros dos meses del año entrante, y luego actividad guerrillera esporádica, pero sostenida, en Guerrero y Chiapas.

El 14 de enero de este año, durante una inusitada visita de los medios de comunicación a las instalaciones de la Base Aérea Militar Número Uno (BAM 1) en Santa Lucía, Estado de México, el comandante de la Fuerza Aérea Mexicana (FAM), general Leonardo González García, revelaba cuáles eran las dos principales preocupaciones del Ejército mexicano en el actual contexto de inseguridad: la guerrilla y el narcotráfico, en ese orden.

La declaración llamó la atención. Todos esperaban escuchar que la actividad de los cárteles de la droga constituiría la principal amenaza a la paz y la estabilidad del país desde la perspectiva del Ejército.

La preocupación de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) sigue vigente. La dependencia continúa dándole seguimiento al Ejército Popular Revolucionario (EPR) y a sus escisiones, Ejército Revolucionario del Pueblo Insurgente (ERPI), Ejército Revolucionario Insurgente Popular (ERIP), Tendencia Democrática Revolucionaria-Ejército del Pueblo (TDR-EP), Fuerzas Armadas Revolucionarias del Pueblo (FARP), y el Comando Jaramillista Morelense.

Uno de estos grupos ocupa en especial la atención del Ejército mexicano: el ERPI, del cual se hace un seguimiento desde hace tres meses a una base de reclutamiento localizada en el poblado de Cruz Grande, en el estado de Guerrero. La base, ubicada por elementos de los Grupos de Inteligencia de Zona (GIZ) del Ejército mexicano, se encuentra en un poblado de la Costa Chica, en un triángulo formado por las poblaciones de Ayutla, San Marcos y Copala, a unos 120 kilómetros de Acapulco y a 100 de Pinotepa Nacional, en Oaxaca, zona de influencia del EPR.

Los reportes de inteligencia indican que junto con el EPR, el ERPI ha continuado el rearme de algunas de sus bases a partir de material bélico filtrado a territorio nacional desde la frontera con Guatemala. La base de reclutamiento del ERPI funciona los fines de semana en Cruz Grande, señalan los reportes militares. Lanzacohetes RPG-7 y RPG-22 han llegado a su poder a través del mercado negro de armas, abundante en la frontera sur del país, indican los reportes. Los informes añaden que la Sedena espera actividad importante de estos dos grupos guerrilleros “a principios de 2010 o en el transcurso de los primeros dos meses del año, con actividad esporádica pero sostenida durante el año, en los estados de Guerrero y Chiapas”.

A LAS ARMAS

Los números de la Sedena en cuanto al emplazamiento y distribución de sus tropas en el país avalan las declaraciones del comandante de la FAM y revelan la dimensión de una agenda antiguerrilla que algunos califican casi como ficticia y otros ven como una presencia real alimentada por la inequidad. De las 12 Regiones y 46 Zonas Militares en las que está dividido operativamente México, la VII, ubicada en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, es la segunda con mayor despliegue de soldados, con al menos 12 mil 600 efectivos de acuerdo con el documento “Agenda. Panorama General del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos”, presentado por el secretario de la Defensa Nacional, general Guillermo Galván Galván, a legisladores federales en octubre de 2007. El despliegue militar en Chiapas, documentado por diversas organizaciones no gubernamentales como el Centro de Análisis Político e Investigaciones Sociales y Económicas AC (Capise), indica que en las cinco Zonas Militares que conforman la VII Región Militar hay un despliegue de entre 70 y 80 campamentos rodeando y patrullando las comunidades más importantes de la estructura de autogobierno creada por el EZLN en sus 15 años de existencia. Al menos 56 de esos campamentos, que fueron reubicados en 2006, se encuentran en la zona de control zapatista: 29 de los campamentos se encontraban en territorio de la 39 Zona Militar (Predio Toniná, Chiapas), 23 campamentos en la 31 Zona Militar (Rancho Nuevo, Chiapas), 14 campamentos en la 36 Zona Militar (Tapachula, Chiapas) y 13 en la 38 Zona Militar (Tenosique, Tabasco).

Más allá de las cifras y mientras personajes como Rubén Aguilar (quien fuera vocero del presidente Vicente Fox) y Jorge Castañeda (canciller durante el mismo gobierno) aseguran en su libro El narco: la guerra fallida, que las guerrillas en México no existen o que están sobrevaluadas, especialistas como el escritor y ensayista Carlos Montemayor y el ex guerrillero y novelista Salvador Castañeda sostienen lo contrario, asegurando que los movimientos político-militares en México son reales y más allá de estar o no preparados para entrar en acción de manera abierta en 2010, se encuentran en un contexto en el que el propio gobierno sigue recreando las condiciones para un estallido y para la existencia de la subversión armada.

 

EL ESTALLIDO “OFICIAL”

Desde la aparición del EPR en junio de 1996 —dos años después de que lo hiciera el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN)—, han surgido a la luz decenas de supuestos grupos armados, casi todos de membrete, con uno o dos comunicados y pintas como prueba de su existencia, y con mensajes llamando a la insurrección popular. El especialista en temas de guerrilla, Jorge Lofredo, ha documentado en su sitio de internet la existencia de 43 grupos subversivos. La mayoría de ellos ha dejado constancia de su presencia en dos o tres comunicados difundidos en la red o en textos enviados a algunos medios de comunicación, nada más.

De ese universo de grupos armados, sólo el EPR y el ERPI han llevado a cabo acciones reales que van desde pintas y envío de comunicados hasta apariciones públicas, ataques esporádicos y atentados como los ocurridos en 2007 contra ductos de Pemex en Querétaro y Guanajuato, en el marco de sus exigencias de la presentación con vida de dos de sus integrantes, Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Cruz Sánchez. Al EPR se le ha atribuido también la autoría intelectual del linchamiento de tres policías federales en San Juan Ixtayopan, Tláhuac, en noviembre de 2004.

Otro grupo armado, el TDR-EP, ha actuado en Guerrero pero lo ha hecho en una dinámica de ajuste de cuentas en contra de ex militantes de izquierda o de “traidores” al movimiento insurgente en ese estado. En otros lados, la cantidad de organizaciones armadas varía dependiendo de la fuente consultada: durante el gobierno de Vicente Fox, la Secretaría de Gobernación que encabezó Santiago Creel aseguró que tenía registro de unos 120 grupos subversivos, mientras que la Procuraduría General de la República (PGR) llegó a mencionar 80 grupos armados en sus registros de inteligencia. Incluso hasta el Departamento de Estado estadunidense llegó a pronunciarse al respecto en enero de 2001, al señalar que en México había 12 grupos rebeldes armados en diversos puntos del país.

No existe una cifra concluyente pero sí la certeza en órganos de inteligencia civil y militar acerca de una reactivación de los ataques guerrilleros en las primeras horas o semanas de 2010, especialmente porque el EPR no obtuvo nunca respuestas positivas por parte del gobierno federal acera de sus compañeros desaparecidos y por la coyuntura de deterioro económico, desempleo e inseguridad que priva en el país.

¿ESTALLIDO PROVOCADO?

Para el ex integrante del Movimiento de Acción Revolucionaria (MAR), Salvador Castañeda, esta idea no es descabellada y tendría qué ver más con una intención gubernamental de dar una especie de golpe de mano, de imponer el orden en el país a la fuerza de cara a los dos últimos años de mandato de Felipe Calderón. El autor de obras como ¿Por qué no dijiste todo?, Los diques del tiempo y La negación y el númeroexplica que grupos como el EPR, el ERPI o el propio EZLN en realidad “están copados por el Ejército como una consecuencia de la movilización militar en la guerra contra losnarcos”.

En este sentido establece que la militarización de la cotidianeidad en el país “tiene esa doble función; no sólo van contra los narcos, sino que sirve también para ubicar a grupos rebeldes que pueden ser detectados en todas las incursiones que hacen en las sierras, en poblados alejados: es un arma de doble filo con la que estos grupos quedan ubicados y pueden ser controlados en un momento dado”. Y no sólo eso: la guerrilla, ante esta situación, puede muy bien haber decidido no actuar, sino estar a la expectativa y esperar al momento oportuno.

Todo esto, añade, “es un río revuelto porque si asomas la cabeza te toca y eso es un factor que se toma en cuenta en un movimiento armado”. El problema en este contexto es que “la penetración real del EPR o de otros grupos es sumamente limitada; muy poca gente lee o ha leído sus comunicados, pocos tienen acceso a una computadora y menos a sus textos, y en ese sentido estas organizaciones chocan con sus estrategias de manera similar a lo que ocurría en los años setenta, cuando la guerrilla urbana operaba aislada de la guerrilla rural y ambas carecían al mismo tiempo de bases sociales reales que las apoyaran desde las grandes ciudades”.

Algo parecido sucede ahora: vemos la falta de una organización, de una estructura que apoye a la guerrilla que ya está en la sierra pero sin base social amplia. Lo de 2010 son cuestiones más de coyuntura. “Una organización guerrillera como tal no opera coyunturalmente, porque no se limita a un momento, a un contexto pasajero. Yo no veo que exista hasta ahora una base social comprometida con los que están allá arriba”, agrega Castañeda.

LA FRONTERA DÉBIL

Mientras el Ejército mexicano y sus organismos de inteligencia mantienen vigilancia estrecha en torno a los puntos donde hay presencia del EPR, del ERPI o de otros grupos armados, el gobierno de Estados Unidos comienza a replantear su estrategia de seguridad a partir de los diagnósticos de inseguridad y corrupción en la frontera sur de México. Washington anunció hace tres semanas apoyos para el gobierno mexicano en lo referente a la vigilancia de su frontera sur, dada la enorme penetración del mercado negro de armamento de alto poder como lanzacohetes, granadas y explosivos. Una semana después de ese anuncio una nota de MILENIO Diario revelaba los planes de la Armada de México para construir en el corto y mediano plazos nueve “bases de avanzada” en la frontera con Guatemala y Belice, con la finalidad de “enfrentar el tráfico de drogas e indocumentados por los ríos navegables Usumacinta, Suchiate y Hondo, y cortar algunas de las decenas de rutas clandestinas del crimen organizado”.

Las bases se construirán en las poblaciones de Subteniente López, El Cocoyol y Calderón, en Quintana Roo, y Benemérito de las Américas, El Mollejón, Playón de la Gloria, Frontera Hidalgo, Metapa de Domínguez y La Libertad, en Chiapas, todos puntos ubicados como rutas de entrada de armas, cartuchos, explosivos, droga e indocumentados. Las bases de avanzada podrán albergar hasta 100 elementos, es decir, unos mil marinos que desarrollarán operaciones de selva y río en zona de influencia de grupos rebeldes y de traficantes de armas.

mex

Grupos guerrilleros y subversivos (detectados en los últimos 13 años)

1.- Brigada de Ajusticiamiento 2 de Diciembre
2.- Brigada Popular Revolucionaria del Sur
3.- Brigadas de Insurgencia Revolucionaria
4.- Brigadas Populares de Liberación
5.- Colectivo Revolucionario-Francisco Javier Mina
6.- Comando Campesino Insurgente
7.- Comando Jaramillista de la Región Oriente
8.- Comando Jaramillista Morelense 23 de Mayo
9.- Comando Magonista de Liberación
10.- Comando Popular Clandestino
11.- Comando Popular Revolucionario “La Patria es Primero”
12.- Comando Revolucionario del Trabajo “México Bárbaro”
13.- Comité Clandestino Revolucionario de los Pobres-Comando Justiciero 28 de Junio
14.- Comité de Resistencia Popular Viva Villa”
15.- Convención Popular Insurgente
16.- Coordinadora Guerrillera Nacional José María Morelos
17.- Ejército Armado del Pueblo
18.- Ejército Clandestino Indígena de Liberación Nacional
19.- Ejército de Reconstrucción Regional
20.- Ejército Justiciero del Pueblo Indefenso
21.- Ejército Revolucionario del Pueblo Insurgente
22.- Ejército Revolucionario del Sureste
23.- Ejército Revolucionario Insurgente Popular
24.- Ejército Socialista Insurgente
25.- Ejército Villista de Liberación Nacional
26.- Ejército Villista Revolucionario del Pueblo
27.- Frente Armado para la Liberación de los Pueblos Marginados de Guerrero
28.- Frente Insurgentes de Resistencia Popular
29.- Fuerzas Armadas Revolucionarias del Pueblo
30.- Liga Comunista 23 de Septiembre
31.- Milicias Insurgentes-Ricardo Flores Magón
32.- Movimiento Armado Revolucionario-Frente Revolucionario Patriótico Nacional
33.- Movimiento de Resistencia de Atitalaquia
34.- Movimiento Revolucionario Lucio Cabañas Barrientos
35.- Organización Insurgente 1 de Mayo
36.- Organización Revolucionaria 2 de Diciembre-Nueva Brigada Campesina de Ajusticiamiento
37.- Organización Revolucionaria Armada del Pueblo de Oaxaca
38.- Partido de los Pobres
39.- Partido Democrático Popular Revolucionario-Ejército Popular Revolucionario
40.- Partido Revolucionario Obrero Clandestino-Unión del Pueblo
41.- Tendencia Democrática Revolucionaria-Ejército del Pueblo
42.- Triple Alianza Guerrillera Indígena Nacional
43.- Unión del Pueblo
(Fuente: Centro de Estudios de los Movimientos Armados-CEDEMA/ www.cedema.org)

Jorge Alejandro Medellín

http://semanal.milenio.com/node/1468


@twewwter

November 2014
S M T W T F S
« Oct    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  

Join 617 other followers

Archivo


Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

Join 617 other followers