Posts Tagged 'Climate Change'

Book: “The great food robbery”

The global food system is in profound crisis. Over a billion people suffer from hunger each day, and this number is rising faster than the global population, even though there is more than enough food in the world feed everybody. Climate change, fuelled by a wasteful and polluting industrial food system, threatens to make things much worse. At the same time, corporations are grabbing millions of hectares of farmland and water systems in poor countries, and displacing rural communities.

The great food robbery” looks at the forces driving the world into this crisis. It focuses on corporations and the ways they organise and control food production and distribution and how this destroys local food systems. It provides information and analysis that will enable and inspire people to take the food system back from corporations and put it in the hands of local communities.

This book brings together much of GRAIN’s most recent research and writing and is divided into three sections: agribusiness, the climate crisis and land grabbing.

“This is the final wake-up call to take up the fight for our food future. If the control over food and nutrition security are a concern to you, this is the book.”
– Dr. Hans R. Herren, president, Millennium Institute

“For 20 years, GRAIN has fuelled anti-corporate campaigns with its groundbreaking research and biting analysis. Today, GRAIN is on the leading edge of the fight against land grabs, powered by its signature political clarity and deep roots in the social movements on the front lines. A must read.”
– Naomi Klein, author of “The shock doctrine”

“Everyone should read ‘The great food robbery’ – every citizen, every political leader – to understand how agribusiness, which has created hunger and disease, is now contributing to the biggest resource grab since Columbus.”
– Vandana Shiva, Navdanya and Research Foundation for Science, Technology & Ecology

http://www.grain.org

Declaration of Patihuitz. Indigenous Prespectives on Climate Crisis.

During the days April 2 and 3, 2011, more than 300 delegates of regional campesino and indigenous organizations gathered in the Forum: Indigenous and Campesino Prespectives on the Climate Crisis and the False Solutions, to dialogue and analyze the situation in which our communities are living right now. During these dialogues, the memory of our compañero Porfirio Encino was present among us; eight years after his passing, his acts and his thinking continue to live in our hearts.

Declaration of Patihuitz Indigenous and Campesino Prespectives on the Climate Crisis

During the days April 2 and 3, 2011, more than 300 delegates of regional campesino and indigenous organizations gathered in the Forum: Indigenous and Campesino Prespectives on the Climate Crisis and the False Solutions, to dialogue and analyze the situation in which our communities are living right now. During these dialogues, the memory of our compañero Porfirio Encino was present among us; eight years after his passing, his acts and his thinking continue to live in our hearts.

We came from different parts of the State of Chiapas to unite with our brothers and sisters from the jungle of Ocosingo; over the course of two days we shared the challenges that we see arising at the local, state, and national level.

Following our discussions, we conclude:

1. The peoples and communities of Chiapas reject policies that benefit only large national and international capital interests. These policies are manifestations of the neoliberal project that dominates the planet, and is provoking more poverty, marginalization, and exclusion of campesinos and indigenous peoples in Chiapas and around the world

2. The poorest of the poor find ourselves in a permanent crisis. In the world and in our country, we hear about the food crisis, the climate crisis, and the economic crisis. But in our communities we have a permanent crisis whose history is in the history of the Conquest and in the governments whose prime objective is the continual enrichment of the dominant class. Public money is used to enrich the political and economic classes of this country, with only crumbs given to the people through poverty alleviation programs, which, themselves, are a business for corrupt bureaucrats and service providers. These programs do not address the root causes of poverty.

3. As indigenous and peasant communities we are being denied the responsibility of feeding our people. Now, it is the transnational corporations that produce, distribute, and commercialize food, and who also want to appropriate the seeds that we’ve developed and improved over the course of thousands of years. The government would prefer that our communities be fed by foreigners, rather than desiging and promoting public policies that support the production, distribution, and sale of food from our own communities, which would simultaneously serve to strengthen peasant and indigenous agricultural production.

4. The current food crisis also signifies an increase in the price of food, which means that every day we have less economic capacity to purchase basic staples. In indigenous and campesino communities, access to food is made even more difficult due to our low levels of income and because the marginalization we suffer makes price increases that much more difficult to bear. For this reason, it is necessary that we be able to continue producing our own food and that small-scale agriculture be recognized as the most viable method for food production and for cooling the planet.

5. Our lands and territories are at risk. The conservation programs that are being implemented today have as their primary goal the transformation of our natural resources into commodities.

6. We express our urgent concern about disinformation regarding the REDD Program as it is being implemented in the Lacandón Jungle. We consider that in the medium and long term it will not benefit the peoples and communities that live here, but that it will benefit the transnational corporations that stand to make huge profits from the carbon market. It will generate the privatization of forests, the expulsion of communities, and increasing financial speculation. Carbon markets are one of the false solutions to global warming being promoted by transnational corporations and governments.

7. In Chiapas, the operation of REDD has already begun stimulating landgrabs from pueblos and communities. Three facts confirm this: 1) the agreement signed between the government of California, USA (the most polluting state in the world) and the government of Chiapas for the sale of carbon credits; 2) the decree of the Law for Adaptation and Mitigation of Climate Change in the State of Chiapas on December 7, 2010, and 3) the signing of the Pact for Respect and Conservation of the Lacandón Jungle in December of 2010 to give economic support to the landholders of the Lacandon community to preserve the jungle and allow the sale of carbon credits to the government of California.

8. Global warming will not be solved by the privatization of natural resources. Its root causes can be traced to current models of production, distribution, consumption, and commerce, which are based in the concentration of capital (more wealth for the few); massive consumption of fossil fuels (oil); overproduction and free trade. All of these are characteristics of transnational capital, which is seeking to continue expanding its dominance over the entire planet.

In these moments, in which peoples and communites, and specifically the Lacandón jungle, are subject to the multiple pressures of landgrabs, incomplete processes of agrarian reform, extreme poverty and conflict over natural resources, indigenous and campesino organizations manifest that:

1. We need access to adequate information in order to decide how to best confront global warming. The Federal and State governments give priority to solutions proposed by transnational coprorations and international governments, rather than hearing the demands voiced by campesinos and indigenous peoples.

2. The REDD program is not a solution to global warming. Its objective is the privatization of carbon, land, air, seeds, water and other resources. Its final objective is that industrialzed countries “buy” the right to pollute, at the cost of the lands, territories, and natural resources of the indigenous peoples and peasant farmers.

3. We demand that conservation programs must be sustained by the vision and practice of indigenous and campesino communities. We are convinced that smallholder peasant farming and community forestry can cool the planet.

4. The production of food is a family and community obligation. The policies of the Federal and State governments should be oriented toward the food sovereignty of our peoples. We close the door to the transnationals.

5. Those of us in this Forum value sustainable peasant agriculture. For this reason we insist that it is the solution to both the food crisis and the crisis of global warming that we are suffering today.

6. We demand that primary and secondary education take into account ecological perspectives on global warming, and the solutions proposed by our peoples. But it is also important that we design and implement our own programs of environmental education, in ways that are autonomous and in solidarity with civil society organizations whose ethic is to accompany popular struggles. We reject those who join our work in order to attempt to discredit us later.

7. As peoples and communities we take the conservation of natural resources into our own hands. We will be fomenting new forms of organization for action and protest to make our initiatives and our proposals heard.

8. We are moving toward a constant mobilization to awaken the consciousness of our compañeros and compañeras throughout the region. We need to generate more information in our communities, aware of the fact that television and the press are all in the pocket of the government, and always speak in the government’s favor. We are aware that the reality behind what the media portrays, is other.

9. We promote the defense of our native seeds, which is necessary to recuperate and restore our agrarian history, in order to improve our crops. We resist the privatization of seeds by interests such as Monsanto.

10. We will implement community laws to procure the conservation of natural resources and the establishment of agroecology for food production.

11. We call for an immediate halt to the theft of lands, territories, and natural resources in the Lacandón Jungle. Respect for the word and the life of those who live here.

12. We reject the rights recently approved by the Congress, which puts our lands and our indigenous and campesino territories at risk. No to the sale of land in our communities! We defend our right to live.

13. This Forum appreciates the message sent by the compañeros of the Global Justice Ecology Project of California and Vermont in the United States of America. In the same sense, we are committed to strengthening and linking our struggles in order to achieve climate justice.

14. We offer our solidarity to the Tzeltal educational project of Guaquitepec in the municipality of Chilón, promoted by Patronato Pro educación Mexicano AC. We denounce the government’s contribution to the theft of lands by those who have appropriated the social and educational infrastructure of indigenous education.

15. From Patihuitz Ocosingo, we send our voice in solidarity with the 35 families of the OCEZ-CNPA-MLN in the municipality of Chicomuselo, who suffered the burning of their houses and the theft of their belongings. We demand punishment of those responsible, whoever they may be.

16. We call for the unity of all peoples and indigenous and campesino communities, and for all of our organizations to defend our lands, our territories, and our natural resources. We call for a struggle in defense of life.

Walk without hurry, but with meaning and with conviction.

Porfirio Encino Hernández

Sincerely

Comisión Ejecutiva Nacional

UNORCA

Comisión Ejecutiva Estatal

UNORCA

Coalición de Organizaciones Autónomas de Ocosingo (COAO Ocosingo)

ARIC Independiente y Democrática

Coordinación Región Avellanal

Coordinación Región Patihuitz

Coordinación Región Agua Azul

Coordinación Región Amador Hernández

ARIC Unión de Uniones

Coordinación Región Patihuitz

Coordinación Región Batzil Winiketie

Yachil Atel

Organización Regional de Cafeticultores de Ocosingo (ORCAO)

ALIADOS AC

Unión Democrático del Pueblo (UDP)

Patronato Pro-Educación Mexicana AC

Patihuitz, Ocosingo, Chiapas. April 3, 2011

World: Slow Death by Carbon Credits.

Indigenous peoples can suffer from pollution compensation plan

By Dennis Martinez*

Forget any spin. In the end, the recent UN gathering on climate change in Cancún repeated Copenhagen’s failure in 2009. Again, the world’s industrial economies refused to set new binding reductions in greenhouse gas emissions, despite dire warnings by scientists. Instead, delegates again vaguely promised money for climate adaptation and mitigation: this time $30 billion to the developing world by 2012, and $100 billion more by 2020.

Once more, the industrialized countries appear to have pledged much of this money in a salvage measure dubbed “REDD” – Reduced Emissions from Deforestation and Forest Degradation in Developing Countries.

Established by wealthy nations, venture capitalists, the World Bank, and the United Nations, REDD would pay for the carbon absorbed in developing countries, to compensate for pollution caused by industrialized countries.

The initiative would allow polluters to buy carbon credits from companies, communities, non-government organizations, or countries that promise not to destroy forests for a specific period. To polluters, setting aside money for carbon absorption in a REDD forest is far less costly than reducing emissions at tailpipes or smokestacks.

But even if it works – itself a point of contention – this carbon-offsetting simply postpones any weaning off the fossil-fuel economy.

Perhaps the people least impressed by this half-measure are the ones who most urgently need a solution to climate disruption. From the Amazon basin to the African savannahs, traditional indigenous peoples depend directly on their local environment for sustenance, and so they are the most vulnerable to climate change. At Cancún, indigenous leaders again watched as REDD technocrats tried to “save” their territorial forests as global carbon sinks, instead of cutting their own countries’ emissions.

REDD can target the tropical forests exactly because indigenous communities have carefully preserved them for many thousands of years. But the initiative seems to have little use for the forest inhabitants themselves. The UN climate talks relegate indigenous peoples to “observer” status. At least eight national REDD plans funded by the World Bank would allow bans on the kind of small-scale, biodiverse farming that is practiced by many indigenous peoples and is misnamed “slash and burn.” At the same time, at least 19 of the plans explicitly contain provisions for tree plantations, which displace forest dwellers, degrade biodiversity, and cause high fire risk. Plantations are tolerated under the United Nations’ definition of forests. They satisfy carbon investors who like precise measurement and predictability – not messy, biodiverse forest habitat.

This mentality inspires what critics call “fortress conservation”: non-government organizations and national authorities cordon off land to protect species and institute carbon-offset projects, driving out of their forests the indigenous stewards, who become “conservation refugees.” John Nelson, Africa policy adviser for the Forest Peoples Program, estimates that some 150,000 to 200,000 people in the Congo basin alone have suffered this fate.

“Imagine waking up one day,” he says, “to find a boundary outside your village – with armed paramilitary guards telling you that you cannot enter the forest.” If people cannot go there, they cannot teach their children how to live in the traditional ways, and these ways, with all they might have to teach the larger world about storing carbon and repairing forest ecosystems, will be lost. “Mitigation policies of the developed world,” Ramiro Batzin, a Keqchikel Maya from Guatemala, recently told the World Bank, “will kill us before climate change does!”

Despite their long residence in the forests, many indigenous peoples have fought for decades to establish legal title to the land. But nothing at Cancún required REDD programs to establish or secure those rights, or to obtain genuine consent for projects in indigenous communities.

This neglect, and the fortress conservation it allows, is not only an injustice but also a missed opportunity. Studies have shown that traditional land management, when title is secured, sinks carbon far more effectively and cheaply than conventional efforts favored by REDD.

The Emberá of Panama, like the Ogiek of Kenya, have been the stewards of the land for millennia. But at best REDD would promise them compensation – and a dubious dependence on a cash economy, which tends to erode traditional culture. Especially in an age of climate chaos, the erosion of such stewardship is unacceptable. And in any case, nobody should mistake the initiative for a real solution to a changing climate. That remains what it was in Kyoto, and what it will be later this year in Durban: cut greenhouse gas emissions.

* Dennis Martinez, a Native American forest-restoration specialist, is on the steering committee of the Indigenous Peoples’ Biocultural Climate Change Assessment Initiative. Laird Townsend of the non-profit media organization Project Word, a project of the Tides Center, contributed to this article.

http://www.servindi.org/actualidad/38573?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed%3A+Servindi+%28Servicio+de+Informaci%C3%B3n+Indigena%29

Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra. ACUERDO DE LOS PUEBLOS.

Hoy, nuestra Madre Tierra está herida y el futuro de la humanidad está en peligro.

De incrementarse el calentamiento global en más de 2º C, a lo que nos conduciría el llamado “Entendimiento de Copenhague” existe el 50%  de probabilidades de que los daños provocados a nuestra Madre Tierra sean totalmente irreversibles. Entre un 20% y un 30% de las especies estaría en peligro de desaparecer. Grandes extensiones de bosques serían afectadas, las sequías e inundaciones afectarían diferentes regiones del planeta, se extenderían los desiertos y se agravaría el derretimiento de los polos y los glaciares en los Andes y los Himalayas. Muchos Estados insulares desaparecerían y el África sufriría un incremento de la temperatura de más de 3º C. Así mismo, se reduciría la producción de alimentos en el mundo con efectos catastróficos para la supervivencia de los habitantes de vastas regiones del planeta, y se incrementaría de forma dramática el número de hambrientos en el mundo, que ya sobrepasa la cifra de 1.020 millones de personas.

Las corporaciones y los gobiernos de los países denominados “más desarrollados”, en complicidad con un segmento de la comunidad científica, nos ponen a discutir el cambio climático como un problema reducido a la  elevación de la temperatura sin cuestionar la causa que es el sistema capitalista.

Confrontamos la crisis terminal del modelo civilizatorio patriarcal basado en el sometimiento y destrucción de seres humanos y naturaleza que se aceleró con la revolución industrial.

El sistema capitalista nos ha impuesto una lógica de competencia, progreso y crecimiento ilimitado. Este régimen de producción y consumo busca la ganancia sin límites, separando al ser humano de la naturaleza, estableciendo  una lógica de dominación sobre ésta, convirtiendo todo en mercancía: el agua, la tierra, el genoma humano, las culturas ancestrales, la biodiversidad, la justicia, la ética, los derechos de los pueblos, la muerte y la vida misma.

Bajo el capitalismo, la Madre Tierra se convierte en fuente sólo de materias primas y los seres humanos en medios de producción y consumidores, en personas que valen por lo que tienen y no por lo que son.

El capitalismo requiere una potente industria militar para su proceso de acumulación y el control de territorios y recursos naturales, reprimiendo la resistencia de los pueblos.  Se trata de un sistema imperialista de colonización del planeta.

La humanidad está frente a una gran disyuntiva: continuar por el camino del capitalismo, la depredación y la muerte, o emprender el camino de la armonía con la naturaleza y el respeto a la vida.

Requerimos forjar un nuevo sistema que restablezca la armonía con la naturaleza y entre los seres humanos. Sólo puede haber equilibrio con la naturaleza si hay equidad entre los seres humanos.

Planteamos a los pueblos del mundo la recuperación, revalorización y fortalecimiento de los conocimientos, sabidurías y prácticas ancestrales de los Pueblos Indígenas, afirmados en la vivencia y propuesta de “Vivir Bien”, reconociendo a la Madre Tierra como un ser vivo, con el cual tenemos una relación indivisible, interdependiente, complementaria y espiritual.

Para enfrentar el cambio climático debemos reconocer a la Madre Tierra como la fuente de la vida y forjar un nuevo sistema basado en los principios de:

  • armonía y equilibrio entre todos y con todo
  • complementariedad, solidaridad, y equidad
  • bienestar colectivo y satisfacción de las necesidades fundamentales de todos en armonía con la Madre Tierra
  • respeto a los Derechos de la Madre Tierra y a los Derechos Humanos
  • reconocimiento del ser humano por lo que es y no por lo que tiene
  • eliminación de toda forma de colonialismo, imperialismo e intervencionismo
  • paz entre los pueblos y con la Madre Tierra.

El modelo que propugnamos no es de desarrollo destructivo ni ilimitado. Los países necesitan producir bienes y servicios  para satisfacer las necesidades fundamentales de su población, pero de ninguna manera pueden continuar por este camino de desarrollo en el cual los países más ricos tienen una huella ecológica 5 veces más grande de lo que el planeta es capaz de soportar. En la actualidad ya se ha excedido en más de un 30% la capacidad del planeta para regenerarse. A este ritmo de sobreexplotación de nuestra Madre Tierra se necesitarían 2 planetas para el 2030.

En un sistema interdependiente del cual los seres humanos somos uno de sus componentes no es posible reconocer derechos solamente a la parte humana sin provocar un desequilibrio en todo el sistema. Para garantizar los derechos humanos y restablecer la armonía con la naturaleza es necesario reconocer y aplicar efectivamente los derechos de la Madre Tierra.

Para ello proponemos el proyecto adjunto de Declaración Universal de Derechos de la Madre Tierra en el cual se consignan:

  • Derecho a la vida y a existir;
  • Derecho a ser respetada;
  • Derecho a la continuación de sus ciclos y procesos vitales libre de alteraciones humanas;
  • Derecho a mantener su identidad e integridad como seres diferenciados, auto-regulados e interrelacionados;
  • Derecho al agua como fuente de vida;
  • Derecho al aire limpio;
  • Derecho a la salud integral;
  • Derecho a estar libre de la contaminación y polución, de desechos tóxicos y radioactivos;
  • Derecho a no ser alterada genéticamente y modificada en su estructura amenazando su integridad o funcionamiento vital y saludable.
  • Derecho a una restauración plena y pronta por las violaciones a los derechos reconocidos en esta Declaración causados por las actividades humanas.

La visión compartida es estabilizar las concentraciones de gases de efecto invernadero para hacer efectivo el Artículo 2 de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático que determina “la estabilización de las concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera a un nivel que impida interferencias antropogénicas peligrosas para el sistema climático”. Nuestra visión es, sobre la base del principio de las responsabilidades históricas comunes pero diferenciadas, exigir que los países desarrollados se comprometan con metas cuantificadas de reducción de emisiones que permitan retornar las concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera a 300 ppm y así, limitar el incremento de la temperatura media global a un nivel máximo de 1°C.

Enfatizando la necesidad de acción urgente para lograr esta visión, y con el apoyo de los pueblos, movimientos y países, los países desarrollados deberán comprometerse con metas ambiciosas de reducción de emisiones que permitan alcanzar objetivos a corto plazo, manteniendo nuestra visión a favor del equilibrio del sistema climático de la Tierra, de acuerdo al objetivo último de la Convención.

La “visión compartida” para la “Acción Cooperativa a Largo Plazo” no debe reducirse en la negociación de cambio climático a definir el límite en el incremento de la temperatura y la concentración de gases de efecto invernadero en la atmósfera, sino que debe comprender de manera integral y equilibrada un conjunto de medidas financieras, tecnológicas, de adaptación, de desarrollo de capacidades, de patrones de producción, consumo y otras esenciales como el reconocimiento de los derechos de la Madre Tierra para restablecer la armonía con la naturaleza.

Los países desarrollados, principales causantes del cambio climático,  asumiendo su responsabilidad histórica y actual, deben reconocer y honrar su deuda climática en todas sus dimensiones, como base para una solución justa, efectiva y científica al cambio climático. En este marco exigimos a los países desarrollados que:

  • Restablezcan a los países en desarrollo el espacio atmosférico que está ocupado por sus emisiones de gases de efecto invernadero. Esto implica la descolonización de la atmósfera mediante la reducción y absorción  de sus emisiones.
  • Asuman los costos y las necesidades de transferencia de tecnología de los países en desarrollo por la pérdida de oportunidades de desarrollo por vivir en un espacio atmosférico restringido.
  • Se hagan responsables por los cientos de millones que tendrán que migrar por el cambio climático que han provocado y que eliminen sus políticas restrictivas de migración y ofrezcan a los migrantes una vida digna y con todos los derechos en sus países.
  • Asuman la deuda de adaptación relacionadas a los impactos del cambio climático en los países en desarrollo proveyendo los medios para prevenir, minimizar y atender  los daños que surgen de sus excesivas emisiones.
  • Honren estas deudas como parte de una deuda mayor con la Madre Tierra adoptando y aplicando la Declaración Universal de los Derechos de la Madre Tierra en las Naciones Unidas.

El enfoque debe ser no solamente de compensación económica, sino principalmente de justicia restaurativa – es decir restituyendo la integridad a las personas y a los miembros que forman una comunidad de vida en la Tierra.

Deploramos el intento de un grupo de países de anular el Protocolo de Kioto el único instrumento legalmente vinculante específico para la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero de los países desarrollados.

Advertimos al mundo que no obstante estar obligados legalmente las emisiones de los países desarrollados en lugar de reducir, crecieron en un 11,2% entre 1990 y 2007.

Estados Unidos a causa del consumo ilimitado aumentó sus emisiones de GEI en 16,8% durante el periodo 1990 al 2007, emitiendo como promedio entre 20 y 23 toneladas anuales de CO2 por habitante, lo que representa más de 9 veces las emisiones correspondientes a un habitante promedio del Tercer Mundo, y más de 20 veces las emisiones de un habitante de África Subsahariana.

Rechazamos de manera absoluta el ilegitimo “Entendimiento de Copenhague”, que permite a estos países desarrollados  ofertar reducciones insuficientes de gases de efecto invernadero, basadas en compromisos voluntarios e individuales, que violan la integridad ambiental de la Madre Tierra conduciéndonos a un aumento de alrededor de 4ºC.

La próxima Conferencia sobre Cambio Climático a realizarse a fines de año en México debe aprobar la enmienda al Protocolo de Kioto, para el segundo período de compromisos a iniciarse en 2013 a 2017 en el cual los países desarrollados deben comprometer reducciones domésticas significativas de al menos el 50% respecto al año base de 1990 sin incluir mercados de carbono u otros sistemas de desviación que enmascaran el incumplimiento de las reducciones reales de emisiones de gases de efecto invernadero.

Requerimos establecer primero una meta para el conjunto de los países desarrollados para luego realizar la asignación individual para cada país desarrollado  en el marco de una comparación de esfuerzos entre cada uno de ellos, manteniendo así el sistema del Protocolo de Kioto para las reducciones de las emisiones.

Los Estados Unidos de América, en su carácter de único país de la Tierra del Anexo 1 que no ratificó el Protocolo de Kioto tiene una responsabilidad significativa ante todos los pueblos del mundo por cuanto debe ratificar el Protocolo de Kioto y comprometerse a respetar y dar cumplimiento a los objetivos de reducción de emisiones a escala de toda su economía.

Los pueblos tenemos los mismos derechos de protección ante los impactos del cambio climático y rechazamos la noción de adaptación al cambio climático entendida como la resignación a los impactos  provocados por las emisiones históricas de los países desarrollados, quienes deben adaptar sus estilos de vida y de consumo ante esta emergencia planetaria. Nos vemos forzados a enfrentar los impactos del cambio climático, considerando la adaptación como un proceso y no como una imposición, y además como herramienta que sirva para contrarrestarlos, demostrando que es posible vivir en armonía bajo un modelo de vida distinto.

Es necesario construir un Fondo de Adaptación, como un fondo exclusivo para enfrentar el cambio climático como parte de un mecanismo financiero manejado y conducido de manera soberana, transparente y equitativa por nuestros Estados.  Bajo este Fondo se debe  valorar: los impactos y sus costos en países en desarrollo y las necesidades que estos impactos deriven, y registrar y monitorear el apoyo por parte de países desarrollados. Éste debe manejar además un mecanismo para el resarcimiento por daños por impactos ocurridos y futuros, por pérdida de oportunidades y la reposición por eventos climáticos extremos y graduales, y costos adicionales que podrían presentarse si nuestro planeta sobrepasa los umbrales ecológicos  así como aquellos impactos que están frenando el derecho a Vivir Bien.

El “Entendimiento de Copenhague” impuesto sobre los países en desarrollo por algunos Estados, más allá de ofertar recursos insuficientes, pretende en si mismo dividir y enfrentar a los pueblos y pretende extorsionar a los países en desarrollo condicionando el acceso a recursos de adaptación a cambio de medidas de mitigación. Adicionalmente se establece como inaceptable que en los procesos de negociación internacional se intente categorizar a los países en desarrollo por su vulnerabilidad al cambio climático, generando disputas, desigualdades y segregaciones entre ellos.

El inmenso desafío que enfrentamos como humanidad para detener el calentamiento global y enfriar el planeta sólo se logrará llevando adelante una profunda transformación en la agricultura hacia un modelo sustentable de producción agrícola campesino e indígena/originario, y otros modelos y prácticas ancestrales ecológicas que contribuyan a solucionar el problema del cambio climático y aseguren la Soberanía Alimentaria, entendida como el derecho de los pueblos a controlar sus propias semillas, tierras, agua y la producción de alimentos, garantizando, a través de una producción en armonía con la Madre Tierra, local y culturalmente apropiada, el acceso de los pueblos a alimentos suficientes, variados y nutritivos en complementación con la Madre Tierra y profundizando la producción autónoma (participativa, comunitaria y compartida) de cada nación y pueblo.

El Cambio Climático ya está produciendo profundos impactos sobre la agricultura y los modos de vida de los pueblos indígenas/originarios y campesinos del mundo y estos impactos se irán agravando en el futuro.

El agro negocio a través de su modelo social, económico y cultural de producción capitalista globalizada y su lógica de producción de alimentos para el mercado y no para cumplir con el derecho a la alimentación, es una de las causas principales del cambio climático. Sus herramientas tecnológicas, comerciales y políticas no hacen más que profundizar la crisis climática e incrementar el hambre en el planeta. Por esta razón rechazamos los Tratados de Libre Comercio y Acuerdos de Asociación y toda forma de aplicación de los Derechos de Propiedad Intelectual sobre la vida, los paquetes tecnológicos actuales (agroquímicos, transgénicos) y aquellos que se ofrecen como falsas soluciones (agrocombustibles, geoingeniería, nanotecnología, tecnología Terminator y similares) que únicamente agudizarán la crisis actual.

Al mismo tiempo denunciamos como este modelo capitalista impone megaproyectos de infraestructura, invade territorios con proyectos extractivistas, privatiza y mercantiliza el agua y militariza los territorios expulsando a los pueblos indígenas y campesinos de sus territorios, impidiendo la Soberanía Alimentaria y profundizando la crisis socioambiental.

Exigimos reconocer el derecho de todos los pueblos, los seres vivos y la Madre Tierra a acceder y gozar del agua y apoyamos  la propuesta del Gobierno de Bolivia para reconocer al agua como un Derecho Humano Fundamental.

La definición de bosque utilizada en las negociaciones de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático, la cual incluye plantaciones, es inaceptable. Los monocultivos no son bosques. Por lo tanto, exigimos una definición para fines de negociación que reconozca los bosques nativos y la selva y la diversidad de los ecosistemas de la tierra.

La Declaración de la ONU sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas debe ser plenamente reconocida, implementada e integrada en las negociaciones de cambio climático. La mejor estrategia y acción para evitar la deforestación y degradación y proteger los bosques nativos y la selva es reconocer y garantizar los derechos colectivos de las tierras y territorios considerando especialmente que la mayoría de los bosques y selvas están en los territorios de pueblos y naciones indígenas, comunidades campesinas y tradicionales.

Condenamos los mecanismos de mercado, como el mecanismo de REDD (Reducción de emisiones por la deforestación y degradación de bosques) y sus versiones + y ++, que está violando la soberanía de los Pueblos y su derecho al consentimiento libre, previo e informado, así como a la soberanía de Estados nacionales, y viola los derechos, usos y costumbres de los Pueblos y los Derechos de la Naturaleza.

Los países contaminadores están obligados a transferir de manera directa los recursos económicos y tecnológicos para pagar la restauración y mantenimiento de los bosques y selvas, en favor de los pueblos y estructuras orgánicas ancestrales indígenas, originarias, campesinas. Esto deberá ser una compensación directa y adicional a las fuentes de financiamiento comprometidas por los países desarrollados, fuera del mercado de carbono y nunca sirviendo como las compensaciones de carbono (offsets). Demandamos a los países a detener las iniciativas locales en bosques y selvas basados en mecanismos de mercado y que proponen resultados inexistentes y condicionados. Exigimos a los gobiernos un programa mundial de restauración de bosques nativos y selvas, dirigido y administrado por los pueblos, implementando semillas forestales, frutales y de flora autóctona. Los gobiernos deben eliminar las concesiones forestales y apoyar la conservación del petróleo bajo la tierra y que se detenga urgentemente la explotación de hidrocarburos en las selvas.

Exigimos a los Estados que reconozcan, respeten y garanticen la efectiva aplicación de los estándares internacionales de derechos humanos y los derechos de los Pueblos Indígenas, en particular la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, el Convenio 169 de la OIT, entre otros instrumentos pertinentes, en el marco de las negociaciones, políticas y medidas para resolver los desafíos planteados por el cambio climático. En especial, demandamos a los Estados a que reconozcan jurídicamente la preexistencia del derecho sobre nuestros territorios, tierras y recursos naturales para posibilitar y fortalecer nuestras formas tradicionales de vida y contribuir efectivamente a la solución del cambio climático.

Demandamos la plena y efectiva aplicación del derecho a la consulta, la participación y el consentimiento previo, libre e informado de los Pueblos Indígenas en todos los procesos de negociación así como en el diseño e implementación de las medidas relativas al cambio climático.

En la actualidad la degradación medioambiental y el cambio climático alcanzarán niveles críticos, siendo una de las principales consecuencias la migración interna así como internacional. Según algunas proyecciones en 1995 existían alrededor de 25 millones de migrantes climáticos, al presente se estima en 50 millones y las proyecciones para el año 2050 son de 200 a 1000 millones de personas que serán desplazadas por situaciones derivadas del cambio climático.

Los países desarrollados deben asumir la responsabilidad sobre los migrantes climáticos, acogiéndolos en sus territorios y reconociendo sus derechos fundamentales, a través de la firma de convenios internacionales que contemplen la definición de migrante climático para que todos los Estados acaten sus determinaciones.

Constituir un Tribunal Internacional de Conciencia para denunciar, hacer visible, documentar, juzgar y sancionar las violaciones de los derechos de los(s) migrantes, refugiados(as) y desplazados en los países de origen, tránsito y destino, identificando claramente las responsabilidades de los Estados, compañías y otros actores.

El financiamiento actual destinado a los países en desarrollo para cambio climático y la propuesta del Entendimiento de Copenhague son ínfimos. Los países desarrollados deben comprometer un financiamiento anual nuevo, adicional a la Ayuda Oficial al Desarrollo y de fuente pública, de al menos 6% de su PIB para enfrentar el cambio climático en los países en desarrollo. Esto es viable tomando en cuenta que gastan un monto similar en defensa nacional y destinaron 5 veces más para rescatar bancos y especuladores en quiebra, lo que cuestiona seriamente sus prioridades mundiales y su voluntad política. Este financiamiento debe ser directo, sin condicionamiento y no vulnerar la soberanía nacional ni la autodeterminación de las comunidades y grupos más afectados.

En vista de la ineficiencia del mecanismo actual, en la Conferencia de México se debe establecer un nuevo mecanismo de financiamiento que funcione bajo la autoridad de la Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre cambio Climático rindiendo cuentas a la misma, con una representación significativa de los países en desarrollo para garantizar el cumplimiento de los compromisos de financiamiento de los países Anexo 1.

Se ha constatado que los países desarrollados incrementaron sus emisiones en el periodo 1990 – 2007, no obstante haber manifestado que la reducción se vería sustancialmente coadyuvada con mecanismos de mercado.

El mercado de carbono se ha transformado en un negocio lucrativo, mercantilizando nuestra Madre Tierra, esto no representa una alternativa para afrontar el cambio climático, puesto que saquea, devasta la tierra, el agua e incluso la vida misma.

La reciente crisis financiera ha demostrado que el mercado es incapaz de regular el sistema financiero, que es frágil e inseguro ante la especulación y la aparición de agentes intermediarios, por lo tanto, sería una total irresponsabilidad dejar en sus manos el cuidado y protección de la propia existencia humana y de nuestra Madre Tierra.

Consideramos inadmisible que las negociaciones en curso pretendan la creación de nuevos mecanismos que amplíen y promuevan el mercado de carbono toda vez que los mecanismos existentes nunca resolvieron el problema del Cambio Climático ni se transformaron en acciones reales y directas en la reducción de gases de efecto invernadero.

Es imprescindible exigir el cumplimento de los compromisos asumidos por los países desarrollados en la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático respecto al desarrollo y transferencia de tecnología, así como rechazar la “vitrina tecnológica” propuesta por países desarrollados que solamente comercializan la tecnología. Es fundamental establecer los lineamientos para crear un mecanismo multilateral y multidisciplinario para el control participativo, la gestión y la evaluación continua del intercambio de tecnologías. Estas tecnologías deben ser útiles, limpias, y socialmente adecuadas. De igual manera es fundamental el establecimiento de un fondo de financiamiento e inventario de tecnologías apropiadas y liberadas de derechos de propiedad intelectual, en particular, de patentes que deben pasar de monopolios privados a ser de dominio público, de libre accesibilidad y bajo costo.

El conocimiento es universal, y por ningún motivo puede ser objeto de propiedad privada y de utilización privativa, como tampoco sus aplicaciones en forma de tecnologías. Es deber de los países desarrollados compartir su tecnología con países en desarrollo, crear centros de investigación para la creación de tecnologías e innovaciones propias, así como defender e impulsar su desarrollo y aplicación para el vivir bien. El mundo debe recuperar, aprender, reaprender los principios y enfoques del legado ancestral de sus pueblos originarios para detener la destrucción del planeta, así como los conocimientos y prácticas ancestrales y recuperación de la espiritualidad en la reinserción del vivir bien juntamente con la Madre Tierra.

Considerando la falta de voluntad política de los países desarrollados para cumplir de manera efectiva sus compromisos y obligaciones asumidos en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático y el Protocolo de Kioto, y frente a la inexistencia de una instancia legal internacional que prevenga y sancione todos aquellos delitos y crímenes climáticos y ambientales que atenten contra los derechos de la Madre Tierra y la humanidad, demandamos la creación de un Tribunal Internacional de Justicia Climática y Ambiental que tenga la capacidad jurídica vinculante de prevenir, juzgar y sancionar a los Estados, las Empresas y personas que por acción u omisión contaminen y provoquen el cambio climático.

Respaldar a los Estados que presenten demandas en la Corte Internacional de Justicia contra los países desarrollados que no cumplen con sus compromisos bajo la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático y el Protocolo de Kioto incluyendo sus compromisos de reducción de gases de efecto invernadero.

Instamos a los pueblos a proponer y promover una profunda reforma de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), para que todos sus Estados miembros cumplan las decisiones del Tribunal Internacional de Justicia Climática y Ambiental.

El futuro de la humanidad está en peligro y no podemos aceptar que un grupo de gobernantes de países desarrollados quieran definir por todos los países como lo intentaron hacer infructuosamente en la Conferencia de las Partes de Copenhague. Esta decisión nos compete a todos los pueblos. Por eso es necesaria la realización de un Referéndum Mundial, plebiscito o consulta popular, sobre el cambio Climático en el cuál todos seamos consultados sobre: el nivel de reducciones de emisiones que deben hacer los países desarrollados y las empresas transnacionales; el financiamiento que deben proveer los países desarrollados; la creación de un Tribunal Internacional de Justicia Climática; la necesidad de una Declaración Universal de Derechos de la Madre Tierra y; la necesidad de cambiar el actual sistema capitalista.

El proceso del Referéndum Mundial, plebiscito o consulta popular será fruto de un proceso de preparación que asegure el desarrollo exitoso del mismo.

Con el  fin de coordinar nuestro accionar internacional e implementar los resultados del presente “Acuerdo de los Pueblos” llamamos a construir un Movimiento Mundial de los Pueblos por la Madre Tierra que se basará en los principios de complementariedad y respeto a la diversidad de origen y visiones de sus integrantes, constituyéndose en un espacio amplio y democrático de coordinación y articulación de acciones a nivel mundial.

Con tal propósito, adoptamos el plan de acción mundial adjunto para que en México los países desarrollados del Anexo 1 respeten el marco legal vigente y reduzcan sus emisiones de gases de efecto invernadero en un 50 % y se asuman las diferentes propuestas contenidas en este Acuerdo.

Finalmente, acordamos realizar la 2ª Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra en el 2011 como parte de este proceso de construcción del Movimiento Mundial de los Pueblos por la Madre Tierra y para reaccionar frente a los resultados de la Conferencia de Cambio Climático que se realizará a fines de año en Cancún, México.

22 de Abril Cochabamba, Bolivia

Eduardo Galeano: Los derechos del hombre y la tierra. Conferencia de los Pueblos sobre el Cambio Climático. Cochabamba, Bolivia.

Mensaje de Eduardo Galeano a la Cumbre de los Pueblos de Cochabamba

Mensaje del autor de Las Venas abiertas de América Latina, el uruguayo Eduardo Galeano, a los asistentes a la Cumbre de la Madre Tierra que se celebra en Bolivia, como alternativa a la Cumbre sobre el Cambio Climático en Copenhague. El mismo fue leído por el embajador uruguayo en Bolivia, Diego Zorrilla, en la inauguración de la Cumbre en el estadio Tiquipaya.

Lamentablemente, no podré estar con ustedes. Ojalá se pueda hacer todo lo posible, y lo imposible también, para que la Cumbre de la Madre Tierra sea la primera etapa hacia la expresión colectiva de los pueblos que no dirigen la política mundial, pero la padecen.

Ojalá seamos capaces de llevar adelante estas dos iniciativas del compañero Evo [Morales, presidente de Bolivia], el Tribunal de la Justicia Climática y el Referéndum Mundial contra un sistema de poder fundado en la guerra y el derroche, que desprecia la vida humana y pone bandera de remate a nuestros bienes terrenales.

Ojalá seamos capaces de hablar poco y hacer mucho. Graves daños nos ha hecho, y nos sigue haciendo, la inflación palabraria, que en América Latina es más nociva que la inflación monetaria. Y también, y sobre todo, estamos hartos de la hipocresía de los países ricos, que nos están dejando sin planeta mientras pronuncian pomposos discursos para disimular el secuestro.

Hay quienes dicen que la hipocresía es el impuesto que el vicio paga a la virtud. Otros dicen que la hipocresía es la única prueba de la existencia del infinito. Y el discurserío de la llamada “comunidad internacional”, ese club de banqueros y guerreros, prueba que las dos definiciones son correctas.

Yo quiero celebrar, en cambio, la fuerza de verdad que irradian las palabras y los silencios que nacen de la comunión humana con la naturaleza. Y no es por casualidad que esta Cumbre de la Madre Tierra se realiza en Bolivia, esta nación de naciones que se está redescubriendo a sí misma al cabo de dos siglos de vida mentida.

Bolivia acaba de celebrar los diez años de la victoria popular en la guerra del agua, cuando el pueblo de Cochabamba fue capaz de derrotar a una todopoderosa empresa de California, dueña del agua por obra y gracia de un Gobierno que decía ser boliviano y era muy generoso con lo ajeno.

Esa guerra del agua fue una de las batallas que esta tierra sigue librando en defensa de sus recursos naturales, o sea: en defensa de su identidad con la naturaleza. Bolivia es una de las naciones americanas donde las culturas indígenas han sabido sobrevivir, y esas voces resuenan ahora con más fuerza que nunca, a pesar del largo tiempo de la persecución y del desprecio.

El mundo entero, aturdido como está, deambulando como ciego en tiroteo, tendría que escuchar esas voces.

Ellas nos enseñan que nosotros, los humanitos, somos parte de la naturaleza, parientes de todos los que tienen piernas, patas, alas o raíces.

La conquista europea condenó por idolatría a los indígenas que vivían esa comunión, y por creer en ella fueron azotados, degollados o quemados vivos.

Obstáculo al progreso

Desde aquellos tiempos del Renacimiento europeo, la naturaleza se convirtió en mercancía o en obstáculo al progreso humano. Y hasta hoy, ese divorcio entre nosotros y ella ha persistido, a tal punto que todavía hay gente de buena voluntad que se conmueve por la pobre naturaleza, tan maltratada, tan lastimada, pero viéndola desde afuera. Las culturas indígenas la ven desde adentro.

Viéndola, me veo. Lo que contra ella hago, está hecho contra mí. En ella me encuentro, mis piernas son también el camino que las anda.

Celebremos, pues, esta Cumbre de la Madre Tierra. Y ojalá los sordos escuchen: los derechos humanos y los derechos de la naturaleza son dos nombres de la misma dignidad.

Eduardo Galeano

http://radiomundoreal.fm/Los-derechos-del-hombre-y-la?lang=es

Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra. Cochabamba, Bolivia 19 al 22 de Abril 2010.

Registro

Para participar en la Conferencia Mundial de los Pueblos sobre Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra inscríbase  AQUI. El registro no tiene ningún costo.

Inscripción en los Grupos de Trabajo

Para participar en los Grupos de Trabajo ingrese AQUI utilizando su numero de registro en la Conferencia Mundial de Los Pueblos sobre Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra.

¿Cómo proponer un Evento Autogestionado?

Las organizaciones o instituciones que quieran proponer un evento (taller, seminario, foro, reunión, proyección de video, teatro u otro) deberán enviar su postulación hasta el 15 de marzo a selforganized@cmpcc.org, con la siguiente información:

  • Organización solicitante: (Se dará prioridad a eventos propuestos por varias organizaciones)
  • País, región o red:
  • Persona de contacto responsable:
  • Correo electrónico:
  • Sitio web:
  • Título del evento:
  • Breve descripción del contenido del mismo:
  • Formato del evento: (taller, panel, proyección, acto cultural, etc.)
  • Lista de Expositores:
  • Cantidad de personas que se espera asistan al evento:
  • Duración estimada del evento:
  • Traducción: (sólo estara disponible el servicio de traduccion español-ingles a un costo a ser cubierto por la entidad solicitante)
  • Otros requerimientos: (amplificación, proyector o pantalla a un costo  a ser cubierto por la entidad solicitante)

Las propuestas serán evaluadas en función a la temática, cantidad de solicitudes recibidas y a los espacios disponibles, promoviendo la unidad de iniciativas comunes.

Hasta el 31 de Marzo se conocerán los Eventos Autogestionados incluidos en el programa de la Conferencia.

La organización de la Conferencia Mundial de los Pueblos por el Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra es responsable por la provisión del local y la inclusión del evento autogestionada en el programa principal. Todos los costos de traducción, amplificación, proyección u otros serán cubiertos por la entidad solicitante.

http://pwccc.wordpress.com/

World People’s Conference on Climate Change and the Rights of Mother Earth. Cochabamba, Bolivia 19 al 22 de Abril 2010.

Register

To participate in the World People’s Conference on Climate Change and the Rights of Mother Earth you can register HERE. Registration has no cost.

It may take a day or two to process your registration. Once this is done, you will receive an email confirmation with a registration code. Use it to join working groups.

Sign Up for Working Groups

Join Working Groups HERE using your Registration Number.

There are 17 different issue-based working groups. Online discussions are being carried out to develop draft proposals that will serve as the basis of debate at the conference. All those registered may participate.

International Climate Justice Tribunal

Objectives of the group in terms of debate and product:

§ Assess whether an International Climate Justice Tribunal or alternatively an International Environmental Court is necessary or appropriate as a means to enforce states’ commitments to reduce greenhouse gas emissions. Read the rest of this entry »

How to participate in Working Groups online

March 10, 2010 in Working Groups | Leave a comment

  • Once you sign up for Working Groups here using your conference registration number, you may join the electronic discussion of the group

Read the rest of this entry »

How to propose a Self-organized event?

March 3, 2010 in Self-organized | Leave a comment

Organizations or institutions that want to organize an event (workshop, seminar, forum, meeting, video projection or other) must send their proposal up to March 15 to selforganized@cmpcc.org with the following information:

• Applicant organization: (priority will be given to events
proposed by several organizations)
• Country, region or network:
• Responsible contact person:
• E-mail:
• Web site:
• Event title:
• Brief description of the contents:
• Event format: (workshop, panel, screening, cultural event,
etc.)
• List of Exhibitors:

• Number of people expected to attend the event:

• Required time for the event (hours):

• Translation: ( translation service will be available only in
Spanish-English at a cost to be covered by the Applicant
organization
• Other requirements: (amplification, projector or screen at a
cost to be covered by the Applicant organization)

The proposals will be evaluated in function of the theme, number of applications received and available spaces. Self-organized events will be defined promoting unity of common initiatives.

By the end of March self-organized events will be included in the Conference program.

The organization of World People´s Conference on Climate Change and the Rights of Mother Earth is responsible for providing the venue and the inclusion of self-organized events in the main program. All translation, amplification, screening or other entity costs shall be paid by the applicant organization.

http://cmpcc.org/


@twewwter

December 2019
S M T W T F S
« Sep    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Join 727 other followers

Archivo