Posts Tagged 'seguridad alimentaria'

From Food Security to Food Sovereignty.

food_sovereignty

It’s an exciting time for the good food movement. Sometimes it can feel as though the efforts to make agriculture more sustainable are the most visible and active component of the broader environmental movement. This shouldn’t be surprising. Our relationship to food is visceral, emotional, and continues daily.

If you’ve seen Food, Inc. or read any Eric SchlosserMichael Pollan, or Rachel Carson, you know that the sustainable food movement is trying to address the social and environmental problems created by an industrial farming system in which convenience  and profit trump everything else.

The responses to industrial farming have included critiques like Silent Spring, the back-to-the-land and organic farming sparks of the late 1960s, the family farm movement that resisted bankruptcy and corporate consolidation in the 1980s, and now the urban farming movement that has burgeoned in the past 10 years.

Many elements of the sustainable food movement have been organized by (or for) the two most obvious sectors of the food system: Eaters and producers. In parts of the world where populations are still largely agrarian, eaters and producers are often the same people, but here in the United States (where the farming population hovers around one percent) consumers have been the dominant focus of food policy, at least for the past 40 years.

In the global North, much of the past 20 years of activism has framed the concept of “food security” as the right of all people to have enough food to avoid hunger and malnutrition. A new effort underway to deepen food activism focuses on a more radical idea: The concept of food sovereignty. The global food sovereignty movement is making the case that reform of the food system will be insufficient if it does not democratize and make more transparent the means of food production. We’ll never be able to resolve the environmental and social abuses of industrial agriculture without changing who controls the food system.

As Katherine Zavala, program manager of grassroots alliances at International Development Exchange (IDEX), a San Francisco-based organization that supports food justice in the Global South, explains it: “Food security might focus on hunger as a human rights issue, but it fails to consider many other facets of food like the ways it is produced, the social relationships it relies on, or the cultural importance it holds to communities.”

Having enough to eat is important, certainly, but what about the quality of that food? What about the way that people are treated in the process of producing that food? What about the cultural traditions of food that are left aside in a purely calorie-counting concept of “food security”? Zavala says that perhaps the biggest inadequacy of the food security concept is that it fails to address “who decides what the food system is. It doesn’t address who is driving or controlling the global food system or the lack of decision-making power among people to decide what food system they want.”

These deeper questions illustrate why the term “food sovereignty”–pioneered by the international peasant alliance La Via Campesina–is increasingly being adopted food movement activists across the globe. Ashoka Finley, who works for the Richmond, California urban farming organization Urban Tilth and has been closely involved in the Occupy the Farm effort at the University of California’s Gill Tract, considers himself a food sovereignty activist.

He says: “Food sovereignty, like food security, is about rights. But because food sovereignty as a concept argues that food systems are determined by political and economic conditions, it’s about the rights we as eaters, citizens, and communities should have to take part in effecting those conditions. It is also about how we can use food-based activism to transform the political and economic system we live in.”

That “taking part” is what distinguishes food security from food sovereignty, and what makes food sovereignty such a compelling and important idea. Yes, of course, providing food for people in need is essential, but a soup kitchen a food bank or a Supplemental Nutrition Assistance Program (SNAP) card is not enough to create food sovereignty. Even planting gardens in urban areas (full disclosure: my area of employment!) doesn’t amount to food sovereignty.

Direct action approaches like Occupy the Farm may not be enough, because, Zavala reminds us, “Those that are in positions of government and economic power are restricting these alternative food system models. They’re not thinking about feeding people; they’re mostly thinking about the bottom line. And if we all created our own food systems, how would they profit?”

The entrenched corporate opposition to food systems change has pushed food sovereignty activists beyond the direct action approach to address the institutions of power. After a long period of focusing effort outside the political system, activists are now looking to the government for change. In the mid-2000s, for example, the federal Farm Bill finally became a top priority for many sustainable agriculture advocates. Long after the law was the main target of efforts to ensure food security (through SNAP). But, it has remained close to impossible to use the Farm Bill as a tool to promote food sovereignty.

“The current political climate is an extreme difficult one, the legislative process is complex, and that process can often be quite corrupt, as we have seen numerous times,” Finley says. “However, if we want food sovereignty, we can’t shy away from tough political battles, because there are certain political issues that underpin or undermine food sovereignty, like land ownership or agribusiness subsidies.”

Recent lobbying over the Farm Bill provides a clear example of the complexity and difficulty transitioning from a food security movement to a food sovereignty movement. Food security activists (often representing low income urban constituents) have been pitted against farm sustainability activists (more often rural-minded) over the funding that the bill controls. In an era of austerity, this can lead to Sophie’s-choice like dilemmas: Either cut food stamp funding or cut programs that provide support to farmers transitioning to organic methods of production.

Luckily, there’s an alternative to this false choice. That choice is to develop democratic spaces at the local and state level to craft collaborative solutions that benefit both consumers and producers. Across the country, Food Policy Councils(FPCs) are bringing together diverse constituencies to determine how local policy can be leveraged to achieve positive food system change. These local groups identify problems as a community and then seek to solve them through a process of consensus-building and pressuring local governments. Food Policy Councils have worked on things like institutional food procurement, the use of urban open space for agriculture, nutrition education and funding for food banks. More recently, FPCs are scaling up, coming together to affect policy on the state and federal levels.

The food movement’s shift from security to sovereignty can be instructive for the broader movements for environmental sanity and democratic governance. By asking the simple question, “Who’s in charge here?” food sovereignty elevates the importance that power has in our food systems. The concept expands our critical capacity beyond consumer choice to consider that we are all “co-producers” of the food system. “Sovereignty” is a frame that can be used to think about process in relation to natural resources, not just outcomes, and it can help encourage solidarity and cohesion amongst myriad movements and sectors within the food movement and outside of it.

Social movements focused on sovereignty can help build a more democratic and accountable political system. This, in turn, would allow for a more sustainable approach to natural resources, and a more egalitarian economic system. By talking “sovereignty” from the start, change-makers can pursue a mutual end goal from any number of individual struggles. When Paul Hawken described “the largest movement on Earth” in his book Blessed Unrest, he was clear that the millions of individual and NGO efforts to help were a movement, but just didn’t act like one.

Sovereignty, whether of food or fiber or healthcare, may the concept needed for these many struggles to become the movement that it could be.

San Francisco native Antonio Roman-Alcalá has been irrationally dedicated to urban sustainability since he decided that there wasn’t enough “land” for all dropouts to go “back to”. Since graduating from UC Berkeley, Antonio has been pursuing a life of meaningful enjoyment: teaching farming and permaculture at Alemany Farm and Texas Street Farm; playing drums and guitar in the band Future Twin; writing about the sustainable food movement as a perpetually critical insider; sharing his film In Search of Good Food; organizing the urban farm movement via the San Francisco Urban Agriculture Alliance, and writing an ambitious treatise on human nature, environmental sustainability, and social transformation.

http://www.grassrootsonline.org/news/articles/food-security-food-sovereignty

¿’Monsatán’ o Monsanto?

Análisis de la actividad de Monsanto a nivel mundial: el control y monopolio del mercado de semillas.

Keiser Report

http://rt.com/shows/keiser-report/

 

Action Aid: Imperativo frenar el uso de maíz para etanol.

La elaboración de agrocombustibles (etanol) consume ya 15 por ciento de las cosechas mundiales de maíz, y 40 por ciento en el caso particular de Estados Unidos (EU) –país fundamental en la definición de los precios del grano–. Tal situación es una de las causas principales del encarecimiento de los precios internacionales del maíz y en general de los alimentos, fenómeno iniciado en 2006-07 y vigente hoy con consecuencias fatales como el hambre y la inseguridad alimentaria.

En el caso de México, donde a diferencia de la mayor parte del mundo usamos el maíz para consumo humano directo, el efecto es evidente en la escalada de precios de la tortilla; en el malestar social derivado; en inseguridad alimentaria sobre todo en las zonas pobres del país, las rurales, y en el aumento en las erogaciones por importación de maíz, afirman Timothy A. Wise, director de Investigación y Políticas del Instituto de Desarrollo Global y del Medio Ambiente (GDAE) de la Universidad de Tufts, y Marie Brill, analista principal de políticas de Action Aid-Estados Unidos.

Ambos son autores del informe de Action Aid Agrocombustibles: fogoneros del hambre, presentado el pasado mayo con el subtítulo Cómo las políticas de Estados Unidos para el etanol de maíz aumentan el precio de los alimentos en México.

El informe tenía la intención de que siendo actual presidente del G-20 (que reúne a las economías más avanzadas y a las emergentes más importantes), México influyera en la reunión que realizó en Los Cabos, Baja California, del 18 al 20 de junio. Ello, considerando que en nuestro país hasta ahora hay un freno al uso del maíz para etanol, por la fuerza social que implica el que el grano sea nuestro básico principal y que debemos importar altos volúmenes desde Estados Unidos para cubrir nuestras necesidades. El boom del etanol afecta drásticamente la seguridad alimentaria de México.

Cabe mencionar que el secretario de Agricultura, Francisco Mayorga, reconoció el 13 de junio, durante un seminario sobre nuevos paradigmas para la agricultura, que el documento que se analizará en la cumbre “no es muy explícito ni categórico en el tema de biocombustibles”, pues el tema es “controvertido”.

Durante la presentación del informe en cuestión, Wise recordó que en 2008 los precios de la tortilla en México prácticamente se duplicaron respecto de 2006, y la tónica de encarecimiento persiste en términos generales en los alimentos, “con efectos de hambre, inseguridad alimentaria y pobreza”.

El efecto que tiene el uso de maíz para etanol sobre el precio de este grano representó costos de entre mil 500 millones y tres mil 200 millones de dólares entre 2006-11, esto es costos que hubieran sido nulos si no se utilizara el maíz para fines energéticos.

El informe detalla que en 1990 las importaciones mexicanas de alimentos desde Estados Unidos sumaban dos mil 600 millones de dólares. Para el año 2000 subieron a seis mil 400 millones y en 2011 llegaron aun récord de 18 mil 400 millones. No obstante la expansión de las exportaciones agroalimentarias, el déficit de la balanza comercial ha empeorado. De hecho en 1990 lo que se registró fue un pequeño superávit, pero en 2000 el saldo negativo fue de mil 300 millones de dólares; en medio de la crisis alimentaria global, alcanzó “una cifra desastrosa” de cuatro mil 600 millones de dólares, y en 2011 sumó dos mil 600 millones.

En los dos años recientes, dijo Wise, los gastos por importación de maíz equivalieron al déficit comercial agroalimentario total.

Y es que la dependencia de México en importaciones de maíz se ha acentuado, sobre todo desde que entró en vigor el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), dijo Wise. El informe muestra que en 1990-92 las compras foráneas del maíz representaban siete por ciento del consumo; hoy son 35 por ciento. Y lo mismo ocurre en los otros granos. En trigo antes era 18 y ahora casi 60 por ciento; en arroz antes 60 y ahora casi 80 por ciento; en soya antes 75 y ahora casi cien por ciento.

Tim Wise señaló que la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos estima que entre 20 y 40 por ciento del encarecimiento de los precios globales de alimentos es atribuible al consumo de maíz para etanol. El análisis calcula que en 2006 el uso de maíz para etanol en el mundo y particularmente en EU representó un encarecimiento de las importaciones mexicanas de maíz de 2.5 por ciento, esto es 23 millones de dólares, pero en 2010-11 las cifras llegan a 20 por ciento y 422 millones de dólares. En todo el periodo 2006-11 el costo acumulado por esta razón fue de mil 260 millones de dólares. Y la tendencia es que se profundice la situación. “Estamos haciendo estimaciones conservadoras, porque hay otros cálculos que hablan de 20 a 40 por ciento” como efecto de encarecimiento del maíz por causa de la demanda del cereal por parte de la industria del etanol.

De acuerdo con Marie Brill, el uso del maíz para etanol ha sido impulsado en Estados Unidos por tres políticas: una protección arancelaria, subsidios y un mandato (leyes) para ordenar la mezcla del etanol con gasolinas. El objetivo de esto ha sido convertir la dependencia de combustibles fósiles a una “bioeconomía”. Otro incentivo han sido los altos precios del petróleo. De allí la “dramática” situación de que 40 por ciento de las cosechas maiceras de EU se utilicen para etanol, con los consecuentes efectos globales en los precios. Este país es el líder mundial en exportación del grano.

La especialista comentó que en el mundo ya 203 millones de hectáreas de tierra, esto es equivalente al tamaño de todo México, están siendo utilizadas con fines de producción de cultivos para agrocombustibles (sobre todo maíz, soya, otras oleaginosas y jatropha), y más de 60 por ciento de esa superficie está en el continente africano con inversiones de empresas extranjeras. En África, paradójicamente, la hambruna llega a grado extremo y afecta a un gran número de personas. Esto indica que más allá de los efectos meteorológicos, políticas públicas de países influyentes están induciendo un descontrol en la oferta alimentaria, y “esto debe cambiar; Estados Unidos debe cambiar”.

La carestía alimentaria va unida a otros fenómenos sociales de desgaste. Brill comentó, con base en experiencia propia como representante de Action Aid, que ha visto cómo en África la gente ha agotado todos sus recursos por sobrevivir: trabaja más, cuida menos su salud, y aun así, los ingresos son insuficientes para cubrir sus necesidades alimentarias.

En la presentación del informe de Action Aid participó Olga Alcaraz Andrade, directora de Agricultores Unidos Región Guayangareo, de Michoacán, miembro de la Asociación Nacional de Empresas Comercializadoras de Productores del Campo (ANEC), consideró que el maíz “es el grano más especulado del mundo”.

Explicó la situación actual con el grano en México –que es una reedición de lo que ha ocurrido en los años recientes–: corporaciones reciben apoyo gubernamental para importar maíz, mientras que las bodegas de los productores en el país están repletas del grano. Las empresas así especulan –generan la idea de escasez del grano; reciben subsidios, y a la vez presionan a los productores para que les vendan más barato su grano, pues si no lo hacen el maíz quedará en las bodegas generando costos de almacenamiento–. “Dependemos que los monopolios compren nuestras cosechas; tenemos que cambiar esto. Las grandes empresas recibieron en 2011 un total de mil 400 millones de pesos para apoyar la comercialización de granos (…) el país pierde soberanía alimentaria”.

Por su lado, Víctor Suárez, director general de la ANEC, afirmó que el encarecimiento de los precios del maíz y demás alimentos –propiciado por la especulación financiera y por el uso de materias primas agrícolas para agrocombustibles– no se refleja en mejores ingresos para los campesinos, porque la situación genera especulación también en los precios de los insumos. Se han encarecido los procesos de producción. Entonces, los únicos beneficiarios de la carestía y la especulación alimentaria internacional son los monopolios (comercializadores, agroindustriales, productores de semillas y de fertilizantes). Y no hay lógica en las decisiones del gobierno de México, porque, en lugar de impulsar una mayor producción interna, la orden ha sido importar. Estas decisiones además han encarecido aún más los alimentos, porque, al ser anunciadas al mundo, generan especulación (máxime cuando México busca importar maíz blanco, de consumo humano y muy escaso globalmente).

Lourdes Edith Rudiño

http://www.jornada.unam.mx/2012/06/23/cam-uso.html

Oaxaca: ley y despojo del maíz autóctono.

Hace diez años se descubrió en la Sierra Norte de Oaxaca maíz contaminado con trangenes. Desde esa fecha, las comunidades indígenas del estado han luchado contra los cultivos transgénicos. El último episodio de esta batalla es el pronunciamiento de 35 organizaciones contra dos propuestas de ley que supuestamente pretenden proteger el maíz nativo, pero no prohíben la siembra o el almacenamiento de semillas genéticamente modificadas y, en cambio, instrumentan y legalizan su entrada al campo oaxaqueño.

Aunque produce sólo poco menos de 4 por ciento del maíz que se cosecha en el país, Oaxaca es uno de los siete estados con el mayor número de unidades de producción del cereal. Se siembra en 567 de los 570 municipios de la entidad. La mayor parte de quienes lo cultivan pertenece a alguno de los 15 pueblos indígenas que viven en la entidad. El grano es el centro de su alimentación y está estrechamente ligado a su cultura. Sus productores pertenecen a los estratos más pobres de la población y lo siembran, generalmente, en superficies menores a cinco hectáreas, en tierras de mala calidad y condiciones fisiográficas desfavorables.

En noviembre de 2001, los científicos de la Universidad de Berkeley Ignacio Chapela y David Quist encontraron maíz nativo contaminado con transgenes en comunidades de la Sierra Norte de Oaxaca. A pesar de la campaña de descrédito montada por las empresas que fabrican semillas, que logró que la revista Nature se retractara de la publicación del artículo de Chapela y Quist, el Instituto Nacional de Ecología (INE) y la Comisión Nacional de Biodiversidad (Conabio) confirmaron la contaminación. El informe documentó que en el almacén Diconsa de Ixtlán, Oaxaca, se había encontrado contaminación transgénica del maíz destinado a la venta para consumo humano (véase Ana de Ita, Reporte de los ciudadanos del mundo. México: maíz transgénico en el centro de origen).

El descubrimiento detonó la organización de la respuesta social y la integración de distintas luchas de regiones, comunidades y organizaciones. Las comunidades y los campesinos oaxaqueños han estado desde entonces a la vanguardia de la resistencia contra la contaminación.

Como parte de esta lucha, el pasado 25 de agosto, 35 organizaciones firmaron un pronunciamiento rechazando dos propuestas de ley que pretenden proteger al alimento básico de la población oaxaqueña, que –aseguran– facilitan el saqueo del maíz nativo por empresas trasnacionales.

Las propuestas de ley fueron presentadas al Congreso del estado por los partidos Revolucionario Institucional (PRI) y Acción Nacional (PAN). La priísta fue elaborada por la diputada Carolina Aparicio Sánchez y fue bautizada como Ley de Sustentabilidad de los Maíces Nativos del Estado de Oaxaca. La panista, llamada Ley de Fomento y Protección del Maíz Criollo como Patrimonio Alimentario del Estado de Oaxaca, fue presentada por la legisladora Marlene Aldeco Reyes Retana (PAN), a propuesta de Maricela Silva, de la Fundación para el Desarrollo Social Coatlicue.

Las comunidades indígenas consideran que las dos iniciativas de ley agreden la inteligencia de la población oaxaqueña. Sostienen que vulneran de manera desvergonzada los derechos de nuestros pueblos y comunidades indígenas y campesinas a su libre determinación y soberanía alimentaria.

La iniciativa del PAN es una copia de las leyes de Tlaxcala y Michoacán, muy criticadas a escala nacional e internacional. La propuesta del PRI desconoce la realidad en el campo oaxaqueño. Ambas otorgan certeza jurídica sólo a productores registrados, término que excluye a los campesinos indígenas que producen para autoconsumo. Están orientadas a localidades con producción intensiva, dedicadas al uso de fertilizantes, herbicidas y pesticidas, que favorecen a la agroindustria y a productores de alto rendimiento.

Según las organizaciones, ambas propuestas prevén la creación de un organismo central que tendrá el control sobre todas las actividades que tienen relación con el maíz y establecen que será el enlace único entre el estado y los productores, excluyendo a los campesinos y quitándoles la capacidad de decidir sobre cualquier asunto que tenga que ver con sus semillas. Fomentan también la creación de un padrón de productores que serán los únicos beneficiarios de los apoyos y programas productivos.

Asimismo, obligan a los campesinos a facilitar sus semillas y sus conocimientos a mejoradores a través de bancos de germoplasma. Así, advierten las comunidades, se permitirá el acceso de sus semillas a empresas trasnacionales.

Como sucede con las leyes de maíz recientemente aprobadas en Tlaxcala y Michoacán, las propuestas para Oaxaca no prohíben la siembra o el almacenamiento de transgénicos. Por el contrario, instrumentan y legalizan la entrada de transgénicos con el respaldo de la Ley federal de Bioseguridad y Organismos Genéticamente Modificados (ley Monsanto).

De acuerdo con los pueblos oaxaqueños en resistencia a los trasgénicos, las iniciativas de ley fomentan el conflicto entre las cabeceras municipales y sus agencias, al aludir únicamente a las autoridades municipales en la toma de decisiones. Se ignora la institucionalidad comunitaria indígena y campesina, como la asamblea y la figura del comisariado de bienes comunales y/o ejidales.

Como acontece con otras legislaciones que dicen defender los maíces autóctonos, las propuestas de ley oaxaqueñas simulan ayudar a la conservación del cereal, pero en los hechos abren la puerta a que los pequeños productores pierdan el control sobre sus semillas, dan a los gobiernos licencia para expropiar los saberes tradicionales campesinos y crean las condiciones para que las empresas privadas se apropien y patenten esa simiente. No puede extrañar, entonces, que quienes por 10 años han luchado contra el maíz transgénico en el agro oaxaqueño se opongan a esas iniciativas.

Luis Hernández Navarro

http://www.jornada.unam.mx/2011/10/04/opinion/021a2pol

El acaparamiento de la tierra agraria: otra amenaza para la soberanía alimentaria.

El acaparamiento de tierras es un proceso que ha existido a lo largo de siglos como nos demuestra una lectura honesta de la historia: la expulsión brutal de las comunidades indígenas que siguió al ‘descubrimiento’ de América por Colon, la usurpación de las tierras de la población Maorí en Nueva Zelanda o de la población Zulú en Sudáfrica por los y las colonialistas blancos, por nombrar algunos ejemplos. Es un proceso violento que perdura hoy día. Pero algo nuevo está pasando, como explica este artículo: la industria financiera ahora se suma a la carrera para controlar tierra agraria de ultramar, con un impacto desastroso para las comunidades rurales que dependen de estas tierras.

Intereses inversores privados están comprando enormes superficies de tierras en muchos países para distintos fines de lucro económico: Barrick Gold en las zonas altas de América del Sur para la minería; corporaciones alimentarias como Dole o San Miguel en Filipinas; distintas empresas  para plantaciones de agrocombustibles; y otras interesadas por zonas de conservación natural. Un dominador común del proceso es que implica expulsar a las gentes allí asentadas. Esto afecta al campesinado en su conjunto, pero supone una amenaza particularmente grave para las mujeres campesinas al abortar oportunidades de su empoderamiento en el contexto de la soberanía alimentaria.

Desde 2008, las dos grandes crisis globales, la alimentaria y la financiera están generando una nueva y preocupante tendencia hacía nuevas compras de tierra para la producción alimentaria ‘ex patria’. Así, intereses inversores se apresuran a controlar tierra agraria en Asia, África y América del Sur. En un primer momento, a principios del año 2008, difundían la idea de que obtenían esas tierras para lograr la seguridad alimentaria de sus países de origen. Así, representantes de los países del Golfo, de Corea del Sur, Libia o Egipto, viajaron a distintos lugares del Planeta en búsqueda de grandes superficies de tierra cultivable donde producir arroz y otros cultivos para sus cada vez más numerosas poblaciones, sin tener que depender de un comercio internacional que se demostraba inestable.

Hacía julio de 2008, no obstante, con el agravamiento de la crisis financiera, otros grupos financieros comenzaron a comprar y acaparar tierra agraria en el Sur: bancos inversores, grupos privados de capital o fondos económicos y similares -muchos con sus sedes centrales en los EEUU. El argumento de la seguridad alimentaria ya no era válido. Su interés radicaba en que se podía ganar dinero en la agricultura, teniendo en cuenta el crecimiento de la población mundial y el alza en los precios de los alimentos. Aplicando algo de tecnología y  técnicas de gestión, percibían estas ‘adquisiciones’ de tierras como una diversificación de intereses y propiedades, un arma contra la inflación e ingresos seguros, tanto de la tierra misma como de sus cosechas.

Hasta la fecha han cambiado de manos -o están en proceso de hacerlo- más de 40 millones de hectáreas, más de la mitad en África, por un valor estimado de más de $100 mil millones. En casi su totalidad, son tierras fértiles con acceso a riego. Para ilustrar la magnitud de este nuevo asalto al sustento de las comunidades rurales en el Sur, hemos de saber que esta cantidad de tierra representa más del doble de toda la tierra agrícola  en España. Son transacciones realizadas principalmente por corporaciones privadas con la connivencia de personal de los gobiernos en los países en donde se compran las tierras. También hay que subrayar – y denunciar– que la mayor parte de la información se mantiene en secreto ante el temor de una fuerte reacción política caso de conocerse en su totalidad por la población.

No se suele reconocer el liderazgo de las corporaciones en el actual acaparamiento de tierra para la producción alimentaria en ultramar. Aún en el caso de que sea un gobierno quien negocia la compra de tierras, puede producirse después su explotación por corporaciones, cuyos intereses no priman proveer de alimentos a la población sino que tienen interés en, por ejemplo, desarrollar el mercado para sus semillas híbridas en África, en la implantación de ganadería intensiva o en cultivos de agrocombustibles.

El papel del capital financiero

El papel del capital financiero – empresas y fondos de inversiones –  en este proceso es muy significante. En Octubre de 2009 había más de 120 intereses inversores comprando tierra agraria en el extranjero en pleno contexto de la crisis financiera. Estos intereses inversores privados no están invirtiendo en la agricultura para solventar el problema del hambre en el mundo ni para eliminar la pobreza rural. Simplemente quieren ganar más dinero y lo antes posible.

Como consecuencia de estos procesos, las nuevas personas y entidades propietarias de las granjas y fincas agrarias son personas gestoras de fondos privados de capital, operadoras especializadas en fondos de tierra agraria, fondos de pensiones, bancos, etc. Lo que buena parte de la ciudadanía de a pié no sabemos es que parte de los dólares o euros empleados para este acaparamiento son los ahorros para la jubilación de colectivos de maestros/as, funcionarios/as y trabajadores/as de países como los EEUU o el Reino Unido, por lo que dichos colectivos están directamente involucrados, lo sepan o no, en estos procesos.  También en España hay fondos de inversión ligados a la compra de tierras en países del Sur.

Y lógicamente, se está generando un nuevo y poderoso lobby de intereses de las corporaciones que busca la revocación de aquellas legislaciones que prohíban la propiedad extranjera de tierras, limitan exportaciones de alimentos o regulan los organismos modificados genéticamente.

Exportando inseguridad alimentaria

Teniendo en cuenta el fuerte papel del sector privado en el acaparamiento de tierras, está claro que no se favorecerá el tipo de agricultura que nos traerá la soberanía alimentaria y ni siquiera la seguridad alimentaria. Un líder campesino de Synérgie Paysanne, en Benín, ha calificado el acaparamiento de tierra como la ‘exportación de la inseguridad alimentaria’, ya que responde a un proceso para cubrir las necesidades de algunas personas – para dinero o maíz, por ejemplo – pero a costa de sustraer los mismos de otras personas.

Lo denunciable es que se habla en muchos espacios, desde la sede de las Naciones Unidades en Nueva York a los pasillos de distintas capitales europeas, de hacer de esto un proceso de beneficio mutuo. En una palabra, se debate la posibilidad de acordar algunos parámetros para introducir cierta ética y disciplina en el acaparamiento de tierra para que sirva tanto a las comunidades locales como a los intereses inversores, hasta el punto de que organismos como el Banco Mundial, la FAO (Organización Mundial de la Agricultura y la Alimentación), IFAD (Fondo Internacional para el Desarrollo Agrario- FIDA) y UNCTAD (Conferencia de las NNUU sobre el Comercio y el Desarrollo – CNUCYD) quieren introducir una certificación para el concepto del acaparamiento “sustentable” de la tierra. Algunas propuestas vienen disfrazadas (ver cuadro) con el nombre de Códigos de Conducta. Pero la realidad demuestra que no es realista pensar que exista la posibilidad de que se materialicen beneficios mutuos de estas propuestas de ‘domar’ el acaparamiento de tierra.

La experiencia y la información disponible señalan  que el acaparamiento de la tierra solo va a empeorar la crisis alimentaria, con o sin ‘principios’ y ‘normas’ y que, desde luego, es un proceso muy nocivo para la lucha a favor de la soberanía alimentaria y los derechos del campesinado.

 

Despejar bosques y personas para plantar  monocultivos
A partir de artículos de Saturnino Borras Jr. y Jennifer Franco
A  medida  que  se  va  desplegando  el  acaparamiento  mundial  de  tierras y se conoce más información al respecto, los círculos preponderantes del desarrollo están intentando conducir el discurso, desde la alarma inicial  hacia  su  aceptación defendiendo la idea de que ‘el mercado de tierras’ es  una importante ‘oportunidad’ para el desarrollo rural. Ya tenemos varias propuestas que promueven ‘códigos de buena conducta’ o una serie de premisas que avalen dichas inversiones. Pero desde la perspectiva de la Soberanía Alimentaria, tenemos al menos cinco razones para no aceptar, en ningún caso, el acaparamiento de tierras ni supuestas ‘inversiones agrícolas responsables’:
·         Los Códigos de Conducta avalarían la adquisición de tierras –dicen- sólo cuando fueran marginales o baldías, de forma que nuevas inversiones agroindustriales podrían recuperar esas tierras en supuesto desuso. Pero aceptar la idea de ‘tierras ociosas’ –bajo la concepción mercantilista de la tierra- nos lleva inevitablemente a olvidarnos de las prácticas y relaciones sociales locales en torno a la tierra, no siempre mercantiles. Lo  que podemos  esperar  de  este  tipo  de  marco  sobre  las  tierras  son  más  expulsiones  y desposesiones en el nombre de la transformación de ‘tierras marginales’ en espacios económicamente  productivos.
·         Los intereses partidarios de  Códigos de Conducta  arguyen  que,  sin  derechos  de propiedad sobre la tierra claros (que normalmente se entienden como individuales y privados) el ‘riesgo’ de expulsión y desposesión es alto. El argumento lleva implícita la convicción de que contar con derechos formales de propiedad de las tierras elimina todo riesgo y sirve como garantía de que estos grandes acuerdos no desplazarán a las personas de sus tierras ni las despojarán de ellas. Pero hay sobradas pruebas que demuestran que la existencia de derechos formales de propiedad sobre las tierras no representa ninguna garantía contra la desposesión, de hecho, muchas veces incluso aparecen como la punta de lanza de ésta. (ver en la revista artículo de Sofía Monsalve)
·         Los Códigos de Conducta exigirían en estas operaciones acuerdos  formales  y  transparentes como solución para evitar sus consecuencias negativas. Pero  la  transparencia  no  asegura necesariamente resultados que sean favorables a los y las pobres. La cuestión de la representación de los grupos sociales, sobre todo en las  comunidades rurales del Sur Global, es problemática, desigual y políticamente discutible, independientemente de si las negociaciones son transparentes.
·         Dicen los Códigos de Conducta que uno  de  los  aspectos  inherentes para aceptar estas inversiones en tierras sería el carácter voluntario  de los acuerdos. Pero Incluso cuando las partes en cuestión se adhieren formalmente a los principios del consentimiento previo, libre e informado, estos principios raramente se observan y se aplican en la práctica,  de forma que se necesitaría  una  tremenda  dosis  de  poder  político,  de  tiempo  y  de  recursos  para asegurar que así fuera. De hecho se sabe que, en paralelo al  aumento y la institucionalización de tratados internacionales,  directrices voluntarias y  principios de consentimiento concebidos para proteger a los pueblos indígenas,  se han producido violaciones  sin precedentes  de los  derechos  de estos pueblos y de incursión en sus territorios en todo el mundo.
·         Por último, otro de de los conceptos clave para permitir estas inversiones financieras en las tierras agrícolas, sería en base a ‘partenariados’ entre el Estado,  el  sector  privado  y  la  sociedad  civil,  que  se  supone generarían resultados  beneficiosos. Pero imaginar  una  posición de  igualdad e  intereses  complementarios  en circunstancias donde no se dan, conducirá muy probablemente a que los y las pobres salgan perdiendo. También se avalaría otro tipo de partenariado establecido entre trasnacional y agricultor/a, también conocido como ‘agricultura por contrato’, por el que se incorpora a al campesinado en el complejo agroindustrial de producción de alimentos o energía mediante diversos arreglos contractuales. En realidad, una excusa más para despejar bosques y personas para plantar monocultivos.

PARA SABER MÁS:

www.grain.org

www.fian.org

www.farmlandgrab.org/

 

Stop the global land grab.

“NGOs don’t mobilise people, desperation mobilises people,” said a Cambodian land activist as he related the experience of Boeung Kak villagers who were driven off their land by their own government to make way for corporate profiteering.

Such stories were abundant from all corners of the world this week at the World Social Forum in Dakar, Senegal. The forum, which celebrated its 10th anniversary this year, attracted representatives from civil society organisations, social movements and unions from more than 123 countries. Present among them were land rights activists and small farmers, who came to relate and decry the unfettered grabbing of their land.

Land grabbing emerged as the hot topic in this year’s forum. The phenomenon is defined as taking possession of and/or controlling a scale of land for commercial or industrial agricultural production, which is disproportionate in size in comparison to the average land holding in the region. Stories from Madagascar, Democratic Republic of Congo, Mali, India, Brazil and Mozambique illustrate that the phenomenon is widespread and the consequences can be dire. Land investments from overseas to secure food supplies and biofuels, speculation and resource extraction are the major drivers of this phenomenon.

Speaking through a megaphone under a plastic tent, peasant leaders from Mali exposed the acquisition of plots in their village by the Libyan government, which built a 40-metre long canal through their community. The canal runs through their traditional pastoral grazing land, cultivated plots and even their cemetery. “Not even our dead could rest in peace,” said the representative from Afrique Verte, a local NGO monitoring the issue.

In a world where the commoditisation of resources has become the norm, it is not surprising that communities are losing their most precious assets to the highest bidder. The spectre of a hungry world is being used to push the agenda for industrial agriculture, but in reality, the majority of the land is used for producing animal feed and agrofuels, as well as land speculation, rather than food crops. A World Bank report on land acquisitions shows that only 37% of this land is used to grow food.

Land has become one of the hottest commodities in the world market, particularly in sub-Saharan Africa, where 70% of the global grabbing took place from 2006 to 2009, according to the World Bank. Buyers prefer land that is easy to acquire and fairly fertile, with access to water resources. As most governments desire foreign direct investment in the elusive pursuit of a narrowly defined “economic growth”, the optimal transaction almost always comes at the expense of small farmers. .

Small family farms are considered economically “inefficient” because their yields feed their communities and not the global market. But family farms actually have higher productivity per hectare than their larger counterparts. Nevertheless, investment in them has been reduced in the last 20 years in favour of industrial farming.

In my home country of Brazil, we have seen the disastrous effects of this large-scale agricultural development model, where half of agricultural production is going to soy and sugar cane, to feed animals and cars, not people. Brazil went from 8% to 35% of global trade in soy in the decade to 2005, but this comes at the cost of deforestation of the Amazon, displacement of traditional communities and a massive rural exodus to urban slums. Yet it is the small farmer that feeds Brazil, with 60% of the food consumed nationally coming from family farms, according to the 2006 Agricultural Census.

Inherent in this predicament is the commodification of land, which stems from the neoliberal development model that drives policymakers. The very architecture of this global governance and economic system must be challenged and reformed. The time has come to reinvest in the kind of agriculture that actually feeds people. The notion that small farmers are unproductive renders them invisible; their contributions to their communities and local development go unrecognised and with that they go on tightening their belts, one notch at a time.

Land rights activists here at the World Social Forum call for global agriculture to work for people, upholding the right to food, supporting land reform that recognises customary rights and invests in small-scale production. We demand that our governments assume their responsibility to us, their constituents. Our needs should drive their actions, not a quixotic quest for corporate investment returns that have little chance of feeding the world’s poor.

• This article was amended on 14 February 2011. In the sixth paragraph, “Africa” was corrected to “sub-Saharan Africa” and “International Food Policy Research Institute” was changed to “World Bank”, which was the source of the statistic. “The 90% increase in soy production in the last decade in Brazil comes at the cost of deforestation” in the eighth paragraph was changed to “Brazil went from 8% to 35% of global trade in soy in the decade to 2005, but this comes at the cost of deforestation”.

Gisele Henriques
-
Gisele Henriques is a Brazilian activist and the policy and advocacy officer on food and agriculture issues for the international alliance of Catholic development agencies CIDSE. She has worked for more than a decade in support of the rights of farmers in Timor-Leste, Cambodia, Burkina Faso, Gambia, Mexico and Brazil

http://www.guardian.co.uk/commentisfree/2011/feb/12/global-land-grab-farmers

Maíz nativo & seguridad alimentaria.

El campo mexicano cuenta con los recursos (incluyendo tecnología pública) para la “seguridad alimentaria en maíz para todos” y para aportar los maíces de especialidad requeridos por la pluricultural cocina mexicana. La tecnología transgénica no es necesaria para logar estos objetivos, y más bien representa una amenaza, por lo cual debe evitarse su siembra.

El potencial. En los nueve millones de hectáreas que cubre el agroecosistema de maíz, se puede producir 33 millones de toneladas anuales, mientras la producción actual es de 22 millones. El potencial del campo puede ampliarse a más de 50 millones de toneladas de maíz si se incorporan recursos del sur-sureste susceptibles de aprovechamiento. Guerrero, Oaxaca, Chiapas, Veracruz, Tabasco, Campeche, Yucatán y Quintana Roo cuentan con los siguientes recursos:

Agua dulce: Las dos terceras partes de los mil 530 kilómetros cúbicos, dotación anual de agua dulce del país, se infiltran o escurren mayormente al mar (cuencas del Papaloapan, Grijalva-Usumacinta, El Balsas, más centenas de ríos y arroyos que escurren al mar de forma directa).

Clima: Durante el ciclo otoño-invierno (OI), las temperaturas y radiación solar son óptimas para duplicar el rendimiento del maíz con respecto al primavera-verano (PV).

Tierra de labor: Cada año se cosecha 2.5 millones de hectáreas de maíz en el ciclo PV, en su inmensa mayoría bajo temporal. Aunque cercana al recurso agua dulce, esa tierra permanece ociosa durante el ciclo OI en que se ausenta la lluvia. Hay también una reserva de nueve millones de hectáreas de tierras con vocación agrícola, que es subutilizada bajo el sistema de ganadería extensiva. El proyecto de Los Ríos (presentado por la Secretaría de Agricultura en 1988) preveía un millón de hectáreas bajo riego por derivación del sistema Grijalva-Usumacinta entre los estados de Tabasco y Campeche. Este proyecto permitiría el cultivo doble de un millón de hectáreas, con arroz en el ciclo PV y maíz en el OI. Estas tierras formaban parte de la reserva de tierras de labor bajo uso ganadero extensivo. Infelizmente, no fue considerado prioritario este proyecto, el cual además –no es ocioso decirlo– prometía controlar las inundaciones actuales de Villahermosa.

Tecnología pública: Durante el período 1998- 2001 el Instituto Nacional de Investigaciones Forestales Agrícolas y Pecuarias (INIFAP) condujo el proyecto Granos del Sur que evaluó la potencialidad productiva de maíz bajo riego en el ciclo OI en el sur-sureste. La información está publicada en cuatro artículos científicos. Los resultados indican que el rendimiento promedio de la región, usando tecnología pública, es del orden de ocho toneladas por hectárea. El híbrido H-515 del INIFAP alcanzó 15 toneladas por hectárea en La Fraylesca, Chiapas.

Infraestructura requerida: La topografía ondulada y profundidad somera de los suelos predominantes, sugieren al riego presurizado como principal medio de distribución del agua a las parcelas. Este mecanismo es dependiente de energía eléctrica, así como de máquinas automatizadas-desplazables de riego. Son por tanto necesarias la interconexión eléctrica de las áreas bajo riego, así como la construcción nacional de tales máquinas. El país necesita los empleos para construir y mantener esa infraestructura, y cuenta con la ingeniería (hidráulica, interconexión eléctrica, electrónica y mecánica) y con los recursos humanos capacitados que requiere esta empresa.

Seguridad alimentaria para todos. El acondicionamiento de cada millón de hectáreas con infraestructura, investigación, extensión, crédito y facilidades para la comercialización en el sur-sureste permitiría añadir ocho millones de toneladas a la producción nacional de maíz. El Estado mexicano podría añadir tres millones de hectáreas en esta región al cultivo del grano bajo riego en ciclo OI en los próximos 15 años, con lo que se incrementaría el potencial de producción de maíz hasta 57 millones de toneladas anuales.

México es el centro de origen y diversificación del maíz. Cuenta con 59 razas nativas que son resguardadas, aprovechadas y mejoradas por 62 grupos étnicos que las cultivan en el 50 por ciento del agro-ecosistema mexicano de maíz. Hay por lo menos dos razones prácticas por las que las 59 razas nativas de maíz de México son insustituibles en el campo mexicano, mientras haya campesinos:

1.- Sólo en tres millones de hectáreas de los nueve millones sembrados con maíz cada año, hay condiciones óptimas para el cultivo del grano. En esta superficie prospera la agricultura empresarial, moderna y competitiva, cuyo paradigma es la agricultura industrial. En los seis millones de hectáreas restantes, las condiciones geográficas y edafoclimáticas distan de ser ideales. Ejemplos son la Sierra de Neblina (Sierra de Zongolica, Veracruz), en donde la baja radiación fotosintéticamente activa es el principal factor limitante; concurren una alta humedad relativa, lluvia que duplica la evaporación, suelos hiperácidos y topografía abrupta. Hay además enfermedades endémicas del tallo, follaje y mazorca. Solamente las razas nativas de maíz (olotón, tepecintle, comiteco y otras) prosperan en este agro-nicho, mientras los híbridos modernos, producidos ya sea por el INIFAP, el Centro Internacional de Mejoramiento del Maíz y el Trigo (CIMMYT), o los consorcios multinacionales, fracasan consistentemente. Un segundo extremo es la Meseta Semiárida del Norte, la que tiene una estrecha ventana de crecimiento (110 días entre el inicio de lluvias y la primera helada), días calurosos con insolación intensa y sequías severas. Sólo las razas nativas precoces (cónico norteño, conejo, breve de Padilla, bolita y otras) prosperan en este agro-nicho. En 60 años de mejoramiento genético de maíz en México, el éxito en desarrollar variedades o híbridos que compitan con las razas nativas bajo condiciones edafoclimáticas tan restrictivas ha sido muy limitado. La agricultura empresarial, confinada a tres millones de hectáreas, ya produce maíz muy cerca de su potencial. Pero sola no garantiza la seguridad alimentaria para todos.

2.- La cocina mexicana ha sido recientemente reconocida por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) como patrimonio intangible de la humanidad, e implica unos 600 alimentos (platillos y bebidas) a base de maíz nixtamalizado, entre ellos 300 tipos de tamales. Esta riqueza alimenticia es pluricultural y está inexorablemente vinculada a las 59 razas nativas de maíz. Sólo se puede hacer tortilla tlayuda a partir de la raza bolita. Se podría intentar hacer tlayudas a partir de algún híbrido blanco de Sinaloa, pero el producto sería de baja calidad, como ocurriría con la manufactura de un vino fino a partir de una uva no especializada. Sólo se puede hacer totopos oaxaqueños con la raza zapalote chico, o la tortilla de maíz de máxima calidad con la raza pepitilla, o pozole a partir de la raza cacahuacintle y otras, pinole a partir de las razas chapalote y maíz azul, y la bebida alimenticia pozol y el tescalate con la raza tuxpeño. El tejuino, el cuitlacoche, los tlacoyos, etcétera, tienen su propia especialidad. Cualquier amenaza que se cierna sobre las razas nativas de maíz atenta contra la seguridad alimentaria para todos y contra la viabilidad del uso pluricultural del maíz como alimento.

Ante todo esto, es imperativo impedir la penetración de maíces transgénicos en el campo mexicano. No es posible la coexistencia de maíz modificado genéticamente con las razas nativas del grano en México, sin que éstas acumulen irreversiblemente transgenes y se amenace su integridad genética.

Bajo la hipótesis de liberación comercial de maíz transgénico en México, hay por lo menos cuatro factores que conducirían inexorablemente a la acumulación progresiva e irreversible de transgenes en las razas nativas del grano: 1) la biología reproductiva del maíz, 2) la dispersión incontrolada de los insertos transgénicos en el espacio cromosómico, 3) la segunda oleada de maíz transgénico adaptado a parte del agroecosistema mexicano y 4) las prácticas de campo del Mejoramiento Genético Autóctono. No se sabe si el umbral deletéreo de acumulación de transgenes fuera inferior a los 50 eventos transgénicos independientes disponibles en el mercado mundial de maíces transgénicos. Es inevitable que esos transgenes sean sustituidos por otros, y como basura, se acumularán irreversiblemente en las razas nativas. Mis coautores y yo discutimos este tema en tres artículos científicos publicados en revistas mexicanas.

Antonio Turrent Fernández

Investigador del INIFAP y miembro de la Unión de Científi cos Comprometidos con la Sociedad, AC

http://www.jornada.unam.mx/2011/02/19/nativos.html


@twewwter

  • RT @TPPMex: Reveles: Hay cambio en tendencia de reporte de homicidios culposos por dolosos. Hoy en México hay más ‘accidentes’ #TppMex 10 hours ago
  • Muy grande Ángel Guerra Cabrera!!! #TppMex 11 hours ago
  • RT @TPPMex: Ahora Laura Carlsen: Balance energético, especulación con las reservas energéticas de México en Washington #TLC #TppMex 1 day ago
  • RT @TPPMex: Los negocios de la Reforma Energética. Presentación de Fco Garaicoceha Petrirena #TPP 1 day ago
  • RT @TPPMex: Ahora John Saxe-Fernández con el contexto de la situación socio política de México y la entrega de los recursos del país al ext… 1 day ago
September 2014
S M T W T F S
« Aug    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  

Join 607 other followers

Archivo


Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

Join 607 other followers