Entrevista al Padre Alejandro Solalinde. Albergue ‘Hermanos en El Camino’. Ixtepec, Oaxaca, México.

Es coordinador del Albergue Hermanos del Camino, en Ixtepec – Oaxaca. El albergue está ubicado junto a las vías del tren de carga denominado “La Bestia” que es utilizado por los y las migrantes para atravesar el país. Hombres, mujeres, niñas y niños encuentran en el albergue un lugar donde dormir, comida caliente y orientación para presentar denuncias en caso que hayan sido víctimas de algún tipo de violencia en el camino. El Padre vive en el albergue en una pequeña habitación que utiliza también como despacho.

¿Hace cuánto tiempo trabaja con migrantes? 
Hace casi seis años. El albergue se abrió el 26 de febrero de 2007.

¿Qué le motivó a trabajar con migrantes? 
Ver que andaban como ovejas sin pastor, que nadie trabajaba por ellos. Un día crucé las vías del tren y miré unos carros plataforma que estaban llenos de migrantes, me impresionó muchísimo. Después me enteré que no habían dormido, que no habían comido, que necesitaban agua, no se movían del tren en el que habían viajado doce horas, ¡algo terrible!

¿Cómo ha sido la transformación de la migración en el tiempo? 
Las agresiones han ido de menos a más, al principio los veían pasar y les daban agua, con el tiempo se dieron cuenta que podían venderles cosas y que algunos podían pagar. Luego, que si traían dinero podían quitárselo, robándoles o extorsionándoles, después secuestrándoles. Entonces se perdió el control y ahora se puede hacer cualquier cosa con ellos, vivos o muertos, enteros o en partes.

¿Cómo funcionan las redes de secuestros? 
Las mafias marcan a sus víctimas, hay alguien con un móvil que los monitorea y cuando llegan al lugar donde los cooptan los llevan a las llamadas casas de seguridad y de allí los reparten para toda la industria: trata para explotación sexual o laboral, tráfico de drogas, tráfico de órganos, ahí tienen para todo. Perdón la comparación, no quiero ser ofensivo, pero es como una vaca que entra al rastro (matadero) y se ha de aprovechar todas sus partes. Del migrante todo es aprovechable.

Se dicen secuestros pero es más cruel, al decir secuestro piensa la gente que la mercancía es la libertad, se paga y sueltan a la persona. Pero aquí no es así, aquí pagan y muchas veces los matan si tienen pedidos de órganos o si se pasaron con la tortura. Detrás del tráfico de órganos hay una estructura médica cómplice, se necesita personal capacitado, equipo sofisticado y una red de distribución inmediata en el mercado.

Al ser tantas las víctimas tienen técnicas para desaparecerlos y que no haya acumulación de cadáveres. Una de esas formas es descuartizarlos y ponerlos en recipientes de 200 litros con diesel hasta que se consuman, también les echan a pozos, a fosas y a otros les echan ácido, toda forma de desaparecer el cuerpo del delito.

¿Quiénes forman parte de esta red de violencia? 
En un México tan corrupto en el que la impunidad es lo que prima no es difícil suponer la complicidad de las autoridades en los tres niveles de gobierno (municipal, estatal y federal). No es posible que haya crecido el narcotráfico, la delincuencia organizada, la industria de la explotación al migrante sin la complicidad del gobierno y de las corporaciones policíacas. Del mismo grupo delictivo son los Zetas que un comandante de la policía nacional, municipal o estatal, no hay diferencia con un ministerio público o con un juez, son parte de la misma mafia, se tapan unos a otros.

¿Por qué de su participación de la Iglesia al activismo político? 
Yo me considero un defensor de los DDHH de los y las migrantes y no un activista. Sin proponérmelo mi voz es escuchada y tengo oportunidad de meterme a todos los espacios, trato con personas de todos los niveles. Esto me ha servido como una oportunidad para acercar la propuesta de Cristo. Cristo no tiene doctrinas, no tiene rollos, no propone ideas ni mucho menos promueve religiones, él busca una transformación de la realidad a través de la justicia, el respeto a la vida, a las oportunidades y a la igualdad.

¿Qué demandas tienen hacia el gobierno? 
Las instituciones están en crisis, corrompidas e infiltradas, y la mayoría de las leyes e instituciones nacieron y operan desde cuando no existía la conciencia de los DDHH. Hoy todo eso se tiene que adaptar a los DDHH que son el eje fundamental de toda política pública y de toda institución que se precie. Nuestra propuesta es ayudar a esa transición, pero también a crear otras estructuras que partan de este fundamento en el que se respete la dignidad de las personas y sus derechos por encima de todo.

Usted ha recibido agresiones y ha sido encarcelado por el trabajo que desempeña. 
Me han golpeado, me han arrestado e incluso han querido quemarme. La lucha ha sido muy grande, se unió el gobernador con los presidentes municipales, con el primero para no dejar que pusiera el albergue y con el segundo para poner ellos el albergue y no yo.

Fui detenido cuando descubrimos el sexto secuestro masivo. Un ex -comandante de la policía ministerial, Javier López Luna “El Machín”, era el mero cerebro de los secuestros. Él dirigió el secuestro la mañana del 10 de enero de 2007 según testifican sus mismos policías. También participaron Pedro Flores Narváez, comandante de la policía municipal, y Felipe Girún Villalba. Con la complicidad de los Zetas, dos hermanos, Jorge y Aricsa, de Tamaulipas y taxistas, maquinistas, maras de Honduras. Uno al que le decían “El Chino” fue el que me amenazó que me iba a dar un tiro en la frente.

Cuando descubrí eso me golpearon como a todos los demás, me aventaron a la camioneta, me metieron a la cárcel y a partir de ahí el hostigamiento constante. Han buscado de una y otra manera quitar el albergue pero no han podido. Al contrario cada vez que lo hacen ayudan a visibilizar más nuestra vulnerabilidad, cada día hay más reflectores que nos protegen. Ellos son los que me han hecho famoso porque no han parado las amenazas y los ataques.

¿Cómo ve la migración en medio de la escalada de la violencia en México? 
Todo parece indicar que los cárteles están intensificando su lucha y especialmente aquí – Ixtepec -, porque esta todavía no es tierra de ningún cártel. Nosotros no hemos dejado que se asienten por la denuncia continua, pero a nivel nacional estamos molestando intereses económicos y geopolíticos.

La violencia va a seguir, se va a agudizar de cara al 2012 (elecciones presidenciales) porque hay un descarado litigio y lucha por el poder. En esto hay un actor importantísimo que va a definir las cosas: el pueblo. Lo podemos tachar de dejado, descuidado, sometido, sumiso, pasivo, pero cuando ha querido actúa, yo creo en los valores de ese México, y creo que los va a sacar en el 2012. Que no haya dudas para que no haya una sociedad polarizada, porque hablar de polarización es hablar de sangre.

¿Cuál es el perfil del migrante que pasa por el albergue? 
Los flujos migratorios son muy complejos y han variado desde los que no decían nada porque estaban ilegales hasta el migrante actual que busca a los DDHH y pone una denuncia. Los guatemaltecos, el 60% o más son indígenas, no tienen mucha seguridad ni confianza en un lugar de cultura diferente, en zonas de tránsito peligrosas. A ellos les hacen lo que quieran y difícilmente se defienden. Los hondureños son humildes, pobres, pero se saben defender un poco más, lamentablemente por su situación de pobreza los han enrolado en el crimen organizado. Los salvadoreños, hay desde el ciudadano migrante común hasta otros que son maras, todos ellos vienen heridos por la guerra desde hace 18 años. Son trabajadores, menos propensos a meterse en asuntos ilícitos porque de hecho vienen huyendo de ello. Los nicaragüenses tienen un sentido más alto de su dignidad, son muy luchadores. Todos tienen como común denominador problemas familiares, económicos e incluso políticos, tenemos aquí a personas que están solicitando asilo, no refugio, porque su agresor es el Estado.

¿El problema de fondo es la pobreza? 
No es sólo eso, es un problema sistémico, estructural, el sistema neoliberal capitalista no da para más y está detonando estos éxodos. Si dentro de donde están hubieran oportunidades no sólo para subsistir sino también para desarrollarse no saldrían de sus lugares de origen, ni mucho menos saldrían para exponerse y arriesgar la vida en el camino. Hay problemas sociales, secuelas de la guerra en El Salvador y Nicaragua, hay mucha corrupción. El Estado no ha puesto todo el empeño en aprovechar recursos, en invertir en la gente tratando de crear fuentes de trabajo. Este problema es regional y tienen que darse soluciones regionales, Centroamérica, el Caribe, México, EEUU y Canadá tienen que ver una solución regional.

El albergue que usted dirige es especialmente abierto en sus espacios y normativa. 
Es una idea de servicio, aquí tiene que existir un orden, pero no un orden que oprima. Aceptamos a las personas como son, con problemas de alcohol pero no que se emborrachen aquí, con problemas de drogas pero no drogadas, con un pasado más negro que mi vida, pero que no vengan a dañar a otras en el albergue. Aquí no se piden cartas de buena conducta a nadie pero si que sepan vivir con respeto y tolerancia hacia los demás porque si los molestan en el camino no puedo aceptar que aquí los molesten.


PIEZA
La masacre de 72 migrantes en Tamaulipas, al norte de México, en agosto de 2010 sacó a la luz una verdadera industria de extorsión, secuestro, tráfico de órganos y asesinato que explota a los migrantes que cruzan este país rumbo a Estados Unidos. Amnistía Internacional calcula que 6 de cada 10 mujeres y niñas son violadas en el camino por delincuentes y funcionarios del estado. Según datos de la Comisión Nacional de Derechos Humanos de México en los últimos 3 años habrían sido secuestrados más de 50 mil migrantes, aunque reconoce que es una cifra “de mínimos” ya que muchos de los casos no son denunciados.

“La Bestia” es como se llama al tren de carga utilizado por los y las migrantes para atravesar el país porque en su trayecto operan las bandas delincuenciales, especialmente los “Zetas” en connivencia con la policía. A los ataques se suman los accidentes mortales y mutilaciones de las personas que saltan del tren en su intento por escapar de los delincuentes.

El Senado y la Cámara de Diputados en abril de 2011 aprobaron una nueva Ley de Migración, según la cual se otorgará a los migrantes centroamericanos un permiso de 180 días para transitar por el país (Art.2). Esta medida facilitaría la circulación de los migrantes en transporte regular, evitando el tren, reduciéndose así la exposición a actos delictivos. Sin embargo, hasta el momento no se ha normado el procedimiento para la aplicación del artículo. Los movimientos en defensa de los DDHH, por su parte, han criticado a la Ley porque permite la intervención de la policía en temas migratorios en casos de “seguridad nacional”, vinculando a la migración con la delincuencia y continuando su exposición a los abusos de la policía.

Adriana Jarrín Morán

http://www.europazapatista.org

Advertisements

0 Responses to “Entrevista al Padre Alejandro Solalinde. Albergue ‘Hermanos en El Camino’. Ixtepec, Oaxaca, México.”



  1. Leave a Comment

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s




@twewwter

July 2011
S M T W T F S
« Jun   Aug »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Join 725 other followers

Archivo


%d bloggers like this: