Posts Tagged 'paramilitar'

Chiapas, México: A punto de estallar otros Acteal.

La estrategia que comprende el despojo de territorio y agresiones paramilitares contra comunidades zapatistas avanza en Chiapas y presenta una nueva escalada de violencia.

En este momento dos comunidades zapatistas, una en la Selva Lacandona y otra en la zona montañosa del norte de Chiapas, están, cada una, a merced de centenar y medio de paramilitares armados que invadieron sus territorios.

El primero es el caso del poblado Nueva Purísima, del municipio autónomo Francisco Gómez, en la Selva Lacandona: el  lunes pasado alrededor de 150 personas armadas, algunas transportadas en camionetas de la presidencia municipal de Ocosingo, invadieron 178 hectáreas cultivadas por zapatistas.

El otro caso es el de la comunidad de San Patricio, del municipio autónomo La Dignidad, en la zona montañosa del norte de Chiapas, que denuncia que más de 150 paramilitares armados invadieron en días pasados sus terrenos y la tienen cercada.

En San Patricio las bases zapatistas reconocieron entre los invasores a policías municipales y dirigentes del grupo paramilitar Paz y Justicia. Los hombres portan armas de grueso calibre y postrados en los caminos y en la montaña prohíben que alguien salga de la comunidad.

Esta situación lleva 11 días en San Patricio y se vuelve más alarmante, pues los paramilitares disparan sus armas para impedir que   la gente se abastezca de sus cultivos o recoja leña.

Además los paramilitares ya se apropiaron de sus cosechas y algunos animales, destruyeron los corrales de cría de animales, quemaron 18 hectáreas de pastizales y derribaron 200 árboles de madera fina.

En contraste, las bases zapatistas están desarmadas, sufriendo escases de alimento y de leña.

En Nueva Purísima y San Patricio el estallido de violencia está latente.

¿Porqué tanta agresión contra poblaciones desarmadas que viven de proyectos colectivos autosustentables agrícolas y de cría de animales?

Estos no son casos ni nuevos ni aislados. Las bases zapatistas resisten, desde su irrupción en 1994, una estrategia contrainsurgente del Estado que entre otras modalidades comprende la de provocar conflictos con comunidades no zapatistas o crear grupos paramilitares.

De esta manera, sin involucrar directamente a las fuerzas armadas, pueblos indígenas en pobreza extrema, con altos grados de alcoholismo y en pugna interna por apoyos partidistas y asistenciales, atacan a pueblos zapatistas.

El despacho jurídico Rafferty Kobert Tenenholtz Bounds & Hess, P.A. de Miami quiere exhibir la creación de esa estrategia contrainsurgente, pues esta semana presentó, en un tribunal de Connecticut, una demanda judicial contra el expresidente Ernesto Zedillo por la matanza de Acteal.

Como se sabe, la masacre la perpetró un grupo paramilitar contra una población indígena indefensa, dejando un saldo de 45 víctimas, entre éstas 21 mujeres y 15 infantes, en 1997.

Zedillo vive en Connecticut y da clases en la Universidad de Yale. Hasta allá lo alcanzó la impunidad cometida en la masacre de Acteal, pues una ley federal del país vecino permite a extranjeros el derecho a demandar a residentes en suelo estadounidense por delitos de lesa humanidad.

El despacho jurídico que representa a un puñado de sobrevivientes de Acteal buscará probar la implementación del “Plan de Campaña Chiapas 94”, según el cual el expresidente dotó de armas a grupos  indígenas locales para que hostigaran y atacaran a poblaciones neutrales y zapatistas.

Bajo el gobierno de Zedillo salió a la luz Paz y Justicia, el grupo paramilitar que tiene cercado a San Patricio.

En 1997 a Paz y Justicia se le acusó de cercar comunidades simpatizantes zapatistas del municipio de Tila. El grupo les impidió el tránsito carretero, el paso de comida y medicinas, y se le responsabilizó de cometer violaciones sexuales y 46 asesinatos.

El EZLN también ha denunciado otras modalidades de esa estrategia contrainsurgente: despojo violento o burocrático de los terrenos apropiados por el EZLN durante la insurrección de 1994, proliferación de programas asistenciales a comunidades rivales, creación de nuevos asentamientos castrenses, entre otros.

Sin embargo en los últimos meses se han incrementado las  agresiones y despojos de otros grupos paramilitares como la Organización Regional de Cafeticultores de Ocosingo (ORCAO), o de militantes del PRI, PAN y PRD en comunidades de la Selva Lacandona, Los Altos de Chiapas y la selva fronteriza.

El caso de San Patricio evidencia la provocación abierta para que el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) tome de nuevo las armas.

EL EZLN depuso las armas cuando tras el rechazo legislativo de los Acuerdos de San Andrés Larráinzar en 2001, decidió convertirse en un movimiento civil pacífico. Las depuso, pero no las entregó. Y el subcomandante Marcos ha dicho que sólo las utilizarán para defenderse.

Si el EZLN respondiera a la violencia paramilitar, el Estado justificaría el uso de la fuerza castrense para tomar el territorio zapatista y así sofocar la experiencia autónoma.

Se pensó que la experiencia zapatista sucumbiría con el tiempo. Lo cierto es que si bien bajó en visibilidad, consolida su  autonomía y sirve de inspiración a etnias que impulsan procesos similares.

La lección autonómica zapatista es simple: rechaza cualquier apoyo partidista o programa gubernamental; no participa en elecciones; promueve la organización colectiva, horizontal e incluyente; creó programas de salud, educación, gobierno e impartición de justicia con identidad propia; estableció proyectos productivos autosustentables y protege su tierra y recursos naturales.

Si bien es simple, esa lección también es poderosa, pues mueve conciencias colectivas en un momento en el que la crisis capitalista provoca que gobiernos e iniciativa privada codicien las extensiones de tierra y los recursos naturales de territorios indígenas.

De esta manera, comienza a proliferar la resistencia activa de  comunidades indígenas en salvaguarda de su riqueza natural.

Lo vemos actualmente en el pueblo yaqui de Vicam, Sonora, que ha cerrado carreteras en protesta por la construcción de un acueducto que los despojará de miles de hectáreas de riego.

También lo vemos en la población purépecha de Cherán, Michoacán, que se atrincheró en defensa de sus bosques ante la devastación impune cometida por talamontes.

De idéntica manera se actúa en Ostula, Michoacán, donde la población nahua creó un movimiento de autodefensa para recuperar más de 700 hectáreas de propiedad comunal arrebatadas por los caciques del lugar.

Y estamos a punto de verlo en comunidades indígenas de la montaña de Guerrero, sede de la afamada policía comunitaria, que se oponen a la llegada de compañías mineras canadienses a sus bosques.

La autonomía zapatista inspira por igual la lucha de etnias o poblaciones rurales de Oaxaca, Veracruz, Jalisco, Baja California, Campeche, entre otros estados.

Todo indica que la lección zapatista se extenderá en el país conforme se agudice más la crisis capitalista.

Así es como desde lugares apartados y empobrecidos se fortalecen retículas de lucha y sobrevivencia. Se trata de nuestros propios indignados.

Sin embargo, la autonomía zapatista está más vulnerable que nunca. En los últimos tres meses grupos paramilitares agredieron a comunidades zapatistas de cada uno de los cinco Caracoles en las que éstas se aglutinaron por regiones: Oventic, La Garrucha, Morelia, La Realidad  y  Roberto Barrios.

Ahora San Patricio, en el Caracol de Roberto Barrios “Nueva semilla que va a producir”, y Nueva Purísima, en el Caracol de La Garrucha “El camino del futuro”, están en peligro de sufrir otra masacre como la de Acteal.

La responsabilidad del desenlace de estas invasiones paramilitares recae directamente en el gobierno estatal de Juan Sabines y el gobierno federal de Felipe Calderón.

Cherán, México: Barricadas contra el crimen organizado.

La comunidad indígena purépecha de Cherán se atrinchera para evitar que talamontes y comandos armados entren en su municipio

En los últimos tres años han arrasado el 80% de sus bosques y ahora llegaron empresarios aguacateros para extender este cultivo en la región

Han asesinado a 12 comuneros y desaparecido a otros 6 que intentaban evitar la tala

¿Se imaginan un pueblo de 20.000 habitantes cercado por barricadas y con una hoguera prácticamente en cada esquina? Podría ser una estampa de las guerras africanas de las décadas pasadas o tal vez del México que hizo la revolución a principios del siglo XX. Pero así es como se encuentra desde hace casi cuatro meses Cherán, un municipio de cerca de veinte mil habitantes en el centro-occidental estado de Michoacán, a 411 km de la capital mexicana. Hartos de la pasividad de los gobiernos locales, municipales y federales, el 15 de abril, sus pobladores, indígenas purépechas decidieron autoorganizarse y establecer barricadas con sacos de arena, troncos y piedras en cada entrada del pueblo y 179 fogatas, casi en cada esquina, para protegerse de los criminales que asaltaban a la comunidad. Todo empezó hace dos años y medio, cuando empezaron a llegar los talamontes a sus bosques para robarles la madera. Desde el 2008 hasta ahora han devastado 20 mil de las 28 mil hectáreas de bosque comunal, el 80% de su territorio.

Las elecciones municipales de 2007 sembraron un conflicto interno en la comunidad y encumbraron a un alcalde sin legitimidad, electo por menos de dos mil votos. Los talamontes aprovecharon estas divisiones para entrar a sus bosques comunales y empezar a sacar toneladas de madera. Diez, veinte camiones por día. Cuando el crimen organizado, muy presente en todo el estado de Michoacán, se dio cuenta de lo fructífero que era el negocio ilícito de robar madera, quisieron su rebanada de pastel. Rápidamente se establecieron en los accesos a los bosques y con la fuerza de sus armas empezaron a extorsionar a los talamontes, les pedían 1000 pesos (unos 60 euros) por cada camión de madera que sacaran, y a cambio acallarían a cualquier comunero que se les enfrentase.

“Como nosotros estábamos peleados nos olvidamos de los que estaban arrasando nuestros bosques y cuando reaccionamos ya tenían protección de los delincuentes”, confiesa ahora el Padre Antonio Mora, párroco del municipio. Cuando los purépechas empezaron a enfrentarse con ellos lo pagaron caro. Tirso Madrigal fue la primera víctima. Era dirigente del Comisariado Comunal, la asamblea que rige el uso de las tierras en las comunidades de propiedad colectiva. Contrataron unas máquinas para hacer zanjas en los caminos que impidiesen el paso de los camiones. Subieron el primer día con ellas y al día siguiente, el 11 de febrero de 2009, cuando regresaron a continuar el trabajo las palas estaban destrozadas.  Tirso se adentró solo al bosque a buscar quiénes eran los responsables. Algunos comuneros aseguran haber visto siete hombres armados en el cerro ese día. Tirso nunca regresó, ni tampoco apareció su cuerpo. En la entrada del pueblo hay una comisaría de policía estatal, pero los vecinos aseguran que no hacen nada y que les han visto hablando tranquilamente con los talamontes. Además los hampones siguen campando a sus anchas por sus montañas. “Parece que el gobierno está involucrado con el crimen, sino, ¿por qué no nos ayudan?” se pregunta la esposa de Tirso, que prefiere ocultar su nombre.

Desde entonces los habitantes han sido amenazados, han desaparecido a otros cinco comuneros y han asesinado a 12, cuando suben a la montaña a trabajar o en sus propias casas. Pese a que hay responsables con nombres y apellidos señalados por testigos, ninguno de los casos ha sido investigado por la Justicia. Han incendiado hectáreas de bosque y cuando los comuneros suben a apagar el fuego, les tirotean. Los campesinos que tienen sus tierras de cultivo más cercanas al bosque no han sembrado este año y han tenido que prescindir de todo lo que de él sacaban: resina, madera, hierbas para infusiones, alimento… Hasta que llegaron a cortar los árboles que rodean el manantial. Cuando los comuneros vieron que iban a acabar con los árboles que abastecen de agua a su municipio, estallaron. El 15 de abril un grupo de vecinos salió a las 6 de la mañana a cerrar el paso a los talamontes. Con palos y piedras detuvieron tres camionetas cargadas con madera y retuvieron a cinco de ellos. A las cuatro horas llegaron los criminales armados. Los vecinos lograron espantarlos con cohetes pirotécnicos pero en el enfrentamiento los delincuentes incendiaron el bosque y un comunero recibió un balazo en la cabeza, que aún sigue en estado crítico. Los peculiares madereros permanecieron cinco días retenidos hasta que llegó la Comisión Nacional de Derechos Humanos con la policía y les aconsejaron que los soltasen. La policía se los llevó e inmediatamente los liberó pese a que robar madera es un delito.

Hay una organización entre los talamontes, los criminales y las autoridades para despojarnos de nuestras tierras”, explica Salvador Campamur, portavoz de los comuneros de Cherán. Así las cosas, los comuneros decidieron organizarse. Establecieron barricadas en las dos entradas del pueblo y 179 fogatas en los cuatro barrios que componen el municipio.

En grupos de cuatro familias hacen turnos para mantenerse en guardia en cada una de ellas, noche y día. Cinco señoras hacen la cena cada día en cada una de las barricadas y todo el pueblo cena allí. Así, más allá de protegerse, se empezó a recuperar la actividad comunitaria. Los niños dejaron de ir a la escuela porque los criminales amenazaron de cargar contra ellas, así que los maestros y maestras del pueblo han trasladado sus talleres a las fogatas donde siguen estudiando los niños de primaria y secundaria. En cada uno de los cuatro barrios se designaron 40 hombres mayores de 15 años, que asumen las tareas de vigilancia en lo que ellos llaman ronda comunitaria. No traen armas pero tiene un sistema de aviso por pirotecnia. Si hay una situación de peligro o un enfrentamiento llaman a todo el pueblo a concentrarse en la plaza, al truene de tres cohetes.

Aunque sin casi ser conscientes han establecido un ejemplo de autoorganización, la resistencia no es fácil. “Tenemos rabia e indignación. Quisimos defender nuestro bosque pero no pensamos en las consecuencias, no visualizamos contra quién nos estábamos enfrentando. No es que nos arrepintamos, pero estamos cansados: las desveladas, el trabajo colectivo, los alimentos escasean. Comer puro frijol, lentejas, eso sí cansa. Los niños ya se están enfermando, aunque les damos talleres, se están atrasando. Son muchos problemas”, explica una maestra del Barrio Tercero. Un niño de nueve años a su lado, dice que ya quiere volver a la escuela. Aún así, todos están determinados a seguir defendiendo su bosque. “Esto no es una demanda política o económica, va más allá, de nuestros bosques, de nuestra madre naturaleza, depende nuestra vida  y seguir viviendo en nuestro territorio y lo vamos a seguir defendiendo hasta que vuelva a la normalidad”, resume Salvador Campamur.

Para mantenerse, reciben la solidaridad de organizaciones sociales y religiosas que les proporcionan alimentos, como los que cocina Marcelina en una de las hogueras del barrio primero. “Cherán era una comunidad tranquila y transitada pero ya no hay seguridad, necesitamos una solución inmediata. Llevamos más de tres meses en la calle, se vela toda la noche, pendientes de que el enemigo pueda entrar en cualquier momento. El gobierno tiene que responder”, exige Marcelina mientras calienta las tortillas de maíz que van a alimentar a la vecindad. “Pedimos que venga la Policía federal o el Ejército. Pero el gobierno se hace el sordo y ciego porque no somos importantes para ellos”, agrega la maestra.

¿Pero, por qué no hacen nada?

Michoacán es la cuna del aguacate en México. El oro verde, como se llama este fruto en la región, es un fructífero negocio en la zona. Y curiosamente, una vez arrasados sus montes, a Cherán han llegado grupos de aguacateros que quieren rentarles sus tierras para plantar árboles de aguacate. Pero la comunidad se niega. En su cosmovisión indígena, la tierra es parte de ellos mismos. “Detrás de todo esto está el negocio de los aguacates. Han insistido en rentarnos las tierras ya destruidas para plantar aguacates pero no nos dejamos porque es un cultivo para ricos, necesita mucho agua y muchos insumos, además no es natural para nuestra tierra”, señala Campamur. En contraste, del bosque “depende el oxígeno, el agua, los niños, los animalitos, muchos recursos que se están acabando”, cuenta Marcelina.

Pero a estas alturas, no solo se trata de defender sus recursos naturales, sino de hacer justicia. Desde que implantaron las barricadas han asesinado a dos comuneros y desaparecidos otros tres. “Ya no son solo los árboles, ¿qué pasa con nuestros muertitos, con los desaparecidos?” inquiere a las autoridades el Padre Mora.

Como Mary, que aún cuando las lágrimas la ahogan, exige “que tengan corazón y que nos los regresen”. Su esposo, Rafael García, era el Comisario de Bienes Comunales, es decir la máxima autoridad en la comunidad. En febrero de este año, fue con otro compañero al campo a hacer unos trabajos comunitarios y al bajar al pueblo los golpearon y se los llevaron en plena calle.

Mary no puse la denuncia por miedo que viniesen por ella o por alguno de sus tres hijos. Y es que según los vecinos, el propio alcalde está con los talamontes. “Es nuestro enemigo”, apunta Marcelina. El Padre Mora, asegura que cuando lo increparon para que hiciese algo y llevase el caso ante instancias superiores, alegó que no era cosa suya. Tampoco se hace responsable el gobierno estatal, con el que se entrevistaron sin conseguir nada.

Mientras no tengan respuestas seguirán en pie de lucha, y aseguran que no celebrarán las elecciones municipales que tocan este noviembre. Desde su pequeño municipio, los indígenas purépechas de Cherán están dando una lección a México y al mundo, y ya se levantan como un ejemplo de resistencia y de dignidad.

Fotografías de Hans Musielik: (México)

http://periodismohumano.com/destacado/barricadas-contra-el-crimen-organizado.html

JBG de La Garrucha: El mal gobierno intensifica la campaña de contrainsurgencia.

JUNTA DE BUEN GOBIERNO EL CAMINO DEL
FUTURO CHIAPAS MÉXICO
LA GARRUCHA 7 DE JULIO DE 2011.

HERMANOS Y HERMANAS DEL PUEBLO DE MEXICO.
HERMANOS Y HERMANAS DEL MUNDO.
COMPAÑEROS Y COMPAÑERAS DE LA OTRA CAMPAÑA
COMPAÑEROS Y COMPAÑERAS ZAPATISTAS INTERNACIONAL.
HERMANOS Y HERMANAS DE LOS DEFENSORES DE LOS DERECHOS HUMANOS
ONESTOS, NACIONAL E INTERNANCIONAL.
A LOS MEDIOS DE COMUNICASION ALTERNATIVO.

LA JUNTA DE BUEN GOBIERNO DEL CARACOL III DE LA GARRUCHA.
DENUNCIAS A LA OPINION PUBLICA LOS HECHOS OCURRIDOS DURANTE LOS CUATRO MESES DE MARZO, ABRIL ,MAYO Y JUNIO DE 2011:

LOS MALOS GOBIERNOS FELIPE CALDERON JUAN SABINES GUERRERO Y EL PRESIDENTE MUNICIPAL DE OCOSINGO ARTURO SUÑIGA, HAN INTENSIFICADO LA CAMPAÑA DE CONTRA INSURGENCIA,MANIPULANDO A LOS DIRIGENTES DE LAS ORGANIZACION REGIONAL DE CAFETICULTORES DE OCOSINGO ( ORCAO ) PERO A LA VES LOS DIRIGENTES MANIPULAN ALOS VACES PARA EMFRENTARNOS ENTRE CAMPESINOS, ENTREGANDO TIERRAS RECUPERADOS SE VE CLARO QUE LOS MALOS GOBIERNOS QUIERE QUE ENTRE CAMPESINOS NOS EMFRENTAMOS Y NOS MATEMOS.

HECHOS:
EN EL POBLADO NUEVO PARAISO MUNICIPIO AUTONOMO DE FRANCISCO VILLA, UN GRUPO DE PERSONA DEL EJIDO GUADALUPE VICTORIA MUNICIPIO DE OCOSINGO CHIAPAS, SE POCESIONARON EN LA TIERRA RECUPERADO PERTENECIENTE DEL POBLADO PARAISO EL 3 DE MARZO DE 2011 TAMBIEN EN EL MISMO POBLADO EL PARAISO OTRO GRUPO DE PERSONAS DE LAS CONCHITAS DEL MUNICIPIO DE OCOSINGO ESTAN HACIENDO MILPA Y OTRO GRUPO DE PERSONA DEL EJIDO POJCOL DEL MUNICIPIO DE CHILON

LA JUNTA DE BUEN GOBIERNO INVESTIGO A LAS PERSONAS QUE OCUPARON LAS TIERRAS RECUPERADAS SON MIEMBRO DE LA ORGANIZASION REGIONAL DE CAFETICULTORES DE OCOSINGO LA ORCAO
ESTOS HECHOS OCURRIDOS LA JUNTA DE BUEN GOBIERNO DEL CARACOL III LA GARRUCHA INVITO LAS DIRECTIVAS DE ESTA ORGANIZACION, PARA QUE PASIFICAMENTE DESOCUPARAN LAS TIERRA RECUPERADOS, LA CUAL NO FUE POSIBLE LA PROPUESTA DE JUNTA DE BUEN GOBIERNO
TODO ESTAS PERSONAS DURANTES LOS CUATRO MESES YA CAUSARON VARIOS PROBLEMAS DENTRO DEL POBLADO NUEVO PARAISO MUNICIPIO AUTONOMO DE FRANCISCO VILLA CHIAPAS

MEXICO.
EL 7 DE MARZO DE 2011.
ROBARON 8 ROLLOS DE ALAMBRES DE PUAS DEL POBLADO NUEVO PARAISO GRUPOS DE GUADALUPE VICTORIA.

17 DE MARZO DE 2011 LOS MISMO GRUPO DE GUADALUPE VICTORIA CORTARON 4,500 MATAS DE CAFÉ DEL NUEVO POBLADO NUEVO PARAISO.

20 DE MARZO DE 2011 CORTARON MEDIA HECTARIA DE CAÑAL DONDE AHORA SE EN ENCUENTRA EL POBLADO DE GUADALUPE VICTORIA.

25 DE MARZO ROBARON MEDIA HECTARIA DE MILPA, TAMBIEN ROBARON UNA VAQUILLA DEL SR. JUAN GUTIERREZ GOMEZ DE UN VALOR DE $5,000.00, TAMBIEN CORTARON TRES HILAS DE ALAMBRE DE PUAS EL 25 DE JUNIO DE 2011 TUMBARON 5 MATAS DE CEDRO SACARON PURO PLANCHONES PARA VENDER TAMBIEN VARIAS MATAS DE OCOTE PARA SACAR TABLAS DE VENTAS CON LOS COMPRADORES,

TODO ESTOS LAMENTABLES HECHOS ESTAN PROBOCANDO LOS GRUPOS DE PERSONAS DEL EJIDO GUADALUPE VICTORA.
ESTOS PERSONAS DE PO’JCOL AY COMO 4 PERSONAS QUE TODO EL MOMENTO ESTAN ARMADO CON ARMAS DE JUEGO DE CALIBRE 22 Y DE 16 TIROS DE MISMO CALIBRE.
TAMBIEN ESTAN VENDIENDO GRAVA CON UNA CONSTRUCTORA DEL CAMINO SIN TOMAR EN CUENTA EL POBLADO NUEVO PARAISO SACANDO EN LA TIERRA RECUPERADO TODO ESTOS HECHOS OCURRIDOS COMO SI FUERA TODO ESTA EN CALMA PERO LA JUNTA DE BUEN GOBIERNO ESTA DE ESPERA DE RESPUESTA DE PARTE DE LAS AUTORIDADES DE LA ORCAO.

ESTAS PROBOCASIONES ESTAN DIRIJIDO POR LOS SIGUIENTES PERSONAS:
JOSE PEÑATE GOMEZ ALIAS OSMAR
PEDRO LOPEZ GARCIA
MARCOS HERNANDEZ MORALEZ
JOSE ALFREDO PEÑATE GOMEZ
Y MIGUEL CENTENO GUTIERREZ

LAS PERSONAS DEL GRUPO DE POJCOL MUNICIPIO DE CHILON.
ALDOLFO RUIZ GUTIERREZ,
DOMINGPO GUTIERREZ RUIZ
BERZAIN GUTIERREZ GOMEZ,
BALDEMAR GUTIERREZ GOMEZ
MIGUEL GUTIERREZ GOMEZ
JERONIMNO GUTIERREZ PEREZ,
ANDRES GUTIERREZ PEREZ.
ELICEO GUTIERREZ PEREZ.

LAS QUE DIRIGE DE LAS CONCHITAS :
FIDELINO GOMEZ MORALEZ,
CARMELINO RUIZ GUILLEN,
FIDELINO GOMEZ LORENZO
MARCOS GOMEZ MORALEZ, AL PARECER QUE ES PROMOTOR DE DERECHOS HUMANOS.

TODO LOS QUE ESTA PASANDO CON TODO ESTAS PERSONAS LAS AUTORIDADES DE LA JUNTA DE BUEN GOBIERNO ESPERO ESTOS CUATRO MESES DE QUE LOS HERMANOS DE GUADALUPE VICTORIA QUE DESOCUPE LA TIERRA RECUPERADO.
EL GOBIERNO FEDERAL Y ESTATAL MUNICIPAL Y LOS QUE ENCABEZAN ESTE GRUPO DE GENTE QUE ESTA PROBOCANDO LA ORGANIZACION, SON ASESORADO POR LOS TRES NIVELES DEL GOBIERNO FEDERAL ESTATAL Y MUNICIPAL.

ASI QUE LA JUNTA DE BUEN GOBIERNO TODO LAS TIERRAS RECUPERADOS DE 1994 SON NUESTRAS Y BAMOS A DEFENDER CUESTE LO QUE NOS CUESTE SOMOS LOS VERDADEROS DUEÑOS.

ESTAMOS HASTA LA MADRE DE TODO LAS PROVOCACiONES ASI QUE DE PARTE DE LOS TRES NIVELES DE GOBIERNO. TAMBIEN DE LOS GRUPOS DIRIGENTES DEL (ORCAO), TANTO DEL PRESIDENTE ANTONIO JUAREZ CRUZ..
LE DESIMOS QUE SU GENTE QUE DESOCUPE LA TIERRA DE LOS BASES DE APOYO DEL POBLADO NUEVO PARAÍSO, TANTO AL GOBIERNO FEDERAL ESTATAL Y MUNICIPAL, QUE LE DIGA A SU GENTE QUE DESOCUPE AL POBLADO NUEVO PARAISO, PARA EVITAR PROBLEMAS QUE LAMENTAR.

LA JUNTA DE BUEN GOBIERNO LE AVISAN QUE LAS PERSONA QUE ESTAN EN LA POCESION QUE SAQUEN SUS PERTENENCIA LAMINAS MADERA QUE TRAGIERON DE SU TIERRAS QUE LLEVEN Y QUE DEJAN LA TIERRA RECUPERADO. LA MANDERA QUE SACARON EN LA TIERRA RECUPERADO QUE LO DEJEN EN CASO CONTRARIA SI SUCEDE GRAVES PROBLEMAS QUE LAMENTAR RESPOSABILIZAMOS DIRECTAMENTE A LAS AUTORIDADES DEL GOBIERNO Y LAS DIRECTIVAS DEL ORGANIZACION REGIONAL DE CAFETICULTORES DE OCOSINGO LA (ORCAO )

TAMBIEN DENUNCIAMOS ENERGICAMENTE AL MAL GOBIERNO FEDERAL Y ESTATAL Y MUNISIPAL, SOBRE LA ZONA ARQUEOLOGICA TONINA MUNICIPIO AUTONOMO DE FRANCISCO GOMEZ CHIAPAS MEXICO,MANIPULANDO ALA SEÑORA MARIA SOCORRO ESPINOZA TRUJILLO, y LAS HIJAS DE LA SEÑORA ANTES MENCIONADO BERENICE CRUZ ESPINOZA. Y DALIA MARIBEL CRUZ ESPINOZA ASESORADA POR LOS MALOS GOBIERNO PARA QUE BENDA LA TIERRA RECUPERADA POR LOS EZLN.

TODO LA RIQUESA NATURAL DE NUESTRO TERRITORIO LO BAMOS A DEFENDER POR QUE SABEMOS QUE EL GOBIERNO FEDERAL ESTATAL Y MUNICIPAL LO QUIERE LA TIERRA PARA BENDER EN OTRO PAIS PARA GRANDES HOTELES Y RESTAURANTES LA JUNTA DE BUEN GOBIERNO LO BAMOS A DEFENDER POR QUE ES EL PATRIMONIO QUE DEJO NUESTRO ANTEPASADO, ESTE PATRIMONIO ES DEL PUEBLO DE MEXICO, Y NO ES DEL GOBIERNO QUE OFRESE LA TIERRA CON OTRO PAISES MIENTRAS LA TIERRA ES RECUPERADOS DEL EZLN.
ASI QUE LA ZONA ARQUELOGICA TONINA y LOS DE MAS RiQUESAS DE LA MADRE NATURALEZA LO BAMOS A DEFENDER LA TIERRA DE TONINA DE OCOSINGO.

OTRO CASO LOS TRES NIVELES DE GOBIERNO FEDERAL ESTATAL Y MUNICIPAL ASESORAN A LOS DIRIGENTES DE LA ORGANIZACION REGIONAL DE CAFETICULTORESDE OCOSINGO (ORCAO )EN UNA TIERRA RECUPERADA POR EL EZLN POBLADO NUEVO ROSARIO SON MIEMBROS DE LA (ORCAO) Y HAY OCHO PERSONA QUE NO TIENE NINGUN PARTIDO.
ESTA TIERRA RECUPERADO ES DEL MUNICIPIO AUTONOMO DE SAN MANUEL ESTA PERSONAS NO ESTAN DE ACUERDO DE QUE LOS MIEMBROS DELA ORGANIZACION LA (ORCAO) ESTAN TUMBANDO MUCHOS ARBOLES PARA BENDER LEÑA EN OCOSINGO TODO ESTOS LA JUNTA DE BUEN GOBIERNO, DENUNCIA PUBLICAMENTE LAS PROCACIONES DE LOS GRUPOS DE ESTA ORGANIZACION LA (ORCAO) EN CABEZADO POR ANTONIO JUAREZ CRUZ.

ESTOS GRUPOS DE PERSONA RENTA LA TIERRA RECUPERADO ESTE GRUPÓ DE PERSONA AL GANADERO DE SAN CRISTOBAL DE LAS CASAS SR. ALEJANDRO ALCAZAR OCUPA UNA PARTE DEL TERRENO RECUPERADO PORA LA RENTA DE SU GANADO POR LOS GRUPOS DE (ORCAO) ASI LAS OCHO PERSONAS NO ESTÁN DE ACUERDO DE LAS MALAS MAÑAS QUE COMETEN LOS GRUPOS DE (ORCAO) SABEMOS QUE TODO ESTOS ES LO QUE QUIERE LOS TRES NIVELES DE GOBIERNO, QUE LOS MISMOS INDÍGENAS Y CAMPESINOS EMFRENTEN ENTRE ELLOS MISMOS.

TODO ESTOS PROBLEMAS AN PROBOCADO DESTROSO DE LA MILPA DEL MUNICIPIO AUTONOMO DE SAN MANUEL DE LOS BACES DE APOYO ZAPATISTAS CORTANDO A LOS ALAMBRADOS PARA QUE PENETRAR A LOS ANIMALES PARA ASER DESTROS EN LA MILPA.ESTOS HECHOS SON PROVOCACIONES DE PARTE DE LOS DE (ORCAO) , TAMBIEN. A LOS . GRUPOS DE (ORCAO) LES ESTAN QUITANDO LA MILPA DE LOS 8 PERSONA QUE VIBE EN LA MISMO POBLADO NUEVO ROSARIO PERTENECIENTE DEL MUNICIPIO AUTONOMO DE SAN MANUEL EN LA TIERRA CUPERADO QUE NO ESTAN EN NIGUNA ORGANIZACION.
MIENTRAS QUE EL GOBIERNO OFRESIENDO TERRENOS EN LOS CENTROS ECOTURISTICOS EN OTROS PAISES PARA GRANDES OTELES Y RESTAURANTES, CABAÑAS. BENEFICIO DE LOS GARANDES EMPRESAS TRASNACI0NALES.

ESTOS SON LOS HECHOS QUE ESTA OCURRIENDO EN NUESTRO TERRITORIO ZAPATISTA CARACOL III LA GARRUCHA.CHIAPAS MEXIC0. 7 DE JULIO DE 2011

A T E N T A M E N T E:
LAS AUTORIDADES DE LA JUNTA DE BUEN GOBIERNO

 —

http://enlacezapatista.ezln.org.mx

RAMIRO VAZQUEZ PEREZ
ALFREDO MONTEJO GARCIA
JUAN CARLOS SANTIZ HERNANDEZ
ANDREA MENDEZ CRUZ

“El Estado mexicano se ha preparado para hacer una guerra contra su población civil”, Frayba.

¿Cuál es la historia del Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas, mejor conocido como El Frayba?

– El Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas nace en 1989 por iniciativa del obispo emérito Don Samuel Ruiz García. Él lo crea desde la estructura de la Diócesis de San Cristóbal. Había y sigue habiendo muchísimas injusticias, y una gran necesidad de asesoría que pedían los pueblos indígenas sobre cuestiones de Derecho. El nombre se debe a que aquí Fray Bartolomé de las Casas es un ícono. Desde la colonia fue el primer defensor de los derechos de los indígenas y esta fue su Diócesis.

Este año el Centro va a cumplir 22 años y en todo su caminar ha cambiado la forma de cómo ha trabajado. En un principio era como un buffet de abogados que ayudaba en cuestiones jurídicas. Pero el concepto ahora es la defensa integral de los DDHH. Es ir acompañando a los pueblos en procesos de defensa de los derechos. Entonces mucho tiene que ver con los modos o las formas que los pueblos tienen para ejercer sus derechos. Todo depende de qué es lo que quiere el pueblo. Nosotros siempre actuamos como centro a petición.

Parte de nuestra misión es caminar al lado del pueblo pobre, excluido y organizado. Apostamos a todos estos procesos colectivos que están trabajando y están tratando de hacer un nuevo modelo. Un nuevo sistema económico, político, etcétera. No quiere decir que no atendamos a todos los demás, pero como Centro nos enfocamos principalmente en los derechos de los pueblos indígenas.

– ¿Cuál es la situación de los indígenas en México y en Chiapas?

– La situación de los pueblos ha sido y es terrible, porque al final es un modelo económico el que está provocando esta violencia. El Estado es un operador de los proyectos económicos y políticos neoliberales que están chocando o con quienes tienen propuestas, o tienen territorios que les interesa a esta economía poderosa. Muchos de esos pueblos no quieren ceder a esos proyectos, y ahí vienen todas estas confrontaciones y violaciones. Son brutalmente golpeados usando al Estado. Al Estado hablando del Estado Federal, y los Estados estatales. Usando grupos de corte paramilitar, grupos de corte parapolicial. El Estado al final es un operador y ni siquiera se va a quedar con la riqueza.

En Chiapas en particular, los avances de estos proyectos han sido muy fuertes y muy violentos. Avanzaron por donde pudieron avanzar, pero ya están llegando a las puertas de las comunidades que tienen que desalojar, que más se están resistiendo. Entonces la escalada se está poniendo peor, porque lo que está haciendo el Estado es provocar conflictos. Es una estrategia muy vieja que se ha usado en muchos lados: provocas un aparente conflicto interno, entonces el Estado resguarda la zona, el lugar, el territorio, para que “no se maten entre ellos”. Se necesita un control del territorio, tanto físico como político. Sólo estos intentos y estas situaciones de control traen un sin número de violaciones de DDHH.

Acá están la mayor parte de los recursos naturales: agua, petróleo, gas, minas, que realmente no han sido explotadas como ellos quisieran. Y sigue habiendo esta resistencia que no les permite explotarlas directamente. Entonces nosotros vemos un escenario de guerra peor para México y esperemos que todos esos grupos y la solidaridad internacional eviten que esto sea peor.

– ¿Cuáles son estos proyectos que necesitan control territorial?
– El proyecto principal que nos afecta en México es el Proyecto Mesoamérica, que antes era el Plan Puebla Panamá. México y Colombia son los dos puntos de este proyecto, y Colombia es un ejemplo de cómo lo quieren hacer aquí. Porque según ellos sí les está funcionando y los países tienen características parecidas: tienen insurgencia, tienen narcotráfico, tienen pueblos indígenas, etcétera. Entonces están  colombianizando México, para tener mayor poder de penetración y control. Para allá va esta dizque guerra contra el narcotráfico que está haciendo el Gobierno Federal. Entonces la violación creemos que va a ir para peor, porque para el 2015 el Proyecto Mesoamérica tiene que dar sus primeros resultados.

En las cascadas de San Sebastián Bachajón quieren poner un centro turístico grandísimo. El problema es que hay gente que sí está a favor porque son del gobierno, pero hay bases de apoyo del EZLN y gente de la Otra Campaña que no quieren dar esos terrenos para poner hoteles. Los quieren para seguir sembrando. Y Mitzitón es la autopista que va desde San Cristóbal a Palenque. O sea, como se va a llegar a Bachajón. Y claro, ellos no quieren ceder ese territorio. Pero los tienen que hacer a un lado ya. Porque ya urge poner los hoteles. Porque las empresas transnacionales pierden dinero si no los ponen. Entonces hay que golpearlos, hay que destruirlos.

Por eso nosotros alejamos un poco el lente. Los conflictos se ven en lugares pequeños, comunidades. Pero si te alejas, lo que vas a ver es que atrás de todo está este gran proyecto económico y político. Y este proyecto es el que está causando esos conflictos internos en las comunidades. Los pueblos dicen “nosotros estamos defendiendo, no una caseta de cobro como en Bachajón, estamos defendiendo nuestro territorio y nuestra tierra. No queremos hoteles”. Y ahí está la confrontación. Claro, ya si te acercas, son pueblos pequeños contra este monstruo, apoyado por todo el dinero y todo el recurso y todas las opciones militares de Estados Unidos.

Y en México es lo mismo. Si vas viendo donde están los conflictos más fuertes, pues ahí hay recursos. Lo que están haciendo es quitar a la población. No podían, pero ahora con la supuesta guerra contra el narcotráfico lo están haciendo. Hacen una masacre y pues la gente se va. Ahí no te queda de otra. Y entonces ya tienes control territorial. Y pronto verán que en esos lugares donde había gente, aparecerán empresas mineras. Entonces ahorita en México se está dando una lucha por el territorio.

– ¿De qué manera trabaja el Estado para golpear a los movimientos?

– Con lo que hemos documentado consideramos que ha cambiado un poquito su estrategia. En el ‘94 su estrategia fue muy como en Colombia: crear grupos civiles armados que se podían identificar. Pero hubo un cambio en México. Durante ochenta años siempre gobernó el PRI, el Partido Revolucionario Institucional, pero en el 2000 vino el PAN (Partido Acción Nacional), un partido de ultraderecha que cambió la estrategia. Entonces, en vez de crear grupos paramilitares y confrontarlos, fue por la compra de conciencias y por la derrama económica brutal, en todos los lugares donde había o hay presencia de personas que estén revelándose.

Son programas que le llaman de apoyo a la población. Programas millonarios. Pero lo que tienen en el fondo es un carácter totalmente contrainsurgente, porque van con una derrama muy fuerte de dinero para romper las resistencias y para dividir las comunidades. Y les ha funcionado. Ha confrontado a la gente de las comunidades, porque la resistencia en la pobreza extrema es muy dura. Y con los programas, lo que hacen es ir con una cara dizque amable y bonita, a llevarles muchísimo dinero, luz, agua, coches. Pero no tienen un carácter realmente de desarrollo, es un programa específicamente contrainsurgente, porque no les asegura un futuro.

Es difícil decir que esos programas son contrainsurgentes cuando dicen que la ONU los está avalando. Pero detrás de esto está la acción contrainsurgente, está documentada, pero es difícil sacarlo a la luz. Todos van a decir “No, cómo crees…¿La ONU?”. Pero la ONU en Chiapas no sido nada neutral y de carácter contrainsurgente.

El hecho de avalar programas y situaciones de un Estado que tiene un control férreo de los medios de comunicación tipo dictadura, que ante cualquier expresión en contra de las políticas estatales hay hostigamiento, represión, criminalización y cárcel. Ya ha pegado a campesinos, como siempre, a ejidatarios, pero a periodistas y ahora hay un director del Centro de Derechos Humanos Digna Ochoa de Tonalá preso. Entonces eso es totalmente una dictadura.

Criminalizan a defensores de Derechos Humanos que llegan a documentar una situación, diciendo que ellos son los principales delincuentes de una acción y los encarcelan. Los acusan de motín, que es algo que se les acusa a grupos subversivos. Eso es criminalización, y ese es el rostro real de México y del Estado de Chiapas. Eso pasa todos los días, eso sucede con todos, todo el tiempo. El Estado mexicano, tanto federal como estatal, ha venido preparándose para hacer una guerra en contra de su población civil, para lo que ha modificado leyes y le ha dado poder al Ejército.

– ¿Qué otros métodos de contrainsurgencia se están usando hoy en día?

– La otra es que estos grupos que fungían como paramilitares, se insertaron en organizaciones más amplias, de corte social y campesino. Entonces, es mucho más difícil poder acusar o señalar a tal organización como una organización paramilitar, porque no todos son. Son algunos, son grupos, que a partir de esa organización salen, hacen sus acciones contrainsurgentes y se vuelven a cobijar. Ha cambiado un poco la estrategia y hace que se nos dificulte tanto a los centros de DDHH como a los pueblos, tener bien identificadas estas situaciones.

En la Organización para la Defensa de los Derechos Indígenas y Campesinos (OPDDIC) no todos son paramilitares. Hay gente que es tranquilamente campesina y se dedica a lo suyo. Pero adentro están los que formaron otros grupos paramilitares. Eso es lo difícil. No podemos decir “la OPPDIC es paramilitar”. Podemos decir “dentro de la OPPDIC hay gente que está haciendo un trabajo paramilitar”, pero la OPPDIC como tal, no. Es una estrategia, porque si tú acusas directamente a una organización grande, se te va a venir encima toda la organización. Y realmente no todos lo son. La estrategia cambia, ya pasa un nivel más de todas las estrategias que hicieron en Centroamérica y Sudamérica. Ahora es un paramilitarismo y una contrainsurgencia muy social.

– ¿Qué papel juega la guerra contra el narco en este contexto?

– Toda esta guerra contra el narcotráfico es una justificación para hacer unas leyes que sin este teatro de la guerra no podrían justificar. Como tener al Ejército en las calles todo el tiempo, poder entrar a cualquier comunidad, a cualquier casa, a cualquier lugar y detener quien sea diciendo que pueden ser delincuentes.

Que sea legal el arraigo. Porque al final el arraigo es una detención preventiva. Y eso no puede ser. O te detienen y te acusan formalmente, o no te detienen mientras te investigan. Y aquí no. Aquí te detienen con esa figura del arraigo, que está creada para la delincuencia organizada. En Chiapas, el 90 por ciento de los que han arraigado no son por el crimen organizado. han sido por movimientos campesinos y han sido periodistas. Están utilizando esas reformas para criminalizar y para golpear a las organizaciones, a los movimientos sociales y a los defensores de los DDHH.

También ha habido una constante estrategia mediática de criminalizar a ciertas organizaciones, siempre tratando de vincularlas con la delincuencia organizada, siempre tratando de aparentar que lo que hacen algo tiene que ver con la delincuencia. Contra el Frayba llevamos por lo menos dos años de una campaña permanentemente en medios de comunicación. Aparte de un veto bastante fuerte que ahora se abrió un poquito, pero teníamos un veto total. No había ningún medio de comunicación nacional o local que sacara nuestra palabra.

– ¿Cómo está la situación de los observadores de Derechos Humanos?


En México ser periodista o defensor de Derechos Humanos son los trabajos más peligrosos. Ya estamos como el segundo o tercer lugar a nivel mundial donde más matan a periodistas, y donde más matan a defensores de DDHH. Es el Estado el que lo está haciendo, pero se cubre con esta dizque delincuencia. Al final, la delincuencia organizada y el Estado son lo mismo en México. Entonces eso es lo peligroso que nosotros vemos.

Esa situación no ha llegado tanto al sur. Está más en el centro y norte de México, que es esa guerra en las calles. Pero es una guerra del Estado mexicano contra su propia población. Nosotros creemos que ese escenario lo van a traer al sur, como una forma de deshacerse de todas las organizaciones que tienen proyectos alternativos. Ya llegó a Oaxaca, ya llegó a Guerrero, que junto a Chiapas son los estados tradicionales de movimientos sociales muy fuertes.

A nosotros nos preocupa eso. Traerán esta supuesta guerra contra el narcotráfico y entonces darán parejo. Nos podrán detener o matar y dirán “es que estaban relacionados con el crimen organizado”. Nos inventarán como siempre mil delitos y hasta ahí quedará. Y se van a deshacer de nosotros como centros de DDHH, como organizaciones campesinas o como el EZLN.

– ¿Cómo cambió el panorama el levantamiento zapatista del ‘94?

– El ‘94 puso un escenario diferente, un escenario de guerra que no se había vivido tanto en el Estado. Porque conflictos siempre ha habido. Chiapas es muy complicado, porque hay muchísimas organizaciones. A veces una comunidad es de una organización y dentro de dos años es de otra, y después de otra. O se dividen y después se juntan. Siempre hay un constante flujo de entrada y salida de gente. La situación depende del momento, del tiempo y de la coyuntura que esté sucediendo.

Lo que sí hay, es un Estado que se ha comportado siempre igual. En contra de quien sea. Y que utiliza todo lo que sabemos que han utilizado en Sudamérica y en Centroamérica para control social y político. Las mismas estrategias que hemos visto una y otra vez en todos lados, las usan y las siguen usando. Entonces digamos que la situación de los DDHH siempre es complicada.

El primero de enero de 1994 entraba en vigor el Tratado de Libre Comercio entre Canadá, Estados Unidos y México. Ese día aparecieron los zapatistas y trajeron la construcción de un modelo que choca de frente contra el modelo capitalista. Entonces ya imaginarán lo que puede venir. O sea, no pueden coexistir. Uno de los dos es el que tiene que no existir. Y los dos supongo que harán lo que sea para que su modelo sea el que quede.

Al final, el del ‘94 es uno de los movimientos que más ha resistido. Es la organización que más ha durado luchando en México. Y para México eso es bastante nuevo. Normalmente a las organizaciones de ese corte las han reprimido fuertísimo. Las han deshecho. Las dejan otra vez en núcleos muy chiquitos. Hay otras organizaciones en México, pero el EZLN es la única que tiene una base civil y un ejército que ha estado bastante intacto a pesar de embestidas muy fuertes en sus 17 años de luz pública. Y siguen construyendo, entonces eso es lo nuevo.

– Una ofensiva emblemática fue la de Acteal en el ‘97

– Es parte del mismo proceso. Acteal era un campamento de desplazados de varias comunidades, incluyendo comunidades donde había grupos paramilitares. Y se ubicaron cerca de donde sí hay comunidades de Bases de Apoyo. El EZLN venía creciendo muy rápido hacia esas partes, hacia los Altos y hacia el norte del Estado.

Entonces la masacre de Acteal fue un ejemplo. Una masacre para que la gente no siga metiéndose en las organizaciones. Fue un grupo de paramilitares entrenados por el Estado mexicano, armados, que llegaron a masacrar a las personas que estaban en ese lugar. En un campamento de refugiados. No fueron a la comunidades Bases de Apoyo, fueron a un campamento de refugiados. Claro, los de Acteal dijeron “nosotros no somos zapatistas, nosotros no somos del EZ, porque nos van a hacer daño”.

Don Samuel estuvo cerca desde el primer momento. Es el proceso más antiguo que tiene el Frayba. Ha estado con ellos durante los trece años desde que sucedió la masacre. Se detuvieron a muchas personas. Muchos de ellos fueron señalados por las propias víctimas y por los sobrevivientes como los autores materiales. Ellos los reconocen. Sin embargo, la Suprema Corte de Justicia de La Nación de México dijo que hubo un mal procedimiento. Ellos no opinan sobre si son inocentes o culpables. Y con este supuesto alegato quedan libres.

Pero para nosotros ahí están retorciendo las leyes y haciéndolo para beneficiar a estas personas que son señaladas. La Suprema confirma esta estrategia contrainsurgente. Al autor material pues al final lo liberan y entonces este proceso queda en impunidad. La preocupación de los sobrevivientes es que los asesinos están regresando y prometieron venganza. Les dijeron que cuando salieran se iban a vengar de porque los habían metido en la cárcel. De los autores intelectuales ni se diga. Nadie, jamás, no los han ni siquiera requerido. En México lo que más hay es la impunidad. Aquí no hay justicia. Ni siquiera el Estado mexicano reconoce que hay grupos paramilitares.

Nosotros monitoreamos todos esos temas y los documentamos. Y como parte de nuestro monitoreo, hay uno que se llama Conflicto armado interno no resuelto. Porque para nosotros, este conflicto que empezó en el ‘94, todavía no ha terminado. No se puede hablar de reconciliación o de paz, porque el Estado sigue en guerra. A lo mejor no hay una guerra de balas, pero está en una situación de guerra. De posiciones, de toma de territorio, de desgaste, de cárcel, de matar gente. Ahora se matan más de forma selectiva. El Ejército sigue en las mismas posiciones e inclusive han puesto más militares por esta dizque lucha contra el narcotráfico.

Eso es lo que nosotros hemos podido documentar. Tenemos el Plan de Campaña ‘94, que es un documento de la Secretaría de la Defensa Nacional que hizo para confrontar al EZLN y ahí vienen muchas de estas cuestiones que las pueden ver, que siguen y continúan. Entonces a nosotros nos preocupa este escenario, que se ha podido equilibrar con toda la solidaridad internacional, con los observadores internacionales, con los Centros de Derechos Humanos, que lo han hecho visible. Se ha podido hacer que no pasen cosas tan graves. Pero si encima le pones esta dizque lucha contra el narcotráfico, va a ser muy complicado. Para todos.

– ¿Tienen conocimiento sobre la situación de derechos humanos a lo largo del continente?

– Nosotros colaboramos con algunos medios en Sudamérica, Centroamérica y las denuncias son muy parecidas. Al final son contra la minería, contra el despojo de tierras. Es la misma dinámica a nivel americano. No hay que perder de vista que los conflictos y las violaciones a los DDHH no surgen solitas en la comunidades. Es por este Proyecto Mesoamérica, que es operado por el Gobierno Federal y el Gobierno Estatal para beneficio de las transnacionales.

Al final el proyecto de Estados Unidos, el famoso ALCA (Área de Libre Comercio de las Américas) no lo han podido implementar. Cada vez más países se oponen y Estados Unidos lo ve cada vez más complicado. Entonces creo se van a poner más pesados, como sólo ellos saben, y ahí es donde nosotros tenemos la preocupación. Si no les ha llegado, les va a llegar. Si viven en algún lugar donde puede haber una mina, los tratarán de despojar tarde o temprano. Y curiosamente, donde están los recursos que necesitan los EEUU, están los pueblos indígenas. En toda Latinoamérica. Es la misma historia que vamos a escuchar una y otra vez.

Es una constante. Desde que llegaron los españoles en el 1500 no ha parado. Ha habido mejoras, claro. En Chiapas ya no hay tiendas de raya. En las fincas te daban vales para que en las mismas tiendas del patrón pudieras cambiar tus productos. Existieron hasta 1993. Con el ‘94 eso cambió. Ahora los pueblos pueden andar por las banquetas. En San Cristóbal tenían que andar por la calle. Cambiaron cosas y siguen cambiando, pero todavía está bastante fuerte la situación.

Pero también vemos que existe la otra parte de esperanza. Lo positivo es que en toda Latinoamérica, incluyendo México y Chiapas, está la resistencia, que están los pueblos organizándose, a pesar de estas envestidas tan fuertes y brutales. Para nosotros como Centro, ahí está nuestra apuesta. A ese modo. Si decidimos acompañar a un proceso y a un pueblo, pues no podemos ser tan neutrales. Pero es nuestra misión y una visión. Ya falleció nuestro presidente fundador, Don Samuel, pero esa fue la misión que dejó. Acompañar a los pueblos.

– ¿Cómo sintieron la presencia de los poderes políticos en el velorio de Don Samuel?

– Creemos que el enviado del Vaticano y Calderón querían montarse en todo esto, porque realmente nunca estuvieron cerca. Y Don Samuel, hasta en sus últimos días, estuvo firme en lo que creía. Estar al lado del pueblo pobre y organizado. Y todo esto de que viniera el Gobernador, el Presidente, el Vaticano, fue un show mediático que inventó el Estado para apropiarse de su fallecimiento. Porque es un evento internacional, y en vez de permitir que se expresaran realmente los pueblos, pues lo acapararon ellos para que no pudiera salir todo esto de lo pueblos.

Pero su trabajo está vivo. El trabajo de Don Samuel en Chiapas ha sido muy grande, ha dejado un sin número de organizaciones, un sin número de procesos que siguen trabajando y que van a seguir adelante. Es una semilla de esperanzas, todo ese trabajo que está y que el Estado no ha podido ni podrá frenar.

http://desinformemonos.org

JBG de Oventic: Informe de la situación de bases de apoyo desplazadas y denuncia represión.

JUNTA DE BUEN GOBIERNO
CORAZON CENTRICO DE LOS ZAPATISTAS DELANTE DEL MUNDO
SNAIL TZOBOMBAIL YU’UN LEKIL J’AMTELETIK
TA O’LOL YO’ON ZAPATISTA TA STUK’IL SAT YELOB SJUNUL BALUMIL

13 de octubre 2010.

A LA OPINIÓN PÚBLICA
A LA PRENSA NACIONAL E INTERNACIONAL
A LA SOCIEDAD CML NACIONAL E INTERNACIONAL A LOS ORGANISMOS DE LOS DERECHOS HUMANOS A LOS MEDIOS ALTERNATIVOS
ALAS y LOS ADHERENTES DE OTRA CAMPAÑA
A LAS Y LOS ADHRENTES DE LA SEXTA INTERNACIONAL HERMANOS Y HERMANAS

Nosotros, la Junta de Buen Gobierno Corazón Céntrico de los Zapatistas delante del mundo, zona Altos de Chiapas, México.

Queremos dar en el conocimiento de todos que el 12 de octubre del presente año, retornaron a su comunidad de origen nuestros compañeros y compañeras, que fueron desplazados desde el 9 de septiembre del presente año por las amenazas y agresiones de la gente de los partidos políticos del Ejido San Marcos A viles, municipio oficial de Chilon.

El retorno fue acompañado por una comisión de los compañeros y compañeras de algunos municipios cercanos de San Marcos Aviles.Ahora están ya en su comunidad nuestros compañeros, porque no es justo que muchos niños, mujeres, ancianos y enfermos estén sufriendo todo tipo de necesidades y privacidades fuera de su pueblo de origen, mientras los agresores están gozando su libertad, recibiendo el respaldo y todo tipo de apoyo de los gobiernos municipales, Estatales y federales.

Nuestros compañeros y compañeras ya están en sus humildes casas aunque saqueadas y algunas semidestruidas por los agresores, pero nuestras bases de apoyo allí van a estar porque nuestros compañeros y compañeras tienen derecho vivir en su pueblo y trabajar en sus tierras; no van a molestar a nadie, solo quieren vivir en su pueblo y trabajar para sobrevivir porque no van a estar pidiendo limosna del mal gobierno, nuestros compañeros van a vivir y comer de sus propios trabajos y sudor.

Nuestros compañeros van a seguir trabajando para construir su autonomía en la salud, en la educación, en los trabajos colectivos y formar sus propias autoridades, pero respetando a los demás, siempre y cuando también sean respetados sus derechos, pero no van a estar sometidos por la voluntad de las autoridades oficiales o de la gente de los partidos políticos.
Si algo les pasa a nuestros compañeros y compañeras que ya están en su comunidad, los responsables son los gobiernos municipales, estatales y federales que asesoran, financian y arman paramilitares y manipulan a la gente pobre y miserable.

Los zapatistas no molestamos a nadie, no desalojamos a nuestros hermanos de los partidos, no perseguimos a nadie, no robamos las tierras de nuestros hermanos campesinos ni cualquier otra pertenencia de otros hermanos pobres, solo defendemos lo que es nuestro, lo que son nuestro derechos; nosotros vivimos y comemos de nuestros propios trabajos y sudor, pero sí queremos luchar por la verdadera democracia, libertad y justicia para todos. Y estos son nuestros delitos como zapatistas.

Por eso los gobiernos federal, Estatal y municipales preparan paramilitares, forman caciques y compran gente pobre para atacar y destruir nuestra lucha, nuestra resistencia y seguir con las amenazas, agresiones, desalojos y robo de las tierras y pertenencias de nuestros compañeros bases de apoyo. Así como hicieron con nuestros compañeros y compañeras de la comunidad del Pozo municipio oficial de C’ancuc, que fueron agredidos y atacados violentamente por personas de los partidos políticos, solo porque nuestros compañeros y compañeras también quieren tener sus derechos de los servicios de agua y de luz eléctrica, y ahora tienen presos injustamente a 3 de nuestros compañeros culpándolos de la muerte de un priista en la agresión que ellos provocaron, cuando algunos compañeros al ver que sus compañeros ya los estaban matando y al sentirse atacados ellos mismos tuvieron que actuar para defenderse y defender a sus compañeros.

Pero esos compañeros que se defendieron y defendieron a sus compañeros, se huyeron por temor de ser detenidos y asesinados por los agresores, por eso nuestros compañeros hasta ahora no sabemos dónde se encuentran, pero no son los que están en la cárcel ahora, nuestros 3 compañeros están injustamente presos porque ellos no tienen nada que ver con la muerte de ese prisita. Nuestros 3 compañeros: Miguel Hernández Pérez, Diego Martínez Santis y Miguel Méndez Santis presos en el CERESO 5, en la comunidad de los Llanos municipio de San Cristóbal de las Casas Chiapas, son “inocentes”.

Pero los malos gobiernos, con sus jueces y su ministerio público no saben hacer justicia porque no investigan bien y condenan en la cárcel a personas inocentes, pagando lo que no han hecho.

Los gobiernos de nuestro país y su gente afiliados en los diferentes partidos políticos están cometiendo tantas injusticias y persecución contra nuestros compañeros zapatistas y en contra de otros luchadores sociales.

Pero queremos decirles a los malos gobiernos y sus cachorritos, que los zapatistas ya no vamos a permitir que sigan con sus maldades contra nuestros pueblos en lucha, ya no vamos seguir permitiendo mas agresiones y desalojos de nuestros compañeros bases de apoyo; porque nuestros compañeros y compañeras no tienen ninguna culpa, solo porque quieren ejercer sus derechos a la educación, a la salud y a su autonomía.

Pero que sepa todo el pueblo de México, que sepa el mundo entero que en Chiapas y en México “es delito ejercer los derechos a la educación, a la salud y a la autonomía como pueblos”. Porque los únicos delitos que tienen nuestros compañeros por lo que son amenazados, atacados y perseguidos es porque quieren tener su propia educación autónoma para sus hijos, quieren vivir con derechos y con justicia, quieren ser respetados como seres humanos.

Pero está bien claro que los malos gobiernos Estatales, federales y municipales, a cualquier costo nos quiere destruir, nos quiere aniquilar, porque los zapatistas hablamos con la verdad, porque no decimos mentiras, porque decimos claro que los asesinos, los provocadores, los agresores, los injustos y los destructores de la humanidad son los malos gobernantes y los poderosos, porque son ellos los que están saqueando la riqueza de nuestro país, destruyendo a la naturaleza, masacrando a nuestros pueblos, asesinando y metiendo a la cárcel a gente inocente.

Son los malos gobiernos que entregan la riqueza de nuestro país en manos de grandes empresas nacionales y extranjeras, son ellos los que invaden y ocupan nuestros territorios. Y ahora dice el mal gobierno que ya no hay tierras para los campesinos, que no hay agua y luz para los pueblos, y cuando les da un poco de servicios, nuestros pueblos tienen que pagar altos impuestos y los que no pagan se les corta la luz y el agua. Si nuestros compañeros no pagan el impuesto predial le quitan las tierras y se lo entregan a los paramilitares y a los caciques.

Contra los pueblos que luchan y defienden sus derechos, los malos gobiernos organizan y utilizan a la gente indígena y pobre para amenazar, agredir y desalojar a sus propios hermanos del pueblo a cambio de apoyos económicos y sociales como viviendas, letrinas, despensas y dinero en efectivo. Entonces ¿donde está la justicia, donde están los derechos y la igualdad que tanto pregonan los malos gobiernos y los partidos políticos? Sí los responsables directos de toda las agresiones, provocaciones, desalojos, enfrentamientos entre hermanos y todo el desorden que se vive en nuestros pueblos, son los 3 niveles de gobiernos.

Pero que sepan los poderosos, que sepan los malos gobernantes, que nosotros los zapatistas vamos a seguir luchando por nuestros derechos, por nuestra libertad y por construir nuestra autonomía en la salud, en la educación, en la comercialización, en los medios de comunicación y por nuestros gobiernos autónomos.

La educación autónoma se ha iniciado en todos los municipios autónomos y territorios zapatistas. Pero para tapar la verguenza del mal gobierno dice que no hay problema en ninguna escuela con los maestros oficiales, que solo tienen que llenar los datos utilizando los nombres de los niños zapatistas que ya no están en las escuelas oficiales; con tal de que ningún maestro oficial se quede desplazado.

La Autonomía de los pueblos, es lo que no quieren los malos gobiernos porque quieren seguir teniendo bajo su dominio a los pueblos originarios y les da mucho odio cuando los pueblos indígenas aprendemos a organizamos y a gobernarnos solos, pero como quiera, esta lucha que llevamos ya nadie podrá detenerlo.

Les pedimos a todos los hermanos y hermanas de la sociedad civil nacional e internacional y a todos los compañeros y compañeras de los adherentes a la otra campaña y a la sexta a que estén atentos y pendientes de lo que pueda ocurrir con nuestros compañeros y compañeras que retornaron a su comunidad y otras comunidades que también están amenazados.
Es toda nuestra palabra por el momento.

ATENTAMENTE
ATENTAMENTTE JUNTA DE BUEN GOBIERNO CORAZON CENTRICO DE LOS ZAPATISTAS DELANTE DEL MUNDO, ZONA ALTOS DE CHIAPAS, MEXICO

REMIGIO SANTIZ LOPEZ

MARIBEL PEREZ PEREZ

SANTIAGO DIAZ HERNANDEZ

ADOLFO HERNANDEZ HERNANDEZ

ESMERALDA GOMEZ DIAS

AMELIA GOMEZ GOMEZ

Pedro Matías Arrazola: La guerra civil triqui.

San Juan Copala, Oaxaca, se convirtió en el eje de la lucha fratricida que libran tres organizaciones de la etnia triqui. Las tres se disputan a tiros el control político de la región.

La más reciente ofensiva, que en abril pasado causó la muerte de dos activistas de los derechos humanos, llegó a su punto más sangriento el 17 de septiembre, cuando comandos del MULT y la Ubisort (presuntamente financiados por la administración oaxaqueña) se lanzaron al saqueo y al asesinato de los habitantes de Copala, quienes se habían declarado municipio autónomo… Y sin embargo los líderes de las tres organizaciones se dicen dispuestos al diálogo.

JUXTLAHUACA, OAX.- Con una “estrategia de contrainsurgencia y táctica paramilitar”, los grupos armados que operan en la región triqui sometieron a tiros y expulsaron a casi todos los habitantes de San Juan Copala.

Durante casi un año los integrantes del Movimiento de Unificación y Lucha Triqui (MULT) y la Unidad de Bienestar Social de la Región Triqui (Ubisort) tuvieron bajo asedio a esa comunidad indígena que era controlada por el Movimiento de Unificación y Lucha Triqui Independiente (MULTI), que en 2006 se escindió de la primera organización y al año siguiente declaró la independencia del municipio.

Según fuentes gubernamentales, alrededor de 800 habitantes de San Juan Copala tuvieron que refugiarse en las comunidades aledañas. Uno de los desplazados comenta: “Aquí (en el municipio autónomo) ya no somos libres; no hay gobierno. Aquí gobiernan las armas. Ni el Ejército es capaz de entrar y los policías le tienen miedo a los paramilitares”.

Ahora, dicen los desplazados, los paramilitares van por las comunidades de Agua Fría, Yosoyuxi, Paraje Pérez y Santa Cruz a fin de dominar la región Triqui Baja.

Si alguien quiere entrar a San Juan Copala necesita un salvoconducto. Si no lo tiene puede morir.

El pasado 27 de abril, una caravana humanitaria que llevaba alimentos a esa comunidad fue emboscada. En el ataque murieron la activista mexicana Beatriz Cariño y el finlandés Jyri Jaakkola (Proceso 1748). La violencia entre triquis ha durado al menos 29 años. Los mismos que tiene el Movimiento de Unificación y Lucha Triqui.

Para llegar a la comunidad de Rastrojo, centro de operaciones del grupo, hay que librar varios retenes de militantes armados. Exmilitantes de esa organización, que pidieron a Proceso no revelar sus nombres, afirman que los miembros del MULT disponen de armas de uso exclusivo del Ejército y radios de comunicación, por lo que cada vez que un desconocido entra a la zona todas las comunidades se enteran de inmediato.

Exintegrantes de la organización afirman que localizar a Rufino Merino Zaragoza, lugarteniente de Heriberto Pazos Ortiz, líder del MULT, es difícil: nunca se sabe dónde se harán sus reuniones; por motivos de seguridad siempre tienen lugar en lugares diferentes. “Hay 10 o 15 hombres armados a su lado, además de un equipo de seguridad de ocho personas”.

Aunque en Rastrojo no hay un campo formal de entrenamiento militar, la instrucción para el uso de armas se realiza ahí con las plantaciones como tiro al blanco. Ahora, se quejan algunas indígenas consultadas por este semanario, “se entrenan apuntando y tiroteando a las mujeres, a los niños, a los pollos, los marranos y los perros”.

Denuncian que a los niños se les enseña a ser asesinos. Aunque no los reclutan directamente, a menores de entre 12 y 16 años los convencen de que “son más fuertes si tienen un arma… entonces van solitos”.

También les venden la idea de que “el estudio no sirve, el estudio no te va a defender de una bala” y les dicen que les van a pagar 20 mil pesos si matan a alguien. “Su pobreza y el ansia de poder y dinero los motivan a enrolarse en el agrupo armado”, dice uno de los entrevistados.

Funcionarios del gobierno oaxaqueño, cuyos nombres se reservan, informan que los tres grupos de la Región Triqui están armados.

Agregan que para entrar a la región triqui es necesario el salvoconducto de los líderes del MULT (Heriberto Pazos Ortiz o Rufino Merino Zaragoza), de la Ubisort (Rufino Juárez Hernández y Antonio Cruz López) o del MULTI (Jorge Albino Ortiz).

Las mismas fuentes señalan, sin embargo, que el gobierno del estado financia al MULT con 200 millones de pesos anuales y a la Ubisort con 60 millones.

Estado fallido

Para el apoderado legal de la arquidiócesis de Antequera Oaxaca, Francisco Wilfrido Mairen Peláez, San Juan Copala representa el fracaso de la política. “No hay que ir más lejos para comprobar el Estado fallido”, afirma.

Agrega que si Felipe Calderón y Ulises Ruiz son incapaces de pacificar a la comunidad triqui, “menos van a poder ganar la guerra contra el crimen organizado”.

Lo más lamentable, dice, es que “el gobierno de Ulises Ruiz se ha convertido en una carroza para sacar los muertos o ambulancia para ir por los heridos de la zona de guerra en que se ha transformado San Juan Copala debido a su ineptitud para atender los grandes problemas de Oaxaca”.

El subsecretario de Gobierno estatal, Joaquín Rodríguez Palacios, reconoce que desde octubre del año pasado se reiniciaron las hostilidades entre triquis; sin embargo en marzo de este año se recrudecieron y desde entonces “tenemos un estado de excepción” en San Juan Copala.

“No tenemos garantizados los insumos para los alimentos de la comunidad, están suspendidos los servicios educativos, no se inició el ciclo escolar 2010-2011, no hay servicios de salud y no hay agua potable ni energía eléctrica”.

Todo esto, según Rodríguez Palacios, es consecuencia de la inseguridad y la incertidumbre ante la ausencia de los instrumentos de seguridad que tiene el estado y de la impunidad con la que se han conducido los agresores de uno y de otro lado.

Recordó que en abril de 1997, con Diódoro Carrasco Altamirano como gobernador, se logró suscribir un Acuerdo de Paz, Tranquilidad y Concordia en la Región Triqui, que se ratificó en junio de 2001 en el gobierno de José Murat Casab; sin embargo, en la administración de Ulises Ruiz no se llegó a ningún acuerdo con las facciones en pugna.

“El estado incurre en una grave omisión porque no está proporcionando lo que por garantía constitucional pertenece a los habitantes de San Juan Copala: la seguridad y el derecho a la vida”, dice el funcionario estatal.

“Además no hay servicios y eso es gravísimo. Están en un estado de excepción, en un estado de sitio porque no tenemos presencia de gobierno”.

La fractura

Las fuentes del gobierno oaxaqueño informan que el MULT –que lleva 29 años en la región encabezado por Heriberto Pazos Ortiz– en algún momento se consideró de izquierda, pero

durante la administración de Murat Casab fue cooptada por el gobierno priista, a tal grado que en 2004 apoyaron a Ulises Ruiz por medio del Partido de Unidad Popular.

Ese hecho generó una división. En 2006 un grupo se escindió del MULT y formó el MULTI, que en enero de 2007 creó –siguiendo el ejemplo del EZLN en Chiapas– el municipio autónomo de San Juan Copala que, de acuerdo con la división territorial, política y administrativa de Oaxaca, tiene la categoría de agencia municipal de Santiago Juxtlahuaca.

La Ubisort, dicen las fuentes, creció al amparo del PRI y en años recientes ha tenido el apoyo de Jorge Franco Vargas, exsecretario general de Gobierno de Ulises Ruiz.

Ahora las tres agrupaciones se disputan el territorio triqui, particularmente San Juan Copala, donde el MULT –que había venido perdiendo fuerza– trata de recuperar poder mediante las armas.

Hay un autogobierno armado en la región triqui porque los líderes del MULT se erigen en poder supremo, designan a personas incondicionales y los improvisan como jueces o ministerios públicos para castigar a quien se rebela o no cumple sus órdenes.

Pedro Matías

http://www.proceso.com.mx

San Juan Copala y el Estado fallido.

Las circunstancias que se viven en dos extremos del país –Ciudad Juárez, Chihuahua, y San Juan Copala, Oaxaca– dejan claro lo que la propaganda mediática del centro quiere borrar: la evidencia de un Estado fallido. Aunque las circunstancias son distintas en los factos –Ciudad Juárez es rehén del narcotráfico; San Juan Copala, de paramilitares–, en sustancia son idénticas: ambos lugares son la muestra más clara de que vivimos en un país donde el Estado, que ha entrado en crisis, claudicó en su vocación fundamental – garantizar la seguridad y la libertad de los ciudadanos– para convertirse en garante de la impunidad del poder.

Pero si la situación de Ciudad Juárez es terrible, la de San Juan Copala es peor. Aquí no es el vacío del gobierno el que impera, sino el uso ilegal del Estado para destruir uno de los fundamentos del Estado moderno: la subsidiaridad, es decir, el respeto máximo al derecho a la autodeterminación o, mejor, a la libre determinación de todos y cada uno de los miembros de una estructura social a autogobernarse.

San Juan Copala es una comunidad triqui de alrededor de 750 habitantes. Su lengua es una variante del mixteco. En diciembre de 2007, apoyándose en una declaración de la ONU, como consecuencia del movimiento zapatista, se convirtió en municipio autónomo, es decir, dejó de formar parte del de Santiago Juxtlahuaca.

La respuesta por parte del gobierno a esta proclamación no fue, como debía esperarse, aceptarla y trabajar con ella bajo el principio de la subsidiaridad, sino formar grupos paramilitares a través de una organización llamada Unidad para el Bienestar Social de la Región Triqui (Ubisort), y poner a San Juan Copala en estado de sitio.

El 27 de abril de 2010 una caravana humanitaria, compuesta por 27 personas y seis vehículos se puso en marcha. Su intención era romper el cerco ilegal y llevar víveres y medicamentos a sus pobladores. Cerca de la población la caravana fue brutalmente atacada por los paramilitares. La mexicana Bety Cariño y el finlandés Jyri Jaakkola murieron; otros fueron heridos durante la huida, y varios más, retenidos y liberados días después. Desde entonces no sólo nadie ha podido entrar en San Juan Copala, sino que el estado de sitio se ha recrudecido. La Ubisort, de manera semejante a lo que sucedió en Sarajevo, ha apostado francotiradores en la parte alta del pueblo con la consigna de disparar a quien esté en la calle, y desde que los paramilitares se adueñaron del territorio hasta el momento en que escribo hay 500 desplazados, 30 asesinados y un número indeterminado de heridos.

Lejos de intervenir, el gobierno de Oaxaca, tanto bajo el mandato de Ulises Ruiz como del actual gobernador de la coalición, Gabino Cué, se escuda en el argumento de que “la región mixteca se ha vuelto peligrosa por las luchas intestinas del pueblo triqui”. El senador Carlos Jiménez Macías lo dijo a raíz del atentado que sufrió la caravana humanitaria donde Cariño y Jaakkola perdieron la vida: “Quienes organizan caravanas con extranjeros son los verdaderos asesinos (…) Si conduces gente hacia una emboscada, ¿eres o no responsable de lo que va a suceder? Los culpables son los que los llevaron allí” (La Jornada, 31 de mayo de 2010).

Calificar de “región peligrosa” a la mixteca y responsabilizar del atentado a testigos civiles que, frente a la inoperancia del Estado, llevan ayuda humanitaria a una población secuestrada, no es sólo el colmo del cinismo, sino el alarde de que el Estado hoy sólo sirve para administrar la impunidad, porque sabemos muy bien que bajo el poder del Estado se creó en San Juan Copala la Ubisort, se formó a los paramilitares y se les dotó de armas de uso exclusivo del Ejército y de sistemas de comunicación; asimismo, bajo el poder del Estado se declaró “zona de peligro” a la región mixteca y se ha evitado que las fuerzas de la legalidad entren en ese territorio y garanticen la vida y la libertad de los ciudadanos de Copala y de las caravanas humanitarias. Bajo ese mismo poder se ha dejado a Ciudad Juárez a merced de otras formas del paramilitarismo: las del crimen organizado.

El ciudadano del Estado moderno mexicano comienza a parecerse a ese “cliente generalizado” del que habla Giorgio Agamben en ¿Qué es un dispositivo?, ese cliente “que (bajo el espectro del miedo terminará ejecutando) celosamente todo lo que se le ordena hacer y no (se opondrá) a que sus gestos más cotidianos –su salud, sus diversiones, sus actividades, su alimentación y sus deseos– sean comandados y controlados hasta en sus detalles más íntimos por dispositivos”.

En una obra anterior, Homo sacer, a la que me referí en mi artículo El hombre desnudo y la guerra de Calderón (Proceso 1756), Agamben comparó a ese ciudadano con el “hombre sagrado” al que, según el derecho romano, la república no podía matar, pero cuyo asesino gozaría de la impunidad. De esa impunidad gozan hoy no sólo los soldados que, en su persecución de criminales, matan ciudadanos, sino también los que no son soldados, esos mercenarios a sueldo que sirven a innumerables poderes tanto en la región triqui como en Ciudad Juárez.

Hoy más que nunca urge repensar y refundar el Estado desde las vidas comunitarias de las regiones. Además opino que hay que respetar los Acuerdos de San Andrés, liberar a todos los zapatistas presos, derruir el Costco-CM del Casino de la Selva, esclarecer los crímenes de las asesinadas de Juárez, sacar a la Minera San Xavier del Cerro de San Pedro, liberar todos los presos de la APPO y hacerle juicio político a Ulises Ruiz.

Javier Sicilia.

http://data.proceso.com.mx


@twewwter

July 2017
S M T W T F S
« Sep    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Join 725 other followers

Archivo