Posts Tagged 'PRI'

EZLN: L@S CONDISCÍPUL@S III.

L@S CONDISCÍPUL@S III.

 NI ESTUVIERON, NI ESTÁN, NI ESTARÁN…

 como invitad@s.

 Junio del 2013.

A l@s adherentes a la Sexta en México y el Mundo:
A l@s estudiantes de la Escuelita Zapatista:

Compañeros, compañeroas, compañeras:

No serán sus compañer@s de clase en la escuelita, porque no los invitamos, los siguientes:

Los legisladores que formaron la Comisión de Concordia y Pacificación (COCOPA) en el período 1996-1997.  Aunque les hubiera servido darse cuenta de que no se equivocaron con su iniciativa para el reconocimiento constitucional de los derechos y la cultura indígenas, misma que fue traicionada por todos los partidos políticos, el poder legislativo, el ejecutivo y el judicial.

Los legisladores de la COCOPA actual.  Aunque les hubiera ayudado a conocer por dónde está la puerta para la reactivación del diálogo con el EZLN.

Los presidentes de los partidos políticos con registro (PRI, PAN, PRD, PVEM, PT, MC y NA).  Porque no tenemos antiácidos suficientes para aliviar el coraje que les daría al ponerse en evidencia lo que se puede hacer, no sólo sin los partidos políticos, sino a pesar de ellos.

Los presidentes de las mesas directivas de las cámaras legislativas y los coordinadores de las fracciones parlamentarias.  Aunque les hubiera servido constatar lo que la contrarreforma de ley indígena que mantienen no pudo impedir.

La Secretaría de la Defensa Nacional, La Secretaría de Marina, el CISEN, la PGR, la Comisión Nacional de Seguridad, la Secretaría de Desarrollo Social, la Suprema Corte de Justicia de la Nación.  Aunque hubieran podido confirmar sus informes de inteligencia que les dicen que se está mejorando significativamente el nivel de vida de las comunidades indígenas zapatistas a pesar de sus labores contrainsurgentes, su apoyo a grupos paramilitares y el tratamiento policíaco que dan a una lucha justa y legítima.  Y, además, hubieran podido constatar, de primera mano, la persistencia de lo que con tanto empeño han tratado de destruir: la autonomía indígena.

El Departamento de Estado Norteamericano, la CIA, el FBI.  Aunque les hubiera ayudado a entender sus reiterados fracasos… y los que les faltan.

Las distintas agencias de espionaje que languidecen de aburrimiento en San Cristóbal de Las Casas, Chiapas, y cuya única ocupación es alentar los chismes que pululan entre las ONG´s coletas.

El Mandón, el que realmente los dirige a todos ellos, ante quien se inclinan y a quien adulan.  Aunque sólo se hubiera estremecido al ver que esa pesadilla recurrente que padece, tiene visos de realidad.

No han estado, ni están, ni estarán como nuestros huéspedes.

En cambio, han estado, están y estarán como nuestros perseguidores, como quienes buscan la forma de destruirnos, de doblegarnos, de comprarnos, de rendirnos.

Estarán espiándonos, vigilándonos, maldiciéndonos siempre, como hoy, como ayer, como hace 10, 20, 30, 500 años.

No los invitamos no sólo porque nuestro plan de estudios no incluye grupos de nulo aprendizaje, o para no alentar el “bullying” del que serían objeto por parte de los demás estudiantes (lo sé, eso sí es una lástima), o porque tenemos mejores formas de perder el tiempo.

No los invitamos porque, así como nosotros, nosotras, no vamos a dejar de resistir y de luchar, ellos no van a dejar de despreciarnos, de tratar de explotarnos, de reprimirnos, de intentar despojarnos de lo que es nuestro, de desaparecernos.

Así como nosotras, nosotros, nunca vamos a aprender la lengua del dinero, ellos nunca van a aprender a respetar al diferente.

Y, sobre todo no los invitamos, porque ellos y quien en realidad los manda, nunca van a entender por qué, en lugar de morir, vivimos.

-*-

  Así que, ni modos, no contarán, entre sus condiscípulos, a tan “ilustres” personas.  Por lo tanto, no saldrán en los noticieros de la prensa escrita, radio y televisión, ni habrá mesas de debate, ni sesudos análisis.  O sea que, como quien dice, el aire estará limpio.  Y la tierra, la que nos vio nacer y nos alimentó hasta crecer, agradecerá el digno paso que la anda: el de ustedes.

Vale.  Salud y libertad, que el paso de l@s de abajo es bienvenido, como es bienvenido su corazón.

Desde las montañas del Sureste Mexicano.

SupMarcos.

México, Junio del 2013.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Escucha y ve los videos que acompañan este texto:

Oscar Chávez y los Morales señalando a los chupacabras que, como se ve, son los mismos de siempre.

http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=gzzBc92Ta0o

………………………………

Breve explicación sobre la estrategia contra insurgente del gobierno mexicano y el uso de grupos paramilitares.

http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=LVbYjJRA8to

……………………………….

Guillermo Velázquez y los Leones de la Sierra de Xichú, acompañando a Oscar Chávez en este largo “Pleito entre el peso y el dólar”.

http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=etdCf4qURGU

México. Convocatoria a Convención Nacional en Atenco.

RUMBO A LA CONVENCIÓN NACIONAL
1. El proceso electoral estuvo viciado desde hace varios años.  Durante 6 años se realizó una campaña televisiva con recursos públicos millonarios promoviendo a Peña día tras día, influyendo tramposamente en la opinión pública.
Se usaron programas de gobierno en la compra de votos a cambio de “favores” como créditos para el campo, programa alimentario, programa de apoyo a madres trabajadoras, apoyo para construcción de vivienda, etc. Desviando recursos públicos en más de 20 estados por parte de los gobiernos priistas, multitud de presidentes municipales y ejidales. Con todo lo cual se rebasó con creces el tope de campaña.
El voto corporativo por parte de los sindicatos y corporaciones charros (SNTE, PEMEX, CFE, FSTSE, CNOP, etc.), obligando a los trabajadores a votar bajo coacción.
Todo lo anterior llevó a una elección a favor del candidato priísta. Y para cerrar con broche de oro, como cereza del pastel, están todas las irregularidades ocurridas el 1 de julio durante la elección: urnas abiertas a mitad de proceso, entrega de dinero a cambio de la foto de la boleta, robo de urnas, falta de boletas en casillas especiales, amenazas a observadores ciudadanos, repartición de tarjetas monex y Soriana, lucrando con la necesidad de las personas, y muchas más anomalías que vivimos los ciudadanos.
El IFE ha sido consciente de todo lo anterior y, en los hechos, se ha convertido en cómplice de la pretendida imposición de Peña Nieto en la presidencia.
El proceso electoral no garantizó un voto libre, razonado e informado. La imposición en la presidencia de la república de Peña Nieto y el régimen priísta que representa, fue decidido y planeado desde hace mucho y se pretende consumar a como de lugar.
2. El PRI es el responsable de la instauración del neoliberalismo en nuestro país y Peña Nieto promete continuar en esa línea.
Por mandato de los organismos internacionales, impulsado por Miguel de la Madrid y continuado por Carlos Salinas, el neoliberalismo se ha venido imponiendo en México desde hace más de 20 años por todos los presidentes priístas y panistas, con la privatización de prácticamente todas las empresas públicas, el TLC que llevó a la devastación del campo, la entrega a empresas privadas de recursos naturales (bosques, tierras, aguas), el despojo a pueblos y comunidades indígenas, la entrega de territorio a mineras extranjeras, exterminio de la diversidad cultural y biológica, ataque a la educación integral, avances en la privatización de la educación y la salud, la entrega de la banca a los privados que la saquearon y posteriormente fueron “rescatados” con recursos públicos, provocando las crisis de 1988 y 95; hundiendo en la pobreza a millones de mexicanos a cambio de enriquecer a un puñado de grandes empresarios nacionales y extranjeros (los verdaderos dueños del país a quienes sirven los gobiernos). Línea continuada los últimos 12 años por los gobiernos panistas.
Peña Nieto promete continuar en esa línea, anunciando la “apertura” (privatización) de PEMEX y de CFE a los privados; promete una reforma hacendaria con el consecuente aumento del IVA a medicinas y alimentos básicos; la reforma laboral con la legalización del despojo de todos los derechos de los trabajadores.
En resumen, Peña Nieto promete continuar con el saqueo de la nación a beneficio de sus amos, unos cuantos multimillonarios, y en perjuicio de toda la población.
3. Es un retroceso de la historia volver al viejo régimen priísta represivo y autoritario.
La corrupción, la imposición, la violencia de Estado, el gobierno al servicio del Narco, las violaciones de derechos humano, la soberbia y prepotencia como principio, las masacres en 1968, el alconazo en 71, Acteal, Aguas Blancas y El Charco.
Prácticas que llevaron al repudio del PRI, Peña Nieto promete retomarlas y profundizarlas. Así lo muestra cuando reivindica con orgullo el operativo de Atenco que arrojó dos jóvenes asesinados y decenas de mujeres violadas y la presentación de su asesor policiaco: el ex jefe de la policía de Colombia, Oscar Naranjo con experiencia en la creación de grupos paramilitares, asesinato y desaparición de ciudadanos, combate a un cártel del narco para ceder “sus plazas” a otro cartel del Narco. Con lo cual también muestra que la guerra iniciada por Calderón, continuará y se profundizará con los consecuentes asesinatos de civiles inocentes, así como el feminicidio en Ciudad Juárez y el Estado de México, el asesinato de periodistas y la represión a los movimientos sociales.
Por todo lo anterior la comisión promotora de la Convención Nacional, convoca a toda la población a cerrar filas y tensar todas nuestras fuerzas en una lucha que se plantee impedir que se consume la imposición de Peña Nieto en la presidencia.
Convocamos a reunirse todos de inmediato en asambleas y organizaciones para discutir qué hacer ante la imposición y cómo hacerlo. Buscando la transición de una participación ciudadana que permanecía apática o pasiva durante muchos años, a una participación consciente hacia un ejercicio democrático. Que el pueblo de México que vio violados sus derechos constitucionales, asuma la voluntad de participar en esta invitación que busca una justicia para todos los sectores de la población:
CONVOCAMOS
A todas las organizaciones y movimientos sociales, a los estudiantes, a los maestros, a los sindicaos, a los trabajadores y empleados, a campesinos y ejidatarios, migrantes, colonos, indígenas, a toda la población, a la CONVENCION NACIONAL A realizarse los días 14 y 15 de julio de 2012, en San Salvador Atenco, bajo el siguiente orden del día:
1. Lucha contra la imposición
2. Estructura organizativa y construcción de la Convención Nacional
3. Programa de lucha
Comisión Promotora de la Convención Nacional

Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra: No a imposición de Peña Nieto.

A los estudiantes y jóvenes
A los indígenas, campesinos y obreros
A todos los que estén dispuestos a luchar por un mejor país
Al pueblo todo
Hacemos un llamado urgente por seguir organizándonos, para la construcción de un país mejor, donde se respete la vida democrática. Es claro que la imposición de Enrique Peña Nieto se está maquinando y que el IFE y todos los que hoy mantienen el poder, como las televisoras y las instituciones gubernamentales lo avalarán, así como también el grupo Atlacomulco, porque ellos son los que están cocinando dicha imposición, ellos son los que legitimarán la manipulación de los medios y los que darán el banderazo de inicio para que las libertades democráticas sean menos en éste país.
Con estas elecciones nos muestran que el sistema Neoliberal en que vivimos o en que nos hicieron vivir, porque nunca se nos consultó para saber si lo queríamos o no, es un sistema que no está hecho para el cambio real que el pueblo necesita y que más bien, está hecho para pasar la estafeta presidencial de los que seguirán en el poder. Es el sistema donde la imposición, es legítima para la clase política y donde la rebeldía para nosotros, es un delito.
Las manifestaciones que en últimos días se han realizado organizadamente, son muestra verdadera de la inconformidad y el hartazgo, de la indignación y el enojo de un pueblo, que no está dispuesto a permitir, que una vez más se quebranten sus derechos. Esta es la lucha que se da contra el olvido, contra toda la estructura política que representa el PRI, incluidos los medios de comunicación. Nosotros no olvidamos lo ocurrido en Atenco, no perdonamos jamás a quien violentó a nuestras comunidades, cuando intentaron arrebatarnos nuestras tierras. Esa lucha que dimos a lo largo de nueve meses en 2001-2002 y que ganamos gracias a la decisión y solidaridad del pueblo, fue la causante de que en 2006 nos hayan reprimido, porque no permitimos la imposición y el negocio millonario que unos cuantos harían. Hoy la amenaza de despojo sigue latente y disfrazada de CONAGUA, porque son ellos la nueva cara del capitalismo institucional quienes arrebatan y explotan sistemáticamente los recursos naturales que al pueblo pertenecen. Hoy lo hacen en los ejidos de Atenco, cancelando los pozos de agua, sabiendo que es el líquido vital y haciendo más difícil la siembra del campo. Esta es otra cara del despojo que no permitiremos que se siga dando.
El despojo, la represión, la intolerancia, las privatizaciones y la desigualdad, son las formas que intentará utilizar este nuevo representante del Neoliberalismo, donde poco a poco perderemos nuestras libertades. Es necesario no permitir la imposición de un asesino y violador, de quien se enorgullece de haber ordenado la represión en contra de nuestro pueblo. Es indignante que Peña Nieto se presente como la cara del cambio, cuando la impunidad lo sigue, por los hecho del 3 y 4 de mayo de 2006 y todo lo que generó en el Estado de México, porque no ha habido justicia a las mujeres que fueron violadas sexualmente, a los más de 200 detenidos que fueron encarcelados y torturados, con condenas de más de 100 años de prisión, mientras los policías torturadores gozaron de total impunidad y donde ninguno fue castigado. Esto fue necesario para “restablecer el orden” en nuestro pueblo, por qué no se privilegió el diálogo o por qué no abrió otra alternativa para dar solución a las demandas, cuando ya había un acuerdo previo que el Estado violó al mandar a las “fuerzas del orden”. Éste es el Peña Nieto verdadero, que en la búsqueda de alternativas para solucionar los conflictos sociales, siempre pondrá por encima de todo a la policía, la represión y falta de diálogo.
No nos cansaremos de denunciar al asesino, del que tiene manchadas las manos de sangre que fue regada en nuestra plaza, esa plaza donde a pesar de todo la llenamos de victoria y solidaridad, porque a pesar de lo que nos hiso, nosotros jamás desistimos y no lo haremos hasta que se haga justicia, sabemos que la justicia no vendrá de ellos, de los políticos, la justicia la hará el pueblo. Nos han golpeado pero jamás nos han vencido, jamás nos han conquistado. Les decimos, que quede quien quede, seguiremos luchando contra cualquier injusticia que se cometa en nuestros pueblos, seguiremos construyendo organización por un país donde tomemos el ejemplo de los hermanos zapatistas, para que “el pueblo mande y el gobierno obedezca”.
Convocamos a la movilización Nacional a partir del día 2 de julio, que nos permita establecer una Convención Nacional en San Salvador Atenco para seguir construyendo ese proyecto de nación, que beneficie en esencia a todos sus sectores de la sociedad, donde se escuchen todas las voces que conforman nuestra nación, fortalecer la discusión y las acciones que no se deben limitar al terreno electoral, porque el pueblo no debe fincar ahí sus esperanzas, sino que debe trascender. La construcción del cambio está en el pueblo y no en los gobiernos que son títeres del sistema en el poder.
¡Zapata vive, la lucha sigue! ¡La patria no se vende, se ama y se defiende!
Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra.
Atenco, junio de 2012.
http://atencofpdt.blogspot.com.es/

El Estado mexicano, a juicio en Juárez.

El calentamiento social y el calentamiento global convergen en Juárez, en Chihuahua, como en pocas partes. La sequía y el calor polvoso muestran los rigores de un clima cambiado por la irresponsabilidad humana. Los homicidios sin fin, las desapariciones, el desempleo, los feminicidios, las miles de casas abandonadas, las miles de empresas cerradas, los cien mil desempleados, hacen omnipresente el calentamiento social: un tejido social desgarrado, desigual, hirviendo de desigualdades, de enfrentamientos, competencias por lo más mínimo, atropellos de los poderosos a los pobres, desesperación.

Nada mejor que haber elegido Ciudad Juárez como sede de la primera audiencia del Tribunal Permanente de los Pueblos, estos días 27, 28 y 29 de mayo. Porque esta sociedad fronteriza, que fue por muchos años la punta de lanza de la integración del país al sistema mundializado de libre comercio y globalización de los procesos de trabajo, de producción y de reproducción de la vida cotidiana, ahora es el ejemplo vivo –o muerto– de la devastación.

¿A quién se va a acusar? Al Estado mexicano, en sus tres órdenes de gobierno y sus tres poderes, a todas sus instituciones y dependencias. Al sistema político de leyes, partidos, procesos. A las instancias paraestatales, como los sindicatos que no representan a sus agremiados y se someten al gobierno. A los patrones del Estado: el bloque hegemónico de la globalización compuesto por el gobierno de Estados Unidos, el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y los grandes poderes económicos trasnacionales y nacionales. A los grandes poderes mediáticos, sus aliados de siempre.

¿De qué lo acusan? De haber entregado a la sociedad mexicana junto con toda la comunidad de seres vivos a un modelo económico que ha generado una gran devastación y múltiples violencias. La novedad de este tribunal es que, a diferencia de los casos de Vietnam y Sudamérica, por ejemplo, no pone en el centro una agresión militar o policiaca contra un pueblo. Gira en torno a los varios conjuntos que componen las políticas de ajuste, los tratados comerciales internacionales, las diversas formas de guerra sucia contra la población y los impactos sociales que reprodujeron ampliadamente su perversa incidencia. Por primera vez se analizan las políticas económicas, aparentemente tan técnicas y tan neutras, como generadoras de violencia, de destrucción. Porque, si bien de estos últimos 30 años sólo llevamos seis de una guerra no declarada, con balas, asesinatos y desaparecidos, los 24 años anteriores no fueron menos letales: en nombre de los ajustes y de las reformas estructuralesse desplazó de su lugar de residencia a varios millones de personas, la inmensa mayoría de ellas de escasos recursos; se cerraron miles de fuentes de trabajo; se comprimieron el salario y las prestaciones de los trabajadores; se hicieron desaparecer ramas productivas completas; se talaron millones de hectáreas de bosques, se contaminaron miles de kilómetros de aguas y de suelos; se descuidaron la vida de las personas, la convivencia de las familias, se destruyeron comunidades enteras; se atropellaron los derechos económicos, sociales, culturales y ambientales.

¿Quiénes son los agraviados? La sociedad mexicana en general, en la mayoría de sus clases sociales, sobre todo los grupos más vulnerables: mujeres, jóvenes, niños y niñas, adultos mayores; pueblos indios, personas con discapacidad. Los sectores productivos más orientados al mercado interno: agricultores de granos básicos, pequeñas y medianas empresas industriales, pequeños comercios, tiendas de abarrotes, deudores de la banca. Todos los sectores que han sido criminalizados por la protesta social: jóvenes, disidentes, comunidades que defienden su tierra o sus recursos naturales.

Todo esto se hizo con premeditación: las políticas de ajuste y de libre comercio se planearon detalladamente desde las agencias del Consenso de Washington, se elaboraron en México en forma de planes gubernamentales, como el Plan Inmediato de Reordenación Económica de 1982 o los planes nacionales de Desarrollo de 1983, 1989, 1995, 2001 y 2007. El TLCAN se estuvo discutiendo de manera cupular y en cada detalle desde 1990 hasta 1994. La contrarreforma agraria también se hizo con todo cuidado entre 1991 1992. En ningún caso se tomaron en cuenta las críticas, sugerencias, propuestas de académicos, de diversos sectores económicos, que hicieron ver los peligros y desventajas que implicaba para la nación adoptar estas políticas y firmar estos tratados. Numerosos movimientos sociales emergieron para impugnarlos; el más destacado, el levantamiento del EZLN el mismo día que entró en vigor el TLCAN; las acciones de la Red Mexicana de Acción frente al Libre Comercio o los movimientos campesinos como El campo no aguanta más o Sin maíz no hay país. Nada de esto fue escuchado.

Se obró con toda alevosía y ventaja: todo el aparato represor de Estado se empleó de manera autoritaria para aplastar disidencias. Todo el aparato ideológico del Estado y del duopolio televisivo acalló y descalificó cualquier crítica al modelo económico librecambista, con la complicidad de actores políticos como el PRI y el PAN.

El Tribunal Russell, antecesor del Tribunal Permanente de los Pueblos, logró que se queden bien grabadas en la conciencia colectiva de la humanidad las condenas a la guerra genocida de Vietnam, epitomizada en el uso del napalm contra los seres humanos; o la agresión omnímoda contra las personas y las instituciones democráticas, perpetrada por las dictaduras sudamericanas. Ahora, en México, tenemos la gran oportunidad de que la guerra que se ha emprendido contra el pueblo por quienes han impuesto el ajuste estructural, el libre comercio y la represión, sea condenada por una instancia simbólica, de conciencia, de la mayor autoridad moral, como es el Tribunal Permanente de los Pueblos.

Habrá que hacerle llegar de manera numerosa y entusiasta nuestras denuncias, nuestros agravios. Tornémonos sujetos, desde lo local lacerado lancemos la primera acusación a lo global perversamente localizado. Que esta rebelión simbólica y ética sea ahora nuestra nueva práctica para resistir al neoliberalismo, para empezar a desmontar su hegemonía y su impunidad.

Víctor M. Quintana

PRONUNCIAMIENTO: ENCUENTRO DE ORGANIZACIONES Y LUCHAS DE LA OTRA CAMPAÑA.

PRONUNCIAMIENTO PARA EL ENCUENTRO DE ORGANIZACIONES Y LUCHAS DE LA OTRA CAMPAÑA

DEL FRENTE DE PUEBLOS EN DEFENSA DE LA TIERRA Y EL MOVIMIENTO POR JUSTICIA DEL BARRIO

13 de Noviembre del 2010

A nuestr@s compañeras, compañeros, hermanas y hermanos de La Otra Campaña:

El Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra de Atenco, y el Movimiento por Justicia del Barrio de Nueva York, les damos la bienvenida a esta tierra, a este pueblo de gente digna que hoy es un referente de las luchas de resistencia que demuestra que la unión de nuestras fuerzas pueden doblegar a nuestros enemigos e ir ganando batallas.

El Movimiento por Justicia del Barrio y el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra les da la bienvenida al Encuentro de Organizaciones y Luchas de La Otra Campaña. Nosotr@s los invitamos a esta convocatoria como una forma de dar otro paso y contribuir en la organización de nuestras luchas un granito de arena para la construcción de este mundo nuevo que queremos.

Nuestra esperanza también es crear la unidad entre todas y todos que somos La Otra Campaña. Ahora más que nunca, el pueblo digno que hace lo que es La Otra Campaña debe de unirse en todas partes y en todas formas posibles.

Nosotr@s pensamos que es necesario encontrar más formas de apoyarnos los un@s y las otr@s porque no nos olvidamos y nos olvidaremos que en La Otra Campaña: Si tocan a uno, nos tocan a todos.

Nuestro deseo es fortalecer a las dignas luchas de La Otra Campaña.

Nosotr@s reconocemos que aquí no están tod@s los que somos La Otra Campaña. Por eso estamos claros que las propuestas y resoluciones que salgan de este encuentro no representaran la voz de tod@s los que somos La Otra Campaña. Pensamos que lo que salga de este encuentro es una aportación más, de los que están presentes, a la construcción, desde abajo y a la izquierda, de La Otra Campaña.

En este Encuentro de Organizaciones y Luchas de La Otra Campaña, los rebeldes que están aquí que luchan por dignidad y en contra del sistema capitalista y el mal gobierno del PRI, PAN y PRD, se reúnen para dar voz a su presencia, a su rabia, a su lucha y a sus sueños.

En estos días, juntos estaremos rompiendo las barreras que el poder construye para dividirnos; escucharemos la voz del otr@, y aprenderemos un@ del otr@s.

Hoy nuestro país y nuestro mundo esta en grave peligro por causa del sistema capitalista y sus sirvientes en el mal gobierno que en México esta compuesto por los partidos políticos del PRI, PAN y PRD. Los dueños del poder y del dinero han decidido devastar lo poco que nos queda al costo que sea y no permiten que nadie se interponga en sus planes de destrucción y muerte, que ellos llaman de progreso y modernidad.  Han desatado una guerra en contra de nuestros pueblos para despojarnos de nuestro territorio y recursos naturales. Han criminalizado nuestras luchas y aplicado la guerra de baja intensidad, planes de contrainsurgencia y de control de población. Nosotr@s hemos vivido en carne propia esta política de represión: asesinaron a compañeros, el ejército vestido de policía federal violó a las mujeres; junto con la policía estatal entraron a nuestras comunidades allanando  nuestras casas, golpeando y torturando a nuestros jóvenes, ancianos, hombres, mujeres y niños.  Mucha gente ha sido desplazada de sus comunidades o ha tenido que emigrar a otro país por la represión o por la extrema pobreza que se vive en nuestras comunidades. Nuestros pueblos experimentan el desplazamiento global cuando el sistema capitalista y el mal gobierno nos forzan a inmigrar a los Estados Unidos. Ya estando ahí, nuestra población migrante se enfrentan al racismo, explotación, marginación cotidiana y enfrentan otra forma de desplazamiento de sus barrios y sus comunidades.

Por ese motivo hoy comprendemos mejor los años de resistencia de nuestros hermanos y herman@s de las comunidades indígenas Zapatistas en Chiapas, que hasta hoy siguen siendo agredidas por los grupos paramilitares y el ejército del mal gobierno compuesto del PRI, PAN y el PRD. Nosotr@s sabemos que la construcción, de parte de tod@s los de abajo, de La Otra Campaña es la única esperanza que tenemos como pueblos. Todo esto hace necesario que nos sigamos juntando en encuentros como este para encontrar formas de parar la destrucción, encarcelación y muerte que los de arriba desean para todo nuestros pueblos.

Necesitamos seguir luchando y organizándonos en nuestras comunidades.

En nuestras comunidades rurales como lo es San Salvador Atenco es importante seguir, desde abajo y con todos l@s de abajo que somos, organizándonos ejido por ejido en nuestras comunidades.

En nuestras comunidades urbanas como lo es El Barrio, Nueva York es importante seguir, desde abajo y con todos l@s de abajo que somos, organizándonos  puerta a puerta, edificio por edificio y cuadra por cuadra.

Nosotr@s, Movimiento por Justicia del Barrio y el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra, pensamos que organizándonos con nuestras bases, cada quien a su modo, en cada comunidad donde estamos en todo nuestro país es la forma que podremos realmente fortalecer La Otra Campaña.

Tod@s los que somos de La Otra Campaña caminamos a lo largo de una falla en tierras de resistencia y opresión. Nosotr@s queremos seguir construyendo lado a lado con tod@s unidos el camino rumbo a un futuro con dignidad.

Compañeras, compañeros, hermanas y hermanas:

Les damos las gracias por acompañarnos en este encuentro. Nosotr@s sabemos que cada vez que nos juntamos, retamos al sistema que intenta dividirnos.

En este encuentro esperamos levantar como banderas todas nuestras diferencias y seguir caminando junt@s para defender nuestras tierras, nuestras culturas, nuestras identidades, nuestros amores, nuestras autonomías.

Nosotr@s tenemos la esperanza de seguir luchando para que nuestros sueños de crear ese otro mundo que tod@s queremos se haga realidad.

Sean todas y todos bienvenidos.

¡Zapata Vive! La Lucha Sigue!

¡Que Viva La Otra Campaña!

Movimiento por Justicia del Barrio y el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra

LA PERSISTENTE UTOPÍA TRIQUI: EL MUNICIPIO AUTÓNOMO DE SAN JUAN COPALA.

LA PERSISTENTE UTOPÍA TRIQUI:

EL MUNICIPIO AUTÓNOMO DE SAN

JUAN COPALA

Francisco López Bárcenas


Cuando las últimas horas del día 31 de diciembre del año 2006 están partiendo para dar paso al año nuevo varias sombras cruzan las montañas que rodean la comunidad triqui de San Juan Copala y se van acercando a ella. Son las sombras que proyectan los hombres y las mujeres de distintos barrios, quienes ocultos bajo los árboles que esconden las veredas hechas camino a fuerza de tanto andarlas, caminan en completo orden y silencio. La luz de la luna alumbra su paso, cauteloso y firme, descubriendo a los hombres y mujeres que en grupos se van concentrando en ese Chuman’a, centro ceremonial y político desde tiempos remotos en que los triquis llegaron al territorio que ahora ocupan y actual capital política de la región triqui baja. Van a la ceremonia de instalación del municipio autónomo de San Juan Copala.

Conforme el tiempo va pasando los triquis –hombres y mujeres, ancianos jóvenes y niños- se van concentrando en el edificio que un día antes albergó la Agencia Municipal subordinada al municipio de San Juxtlahuaca y a partir de esa fecha, son las instalaciones del municipio autónomo de San Juan Copala. En una ceremonia indígena donde, a decir de los organizadores, participan cerca de 20 comunidades, el señor Emiliano Celestino López, mayordomo de los pocos que conservan la tradición, entrega el bastón de mando al Presidente municipal autónomo, José Ramírez Flores, un campesino de 32 años de edad con estudios hasta sexto año de primaria, originario del barrio de Guadalupe Tilapa, al tiempo que lo aconseja:

-Tendrán que gobernar con los principios triquis y escuchar al pueblo para poder mantenerse en el cargo… no deberán ser corruptos y buscarán la paz para toda la región triqui.1

El exhorto, aunque dicho de forma sencilla no lo resulta tanto. Lo saben las autoridades autónomas, a quienes se dirige, pues una de las razones principales que los llevó a tomar esa decisión fue detener la violencia de la región, generada por el enfrentamiento entre organizaciones políticas rivales, aumentada por la indolencia gubernamental. Al lado del Presidente municipal autónomo escuchan el consejo del mayordomo los otros miembros del cabildo municipal electo entre los barrios que se sienten parte de San Juan Copala: Leonardo Merino, suplente del presidente municipal; Severo Sánchez, alcalde; y Macario Merino, secretario. Es un cabildo singular, producto de las negociaciones entre el Movimiento de Unificación y Lucha Triqui-Independiente (MULT-I), y una fracción de la Unión de Bienestar Social de la Región Triqui (UBISORT): el Presidente municipal, vecino de San Juan Copala, es miembro de UBISORT, el Alcalde, originario de Yosoyuxi, es apoyado por el MULT-I, igual que el suplente y el Secretario, originarios de la comunidad de Agua Fría. En el escenario se encuentran los habitantes de los barrios que estas dos organizaciones aglutinan, sobresalen San Juan Copala, que hasta antes de la escisión del MULT se dividía entre el MULT y el UBISORT;

Yosoyuxi, Agua Fría, Paraje Pérez y Santa Cruz Tilapa, que militan en el MULT-I; y Guadalupe

Tilapa, que fue centro del UBISORT.

¿Cómo llegaron las comunidades triquis que decidieron formar el municipio autónomo a esa determinación? El transcurso del tiempo va develando el misterio, que tomó a todos por sorpresa.

El proceso lo explican los propios protagonistas.

-Los que veníamos del MULT-I nos pusimos a pensar qué hacer después de nuestra participación en la APPO. Hablamos con los disidentes de la UBISORT con la intención de hacer otra organización y después lo hablamos con los ancianos. Fue ahí donde surgió la idea del municipio autónomo, -dice Edilberto Hernández, de la comunidad de San Miguel Copala. Ellos nos explicaron cómo hace años no había organización política y no había problemas, que tampoco había profesionistas pero se vivía mejor. ‘¿Para que queremos otra organización?’2, nos cuestionaron.

Eso caló bastante, al grado que se fue tejiendo un acuerdo: desaparecer las organizaciones y recuperar las formas de organización tradicionales. Para eso se creo el municipio autónomo. Su testimonio coincide con el líder de otro barrio.

-Tuvimos varias asambleas internas y decidimos que ya no existieran organizaciones y que volviéramos a nuestras raíces, para construir un gobierno triqui, con un presidente triqui, y tener un municipio libre, autónomo e indígena. Pensamos que de esa forma ya no habrá más violencia. Ya no queremos organizaciones, porque seguir con organizaciones es seguir divididos, como de por sí estábamos en MULTI, UBISORT y MULT. Con la creación del municipio autónomo lo que queremos es trabajar por la paz.3

Las mujeres triquis del Distrito Federal exponen otro ángulo del proceso.

-Ha sido un proceso muy largo y muy difícil, porque antes éramos del MULT, pero luego nos separamos. Por ahí de marzo o abril nos separamos. Entonces surgió el MULT-I. Elaboramos un documento para decir que nos íbamos a separar totalmente porque no estábamos de acuerdo con ellos, y entonces vinieron muchos problemas, los dos pueblos que iniciaron esto fueron Yosoyuxi y Paraje Pérez, ya después Agua Fría se integró. Fue decisión de todos, tanto en el pueblo como aquí en el Distrito Federal, lo platicamos … que se hiciera un municipio sin que hubiera grupos políticos, sin que se metieran partidos políticos como el PRI, PAN, PRD. Somos conscientes de lo que hacemos. Antes nos decían lo que teníamos que hacer. Lo hacíamos pensando que era lo mejor. Que el MULT era lo máximo y que no se debía hablar mal de la organización. Ya después cuando vas conociendo, abres los ojos y dices: ¿qué está pasando? ¿cómo nuestras propias gentes nos atropellan? ¿cómo nuestras propias gentes, con ayuda del gobierno, nos amenazan, nos matan? Mujeres y hombres se quedan sin casas, niños que se quedan sin padres.4

Pasando el tiempo ellos mismos afirmarían.

-Nuestro principal objetivo es buscar la paz y la unidad entre todos los triquis, defender nuestros derechos y construir nuestro futuro como pueblos originarios. Los triquis han sido siempre las comunidades más reprimidas y marginadas de Oaxaca, y la autonomía es una manera pacífica de los triquis de alcanzar la paz en nuestro territorio.

Y expresaría lo que es más importante para los triquis.

-No queremos que nos malinterpreten: no queremos marginarnos de la sociedad, ni queremos hacer otro municipio más; tampoco queremos perder los recursos económicos que por ley no corresponden. Queremos, sí, gobernarnos a nosotros mismos, mediante la tradición de usos y costumbres, y creando nuestros propios proyectos de desarrollo en convivencia, salud, educación, cultura.5

El escenario y los actores

Esas eran sus motivaciones pero la determinación de construir el municipio autónomo de San Juan Copala también estaba marcada por la realidad de división y sometimiento al poder regional, y exclusión étnica en que viven la generalidad de los pueblos indígenas del Estado. El pueblo triqui es uno de los dieciséis pueblos indígenas originarios de los que habitan Oaxaca. Su territorio ocupa alrededor de 517.6 km2 y comparte límites con comunidades mixtecas por tres puntos cardinales; Chayuco, Agua Fría, Santa María Teposlantongo y Santa María Cuquila, al norte; San Antonio Acatlán, el Coyul, San Juan Piñas y Yosocañú, al poniente; Santa Cruz Nundaco, San Miguel Progreso, Mexicalcingo y Llano de San Vicente, por el Oriente y, finalmente; las villas mestizas de Putla de Guerrero y Constancia del Rosario y los mixtecos de Pueblo Nuevo, la Luz, Putla, Santa Ana y Concepción Guerrero, por el Sur.6

Geográfica y culturalmente, el territorio triqui se divide en dos partes: la triqui alta, que tiene como Chuman´a, centro ceremonial histórico, la comunidad de San Andrés Chicahuaxtla, aunque en las últimas décadas también ha adquirido importancia la comunidad de Santo Domingo del Estado y San Martín Itunyoso, está última siendo bastante pequeña en relación con Chicahuaxtla, tiene la categoría de municipio libre, del cual carecen las otras dos. En la región la triqui baja, el Chuman’ a es San Juan Copala. En cada uno de estos centros ceremoniales aglutinan diversos barrios y parajes, en los que los triquis viven dispersos. A través de ellos también los mestizos y mixtecos han intervenido en la economía regional, vendiendo productos que no existen en la región o comprando su producción, en los mercados que cada semana realizan. Es a través de esos centros que los triquis se organizan y las personas ajenas a ellos se apropian de su trabajo.

Pero la organización propia de los triquis no es reconocida ni por la administración política estatal, ni por la legislación agraria federal, que han montado sobre ella otra diferente, burocrática, que además de resultarles ajena en lugar de unificarlos los fracciona. Después de la Guerra de Independencia, en la región triqui se crearon tres municipios: uno en San Juan Copala,

otros en San Andrés Chicahuaxtla y uno más en San Martín Intunyoso. Con estas medidas la región baja fue reconocida toda como municipio libre mientras a la alta se le partió en dos.

Después de la Revolución Mexicana, una vez que la correlación de fuerzas había cambiado, se suprimieron los dos municipios más importantes y se mantuvo solo el de San Martín Itunyoso.

En la actualidad, de acuerdo con los criterios estatales, la población triqui se agrupa en un municipio libre, nueve agencias municipales, y treinta y cinco barrios, quedando 16 de ellos sin ningún reconocimiento legal. El municipio libre de toda la región es San Martín Itunyoso y se encuentra en la región triqui alta, mismo que no corresponde a lo que los triquis reconocen como su centro político y cultural porque se formó para dividirlos y controlarlos. Las Agencias Municipales se dividen entre los municipios mestizos de Tlaxiaco, Putla Constancia del Rosario y Juxtlahuaca, siendo este último al cual pertenece el mayor número de ellos. Que el fraccionamiento de la organización triqui tenía como propósito desestructurados lo muestra el hecho de que Chicahuaxtla y sus barrios, siendo el centro ceremonial de la triqui alta, pertenezca al distrito de Putla que se encuentra bastante alejada de ella y no a Tlaxiaco, con quien se encuentran más cercanos. De la misma manera San Miguel Copala y Santa Cruz Río Venado, que se adscriben al Chuman’a de San Juan Copala pertenecen al municipio de Putla y Constancia del Rosario, respectivamente, mientras aquella forma parte del municipio de Santiago Juxtlahuaca.

Otro tanto sucede en materia agraria. Cuando la Secretaría de la Reforma Agraria les tituló sus tierras no tomó en cuenta su condición de pueblo indígenas ni su unidad cultural o su organización propia; fue titulando según las comunidades lo fueron solicitando y las condiciones

en que lo hacían. Por esa razón, el territorio triqui en la actualidad se divide en cinco núcleos agrarios independientes, cuatro en la región alta y uno en la baja, cuyas extensiones, independientemente de la población que los formen son las siguientes: San Andrés Chicahuaxtla,

5, 005.20 hectáreas7; Santo Domingo del Estado, 3, 849.80 hectáreas8; San Juan Copala, 13, 705 hectáreas9; San Martín Itunyoso, 1, 420.60 hectáreas10; San José Xochixtlán, 1,797 hectáreas11.

Podría pensarse que el núcleo agrario de San Juan Copala propicia la unidad pero no es así porque los barrios de San Miguel Copala y Santa Cruz Río Venado siguen realizando sus trámites administrativos en los municipios de Putla y Constancia del Rosario, respectivamente. No hay que perder de vista que el único municipio de los triquis fue fraccionado en su territorio al reconocer a una de sus Agencias, San José Xochixtlán, como núcleo agrario. La estrategia de dividirlos no es inocente, obedece a una lógica de dominación sobre ellos, que a su vez ha generado una lógica de resistencia que, igual que aquella, tiene sus raíces en tiempo remotos y se extiende hasta la fecha.

Las razones históricas

A las razones coyunturales para la construcción del municipio autónomo en San Juan Copala, único en el estado de Oaxaca, se unían otras de carácter histórico, cuyas raíces alcanzaban tiempos tan remotos como la colonización y el trato que les dio el nuevo estado. En el siglo XV el imperio Azteca logró dominar a los mixtecos y la cercanía de los triquis con ellos hizo que corrieran la misma suerte, siendo obligados a pagar tributo a los vencedores. Sin embargo, la explotación se agudizó a la llegada de los españoles a tierras americanas. La fecha exacta de cuándo fueron despojados de sus tierras no se conoce, pero se sabe que en el siglo XVII un español de nombre Martín José de Villagómez ya reclamaba como suyas las tierras de Copala argumentando que sus antecesores, que las conservaban desde el año de 1537, se las habían heredado.12

Por esas mismas fechas otro grupo de indígenas fue despojado de sus tierras formándose el cacicazgo de Chicahuaxtla, que esta vez se adjudica el Sr. Domingo de la Cruz Guzmán. En el año de 1735 este señor invadió las tierras de los indígenas de Chicahuaxtla y Tlaxiaco. En diciembre de ese mismo año la Real Audiencia de la Nueva España falló a su favor ordenando a las autoridades no se le molestara ni perjudicara, ni se indujera a “los naturales” para que se opusieran a él. Por el año de 1739, los de Copala habían tenido que ceder las tierras de Nuyuchi, Nuchitaa, Nuhuquixi, Yucunduchi, Loma Prieta, Majada del Toro…La justicia española legitimaba despojos equivalentes a la tercera parte del territorio triqui: 20 000 hectáreas perdidas.13

Al morir Domingo de la Cruz y Guzmán siete pueblos de Chicahuaxtla formularon una solicitud, el 16 de julio de 1778, para que se suprimiera el cacicazgo ya que no había dejado heredero; pero sabedor de esta situación, Martín Villagómez movió sus influencias para apoderarse de esas tierras. Al día siguiente de formulada la solicitud, los señores presidente, regente y oidores de la Real Audiencia declararon haber cedido los derechos de dicho cacicazgo a Martín de Villagómez y Pimentel, además de los pueblos de Tonalán y Chayuco que poseía el Sr. Juan de la Cruz Guzmán, hijo de Domingo de la Cruz Guzmán, y ordenaron entrara en posesión de ellos y disfrutara de sus rentas, frutos y demás aprovechamientos desde el día del fallecimiento de De la Cruz Guzmán.14

No conforme con esto, el nuevo cacique solicitó en el año de 1806 a las autoridades de la Nueva

España le restituyeran las tierras que unos indígenas de Tlaxiaco le habían ganado anteriormente.

La Real Audiencia ordenó a las autoridades para que ese deseo se ejecutara inmediatamente. Pero ya no fue posible porque en 1810 comenzó la guerra de Independencia y los triquis se fueron a la lucha creyendo que las promesas de devolverles su libertad y sus tierras les serían cumplidas.

Desgraciadamente no fue así; el nuevo estado que surgió de ella se construyó sin tomar en cuenta a los indígenas y bajo las ideas de propiedad e igualdad se les arrebataron sus tierras comunales, al tiempo que les negaba el derecho de nombrar por ellos mismos a sus autoridades y la Iglesia empezó a cobrarles por cualquier servicio. Lo peor fue que estos actos de despojo no los hicieron los españoles, como antes de la independencia, sino las autoridades que habían consumado la independencia, es decir, sus antiguos compañeros de armas: Antonio de León, el flamante gobernador del estado ordenó que sus tierras pasaran a poder de su padre para que pastara sus cabras, una actividad muy lucrativa en ese tiempo.15

Fue hasta que los triquis protestaron y amenazaron con levantarse en armas cuando aminoraron las agresiones en su contra y se les hicieron ciertas concesiones. El 15 de marzo de 1825 se reconoció a San Andrés Chicahuaxtla, la categoría de municipio: un año después, el 6 de mayo de 1826, se hizo lo mismo con San Juan Copala. Pero los triquis no se conformaron con ello y el gobierno ya no cedió, entonces cumplieron sus amenazas. En el año de 1832 se rebelaron, lidereados por Hilario Alonso Medina, Hilarión, y su hermano Jacobo y así se mantuvieron hasta el año de 1839, cuando los soldados capturaron a Hilarión, lo condujeron maniatado a Juxtlahuaca y de ahí a Oaxaca, en donde lo acusaron de treinta y cinco delitos, a lo cual, el rebelde respondió:

-Debo solo uno, de los otros son responsables los jueces del gobierno.16

La Corte que conoció de su caso lo declaró culpable y lo condenó a la decapitación. Sus compañeros siguieron en la lucha pero pasado un tiempo se desarticularon. Con ello la paz volvió por un tiempo a la región, misma que no tardó en ser rota por las actitudes de la nueva clase

política contra los triquis.

En el año de 1843 los triquis se volvieron a levantar en armas, lidereados por Dionicio Arriaga y Domingo Santiago. La razón de esta nueva rebelión fue una sentencia del juez de Juxtlahuaca ordenando se embargaran las tierras comunales de San Juan Copala para que la iglesia católica pudiera cobrar los diezmos que el pueblo se negaba a pagar. Otra causa que también motivó la rebelión fue un despojo de tierras que hicieron los mestizos de la localidad para adjudicárselas como propiedad privada. Esta segunda rebelión triqui, por los ideales que defendía y lo justo de sus reclamos, pronto encontró eco en otros pueblos y comunidades de la región Mixteca de Oaxaca y Guerrero. Al grupo original de rebeldes se les unieron los pueblos mixtecos de Nundaco, Atatlahuca y Tlapa, comandados por José Abarca, Manuel Salvador de Abarca, Juan Santiago, Francisco Razón

y Villalba. Posteriormente hicieron lo mismo Mariano Velázquez Rincón y José Cecilio Hernández, quienes con toda su gente dieron al movimiento armado un carácter de rebelión regional. Al año siguiente era tal la extensión y peligrosidad que para el gobierno había alcanzado la lucha que no se hablaba de una insurrección triqui sino de ‘la rebelión de la montaña’. Los efectos expansivos de la rebelión y su influencia entre los pueblos mixtecos de la región mostró a la clase dominante la necesidad de afianzar su control político sobre los insurrectos y la forma que encontraron fue dividirlos. Para lograrlo, el 18 de noviembre de 1844, en plena guerra, el Congreso del Estado elevó a San Martín Itunyoso, que hasta entonces había pertenecido al de Chicahuaxtla, a la categoría de municipio. De esa manera se buscaba desestructurar el Chuman’a de la región triqui alta.

La estrategia de división se extendió de lo político a lo militar, mediante el ofrecimiento de indulto a los rebeldes y condiciones para que volvieran a sus comunidades. En 1845 la rebelión todavía era muy fuerte pero dos años después los rebeldes se dividieron. Una fracción encabezada por Anselmo Santiago decidió acogerse al indulto que el gobierno les ofrecía, se rindió y regresó a sus tropas con sus familias, llevando como única garantía la promesa del gobierno contra el que pelearon de crearles condiciones para emprender una nueva vida. Otros, en cambio, siguieron levantando la bandera de la rebelión, en defensa de sus propiedades comunales, su derecho a nombrar a sus autoridades y que los mestizos no les cobraran tantos impuestos. En ese mismo año fue capturado Domingo Santiago, el otro gran líder del movimiento. El gobierno lo acusó de varios crímenes de orden común y fue juzgado por una Corte que lo condenó a la pena de muerte, siendo pasado por las armas y decapitado.17

La última rebelión importante de esa época estuvo encabezada por Eugenio Brígido, quien se pronunció contra el gobierno y se mantuvo en las montañas durante cuatro años, con la ayuda y protección de muchas comunidades aledañas a la región triqui. Su caso fue diferente a todos los anteriores, puede decirse que esta rebelión la consintió el gobierno para valerse de ella y controlar el descontento del pueblo, pues el principal dirigente mantuvo varios contactos con sectores políticos del Partido Liberal, del cual este se consideraba parte, quienes lo utilizaron para sus propios fines.

En el año de 1851 estos rebeldes ‘obtuvieron un triunfo’ y se dirigieron a la capital, en donde les ofrecieron puestos públicos que ninguno quiso aceptar y finalmente regresaron a sus comunidades a seguir sufriendo la política de mestizos y ladinos en contra de ellos.

El nuevo estado y las nuevas formas de dominio

La derrota de las rebeliones triquis y mixtecas infundió un desánimo entre los pueblos, situación que aprovechó la burguesía regional para continuar despojándolos de su patrimonio, principalmente su territorio, amparados en las leyes de reforma. El 6 de septiembre de 1869 la señora Petra Ajá de Lara, cacica de los pueblos triquis, solicitó ‘determinar los verdaderos límites de los terrenos de que se trata, para evitar en lo sucesivo diferencias que puedan ocasionar disputas judiciales que causan graves perjuicios a los pueblos y particulares, por los gastos que sean consiguientes’. Las autoridades atendieron su solicitud y durante los meses de septiembre y octubre se practicó el apeo y deslinde solicitados, amojonando los parajes colindantes, mientras la demandante pasaba placenteramente su vida en Puebla de los Ángeles. Una vez realizado el deslinde, la cacica negoció con la empresa ‘García Veyran y Compañía’, de la misma ciudad de Puebla, para que éstos renunciaran a sus pretendidos derechos sobre el territorio triqui. La transacción se realizó el 27 de diciembre de ese mismo año y a cambio de la renuncia de derechos los ‘García Veyrán y Compañía’ recibieron $9,000.00 dando en garantía los mismos terrenos. De esa manera se recuperó parte del territorio triqui. Pero el problema subsistió y aumentó con el paso del tiempo.18

Conforme el estado mexicano se consolidaba, las rebeliones de los pueblos indígenas iban sucumbiendo y la calma volvía a las regiones donde se desarrollaban. Los mecanismos de dominación de la clase en el poder se imponían. Así pasó con los triquis. Los que sobrevivieron a las rebeliones fueron adaptándose a los nuevos tiempos que corrían. Y así sería por mucho tiempo, hasta que la revolución volvió a tocar sus puertas y los puso nuevamente en movimiento.

Comenzando el siglo XX el reloj nacional no sintonizaba con el reloj triqui, por eso la revolución tardó en pasar por la región. Lo hizo cuando ya las batallas decisivas se habían dado en el país, lo que no impidió que modificara la situación económica, política y social en que vivían sus habitantes. Solo que a diferencia de la guerra de independencia y las rebeliones que protagonizaron durante el siglo XIX, la participación de los pueblos triquis de San Juan Copala

fue tangencial; si se afiliaron a los grupos carrancistas y zapatistas no fue porque compartieran sus ideales sino para hacerse fuertes ellos internamente. Tampoco participaron con sus dirigentes y defendiendo sus propios intereses, sino obedeciendo a otros jefes militares y defendiendo causas ajenas, muchas veces forzados por la leva. Cuando la revolución terminó los triquis de uno u otro bando se mantuvieron armados y con las armas hicieron valer su poder. Lo sorprendente era que no lo hacían contra mestizos sino contra sus propios hermanos.

Los mestizos se dieron cuenta de esto y lo aprovecharon para su beneficio. Comenzaron por venderles aguardiente y armas, para que se embrutecieran y mataran entre ellos y de esa forma dominarlos. Esta situación se acentúo en los años cuarenta, cuando se introdujo en la región el café, un cultivo comercial que desplazó al maíz y dislocó la economía doméstica, arrojándolos a una economía de mercado para la cual no estaban preparados. De esa manera, los beneficios del café no fueron para ellos sino para los acaparadores y coyotes de Putla y Juxtlahuaca. El círculo se completó quitándoles el carácter de municipio a sus dos principales centros políticos, San Andrés Chicahuaxtla en 1940 y San Juan Copala en 1948. Se desconoce el argumento que se usó para el primer caso pero para el segundo resultan elocuentes de la discriminación que se ejercía contra ellos: el diputado que impulsó la supresión del municipio dijo que “viven como animales, no contribuyen económicamente al desarrollo del Estado”.19

El asunto no quedó en eso. Como los triquis persistieran en su resistencia a la integración forzosa se echó a andar la maquinaria política, judicial y militar del Estado para someterlos, la primera para hacerlo de manera pacífica, la segunda para hacerlo por la fuerza. Una forma no desplazaba a la otra, era una combinación de ambas la que daba forma al colonialismo mestizo sobre ellos.

Muchos líderes y gente común de los triquis fueron a dar a la cárcel y solo vieron la libertad después de pagar altas multas que iban a parar a los bolsillos de los jueces y sus secretarios o a la de los Presidentes Municipales de Juxtlahuaca y Putla.20 El extremo fue el bombardeo militar que en el año de 1956 el ejército hizo sobre el barrio de Cruz Chiquita, cuando los triquis ajusticiaron a un militar que los extorsionaba.21

En la década de los setenta hubo cambios profundos en la región. En los primeros años de esa década hubo una invasión de instituciones federales hicieron su parición por esos lugares para promover el desarrollo según la visión estatal de la época, mas preocupados porque la guerrilla del Estado de Guerrero contagiara a la región, o porque el descontento popular que galopaba todo el estado de Oaxaca, ante la falta de condiciones para una vida digna y el autoritarismo estatal, dando lugar al surgimiento de importantes organizaciones populares, estudiantiles y campesinas.

La institución gubernamental más notoria fue la Comisión del Río Balsas, pero no fue la única; con ellas llegaron también los representantes del Partido Revolucionario Institucional (PRI), la Iglesia Católica y el Instituto Lingüístico de Verano (ILV). Esto, mas que el movimiento popular en el Estado fue lo que favoreció la disminución de la violencia al generar otras vías de participación política.

Los movimientos políticos contemporáneos

Una de las primeras organizaciones políticas que los triquis de San Juan Copala crearon para la defensa del territorio, el autogobierno y su ejercicio de la autonomía –aunque no lo expresaran de esa manera- fue el Club. La organización se creo después de un amplio movimiento de barrios que buscaba recuperó el poder local y se lo devolvió a los mayordomos, a quienes el PRI se lo había arrebatado, trastocando las formas tradicionales de ejercicio del poder. Lo que llamaba la atención de ese movimiento era que en su mayoría quienes participaban en él eran jóvenes que habían accedido a algún tipo de educación, junto con maestros bilingües, ambos formados en las instituciones religiosas. El nombre de la organización da la idea que no tenían intención de crear ninguna organización política, solo el entusiasmo por la recuperación de sus espacios de decisión, que les permitieran promover la unidad triqui y recuperar su territorio en manos de mestizos, generando condiciones para que también recuperaran la utopía perdida. Eso era lo que pensaban pero el movimiento creció tanto que no les quedó mas alternativa que crear la organización.

El PRI respondió con sus mejores técnicas de control: primero coptó al sector de los maestros que militaban en la corriente ‘Vanguardia Revolucionaria’ y con ellos creó las bases de su organización en la región, después a los evangelistas que el Instituto Lingüístico de Verano había formado y por último hasta a un grupo de pistoleros. Los efectos de esta política fueron funestos:

se cerraron los cauces de participación política y la violencia volvió a la región. Uno de los primeros en caer fue Luis Flores García, del grupo de los fundadores del Club, pero no fue él único, pronto varios de sus compañeros siguieron su camino y los que lograron escapar tuvieron que abandonar la región. Así se terminó con la primera organización independiente.22

Cuando el Club fue aniquilado, su bandera la levantó el Movimiento de Unificación y Lucha Triqui (MULT). Con el apoyo de organizaciones de derechos humanos y campesinas, entre las que sobresalían el Frente Nacional Contra la Represión (FNCR) y la Coordinadora Nacional ‘Plan de Ayala’ (CNPA). El MULT levantó la bandera del Club pero a diferencia de aquella le dio un tinte netamente político a sus demandas y de la mano de la solidaridad nacional e internacional –el primer informe de Amnistía Internacional sobre la violación de los derechos humanos en zonas rurales de México fue sobre ellos- la proyectó al plano nacional. Marchas,

plantones, encuentros nacionales de solidaridad y en contra de la represión se sucedieron unos a otros. El gobierno no cedió, al contrario, reforzó sus métodos de control, incluyendo los asesinatos, para lo cual brindó impunidad total a los asesinos.

Casi una década de lucha heroica diezmó la dirección y las bases de la organización. Cuando los fundadores fueron asesinados o emigraron para evitar la represión entraron al relevo otros, que como con el Club, eran jóvenes. Quienes los sucedieron modificaron sus demandas, primero por proyectos productivos, y después entrando a la disputa por el poder estatal mediante la formación del Partido Unidad Popular (PUP), que los acercó a los funcionarios estatales al tiempo que los alejaba de sus bases, en medio de acusaciones de prácticas antidemocráticas y corrupción.

Comenzaron a hacer lo que por tantos años combatieron en una cruenta lucha política donde decenas de sus compañeros perdieron la vida.

El PRI mantuvo dos frentes: uno por conducto de la Confederación Nacional Campesina y otro con una organización que el gobierno impulsó como forma de intervenir en la región: Unidad de Bienestar Social de la Región Triqui (UBISORT). Paradojas de la política, el gobierno tuvo muchos problemas con ésta, porque sus dirigentes sentían que favorecía más al MULT, lo cual no era de su agrado, porque los priístas eran ellos.

El municipio autónomo

Entrado el siglo XXI, la región parecía apaciguada: el gobierno mantenía el control mediante tres organizaciones que en apariencia controlaban a sus bases, pero cuando los recursos dejaron de fluir y los dirigentes se eternizaron en la dirección y se corrompieron, las comunidades comenzaron a protestar, y ante la falta de respuesta o de franca represión interna, el MULT y UBISORT se escindieron: los primeros lo hicieron en marzo del 2006 formando el Movimiento de Unificación y Lucha Triqui Independiente (MULT-I) y los segundos abandonaron el PRI, tres meses después.

Las rupturas se dieron en un contexto de mucha efervescencia política en el estado de Oaxaca. El gobernador del Estado acababa de tomar el puesto y no las llevaba todas consigo: algunas corrientes políticas de su partido, el Revolucionario Institucional, agrupadas alrededor los dos exgobernadores querían seguir tomando decisiones en el estado y él no estaba dispuesto a permitirlo, situación que generó un clima de enfrentamiento que trascendió los espacios de la alta política; por otro lado varias organizaciones populares le exigían resolviera satisfactoriamente sus demandas. En ese contexto perdió los hilos del control político y en junio del 2006 reprimió un plantón magisterial, lo que provocó que este sector cambiara sus demandas de aumento salarial por la salida del gobernador. Esa fue la válvula que desató el descontento social reprimido, varias organizaciones campesinas, populares e indígenas se unieron a las demandas magisteriales y crearon la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca, que por varios meses ensayó un poder comunal, hasta que en noviembre de ese mismo año fue reprimida brutalmente.

El MULT-I participó en la APPO y para ellos fue su primera escuela de participación política, más allá de su experiencia regional. Al paso de los meses se juntó con los disidentes de la UBISORT y juntos crearon el municipio autónomo de San Juan Copala, reivindicando las demandas de autogobierno pero, sobre todo, el cese a la violencia. En ese sentido, la creación del municipio autónomo de San Juan Copala representa una acción pacífica de los barrios que participan del proyecto, por encontrar espacios de participación económica y política propias, atendiendo a sus condiciones económicas, políticas y culturales particulares.

Para nadie que conozca la región es una novedad que San Juan Copala y las comunidades que se aglutinan en torno a ella han permanecido aisladas por siglos, abandonadas a su suerte por los municipios a los que formalmente pertenecen. Junto con ello persiste una brutal explotación de la mano de obra triqui y un irracional saqueo de sus recursos naturales. Por esa razón, el ejercicio de su derecho a la autonomía representaba la posibilidad de superar el sometimiento político y económico en que se encuentran, de tal manera que puedan participar de la vida política,

económica y social del estado y la nación, en igualdad con otros municipios y sin perder su especificidad sociocultural. Desde otra óptica, la creación del municipio autónomo constituye un avance sustancial en la histórica lucha de los triquis por sus derechos. Un esfuerzo por seguir alimentando la persistente utopía que han mantenido a través de los años.

En busca del horizonte

La creación del municipio autónomo en San Juan Copala tuvo sus efectos. Por principio, con él varios barrios de la región triqui baja recuperaron la utopía de que es posible crear condiciones de vida dignas para ellos y las futuras generaciones; rompieron las redes de control político del Estado y se alejaron de los cacicazgos generados en su antigua organización. Dicho de otra manera, retomaron el camino que muchas veces se han propuesto caminar pero que al paso de los años han abandonado por múltiples razones. ¿Cuánto tiempo tardarán para consolidar su proyecto? ¿O se perderán antes de encontrarlo, como muchos de sus compañeros. La pregunta se le formula a uno de los líderes, quien un tanto sorprendido, responde.

-Tenemos la experiencia de lo que ya pasó a los compañeros y vamos a evitar los errores que se cometieron. Vamos a preparar a los jóvenes para que sean ellos los que vayan empujando los cambios, para que los líderes no desvíen el camino, para que no se eternicen en el poder.

Un profesor, miembro también del municipio autónomo que escucha la respuesta anterior opina que eso no es suficiente, que se necesita tener claro hacia donde se camina para no perder el horizonte.

-Uno puede decir que es de izquierda, manejar un discurso radical, como los del MULT, y estar cerca del gobierno; o ser del PRI porque no hubo otra opción en la región, pero eso no define nada si no se tiene claro que aquí hay que luchar por el pueblo. Eso es lo importante, pero hacerlo en serio, no como las organizaciones que han usado ese discurso para su beneficio. Hay que devolverle al pueblo su capacidad de decisión.

Pero también el gobierno reaccionó, aunque tarde. La nueva geografía política de la región lo colocó ante el peligro de perder sus mecanismos de control político en la región y ensayó nuevas maneras de intervención. Primero intentó llevar a los dirigentes del nuevo movimiento político a sus espacios de confrontación y ofreció reconocerlos como un nuevo municipio dentro de los 570 que existen en el Estado, como los involucrados hicieran mutis ante tal propuesta ensayó los sobornos y como tampoco le funcionara ha profundizado la división del pueblo apuntalando los residuos de lo que fue la UBISORT, que solo existe por el apoyo gubernamental, que por lo se comporta de manera bastante beligerante, mientras con el MULT sigue su política de manga ancha en los apoyos financieros.

Esto política, tan ensayada históricamente ha traído como consecuencia que la violencia siga reinando en la región y sus laderas se sigan tiñendo de sangre. Es una situación que preocupa

también en el nonato municipio autónomo. En la segunda semana de mayo del 2008, el diario La Jornada registró el diálogo de tres miembros del Consejo de Ancianos, solemnemente sentados a la sombra de los arcos del palacio donde funciona el municipio autónomo, con los sombreros o gorras en la mano y mirando hacia el horizonte.

-¿Será que así somos los triquis, violentos, como dicen? Preguntaba uno de ellos a su compañero y sin esperar respuesta, como si estuviera reflexionado en voz alta, él mismo se contestaba.

-No, no es así. Esta violencia viene de otro lado. Es al gobierno al que le conviene, porque si hay muertos a cada rato la gente deja de organizarse, se olvida de los proyectos, tiene miedo y se divide. Y sin organización, los recursos no llegan, se quedan allá, con ellos”.

Su compañero lo secundaba, aunque también como una reflexión interna.

-Si el gobierno quisiera parar la violencia lo podría hacer. Pero no lo hace porque es parte de su política. Dice que hace justicia, pero siempre le carga la mano a una sola parte, a nosotros. Es la forma de pensar de los partidos políticos, se lo toman muy personal y terminan por pensar sólo en cómo eliminar al enemigo.

El tercero, únicamente asiente.

-¿Cómo se puede acabar con esto? –retoma la palabra el primero– Aquí no tenemos un intermediario en quien confiar. Hay que buscarlo, habrá que procurarlo.

Miran hacia atrás, muy atrás, cuando eran niños, y recuerdan los tiempos en que entre triquis ‘platicando se acababan los problemas’ y todos respetaban a la autoridad local. Pero eso fue antes de que llegara a la zona el modo de hacer política con los partidos. ‘Ahí fue cuando llegó el problema’, dicen.

-Eso fue muy antes. El PRI apoyaba a los caciques y éstos nos mandaban matar. Hubo tiempos muy malos, cuando llegó la partida militar. ¿Cuándo fue eso, tú?, le pregunta a su compañero.

-Muy antes. Fue muy malo eso. Hubo muchas violaciones de muchachas, de señoras casadas, robo de vacas, de cosechas, golpeados. Fue muy mala la experiencia.

-Por eso aquí lo que queremos es que se haga justicia para nuestra gente y para los rivales. Y también justicia para que podamos tener nuestra autonomía.23

Pero también es importante mirar hacia adelante. En agosto de 1999 la Comisión Ciudadana de Pacificación de la Triqui Baja, formada por intelectuales y académicos reconocidos para contribuir a llevar la paz en la región, aconsejaba a los líderes de todas las organizaciones.

Lo importante, ahora más que nunca, es mirar todos hacia la obscuridad donde se ocultan los enemigos del pueblo triqui, los falsos dirigentes, los políticos mediocres, los funcionarios impreparados. A ellos hay que sacarlos del escenario con la ley y la movilización popular. Es el momento de encontrarse entre todos ustedes y con la sabiduría de sus antepasados pensar en expresar a nuestro país un nuevo camino de espaldas a la terriblemente fácil violencia fraticida. Ustedes, más que nadie pueden redescubrir el horizonte que tanto han buscado los mejores de sus padres y hermanos. La región merece una historia, en la que los niños, las mujeres y los hombres triquis puedan revelar lo mejor de si mismos, sin temor ni duda.24

Ahí puede estar la clave para encontrar la solución a los problemas. Mirar al pasado para encontrar las causas de los problemas en la región triqui y a partir de su análisis poder trazar el horizonte hacia donde construir el camino.

Pero eso lo tienen que decidir libremente los propios triquis.


1 Rodríguez, Óscar, ‘Se independizan indígenas triquis de 3 municipios’, Milenio diario, 2 de enero del 2007.

2 Entrevista con Edilberto Hernández, febrero del 2007.

3 Rodríguez, Óscar, ‘Se independizan indígenas triquis de 3 municipios’, Milenio diario, 2 de enero del 2007.

4 ‘Una escisión propició municipio rebelde. Mujeres acusan al MULT de vender al PRI votos para que ganara Ruiz’,

Milenio diario, 4 de enero del 2007.

5 Herrera Maqueda, Bernardo, ‘Convoca a presentación de autoridades autónomas de San Juan Copala’, Noticias,

Lunes 15 de enero de 2007.

6 Nieto Ramírez, Jaime, Micro región triqui. Un programa de desarrollo rural. Tesis para optar por el grado de

Licenciado en Antropología Social, Escuela Nacional de Antropología e Historia, México, s/f, p. 5-6.

7 Resolución presidencial del 20 de abril de 1949.

8 Resolución presidencial del 27 de septiembre de 1960.

9 Resolución presidencial del 31 de agosto de 1975.

10 Resolución presidencial del 25 de agosto de 1975.

11 Resolución presidencial del 19 de agosto de 1986.

12 García Alcaraz, Agustín, Tinujei: Los triquis de Copala, México, Secretaría de Recursos Hidráulicos-Comisión del

Río Balsas, 1973, pp. 29-281.

13 Ibidem.

14 García Alcaraz, Op. cit.

15 Pastor, Rodolfo, Campesinos y Reformas: La Mixteca (1700-1856), El Colegio de México, México, 1987, p.

533-534.

16 Ibidem.

17 Pastor, Rodolfo, Op. cit.

18 Nieto Ramírez, Jaime, Op. cit., p. 21.

19 Parra Mora, León Javier y Hernández Díaz, Jorge, Violencia y cambio social en la región triqui, Universidad

Autónoma ‘Benito Juárez’, de Oaxaca-Consejo estatal de población de Oaxaca, México, 1994, pp. 111-112.

20 Tibón, Gutierre, Pinotepa nacional. Mixtecos, negros y triques. Editorial Posada, Cuarta edición, México, 1985,

pp. 139-140.

21 Tibón, Gutierre, Pinotepa nacional. Mixtecos, negros y triques. Editorial Posada, Cuarta edición, México, 1985,

pp. 138-139. También: Jacobo Montes V. Conflicto en la zona triqui, Instituto Nacional Indigenista, México, Abril de

1963, pp. 41-42. mimeografiado.

22 López Bárcenas, Francisco, Los triquis: un pueblo heroico, Lecturas campesinas, Coordinación de Extensión

Universitaria, Universidad Autónoma Chapingo, México, pp. 53-55.

23 Petrich, Blanche, ‘Esta violencia beneficia al gobierno’, La Jornada, 22 de abril del 2008.

24 Carta de la Comisión Ciudadana de Pacificación de la Triqui Baja a los líderes de las organizaciones triquis, agosto de 1999.

México – Quo Vadis? A 100 años de la Revolución Derechos Humanos en el punto de mira. Berlín, Alemania. 5-7 de febrero 2010.

La situación de los derechos humanos en México ofrece muchas posibilidades para la crítica. Los estándares internacionales de derechos humanos y la constitución mexicana, que se discutió y se aprobó en el contexto de la revolución de 1910, garantizan los derechos fundamentales y ofrecen la posibilidad de la construcción de un sistema de gobierno y social democráticamente legitimado. Después de una fase de varias crisis internas en México, en los años 1980 y 1990 le siguió otra fase de cambio económico y político. Un momento clave fue el cambio de poder del PRI al PAN, cuando Vicente Fox fue elegido presidente en el año 2000. Su sucesor, Felipe Calderón, opuso a los intentos de democratización la opción militar: es un gobierno con una política de mano dura y confía en el uso masivo de militares dentro del país como supuesto factor de estabilidad.

Al mismo tiempo se limita el acceso de organizaciones civiles al proceso democrático de toma de decisiones. La democracia mexicana se encuentra hoy en una encrucijada que enfrenta el uso violento de la fuerza de grupos del crimen organizado y de sus militares dentro del país, con la criminalización y deslegitimación de los actores civiles.

En la conferencia se tratará la fase en la que estará México en el año 2010, los desafíos para un proceso de transformación democrática y las estrategias de la sociedad civil para enfrentar esta difícil situación. Cuestiones claves en este contexto son las posibilidades de las fuerzas civiles de hallar un camino fuera de la violencia en dirección a una democracia estable y las experiencias que funcionaron en este sentido en el pasado. Se trabajarán y discutirán casos emblemáticos en cuatro foros. De esta manera se quiere lograr un intercambio sobre estrategias para garantizar los derechos humanos y para proteger a los defensores de derechos humanos.

Conferencia Internacional de la Coordinación Alemana por los Derechos Humanos en México en cooperación con la Fundación Heinrich Böll, la Academia Luterana Bad Boll y el Instituto de Estudios Latinoamericanos de la Universidad Libre de Berlín.

Programa

Viernes, 5.2.2010

13:00 Inscripción

14.00 Bienvenida e introducción

Annette von Schönfeld, Fundación Heinrich Böll

Carola Hausotter, Coordinación Alemana por los derechos humanos en México

14.30 Desafíos del proceso democrático: México a 100 años de la Revolución

Charlas

Organizaciones civiles en el punto de mira

Luis Hernández Navarro, periodista, La Jornada (D.F.)

Impotencia de la democracia – trabajo político enfrentando violencia y crisis financiera

Sara Lovera, periodista, SEMlac (D.F.)

Moderación: Bernd Pickert, periodista (taz)

16.00 Pausa

16.30 Derechos Humanos entre la teoría y la realidad en Chiapas, Guerrero y Oaxaca

Keynotes

Abel Barrera, Centro de Derechos Humanos, Tlachinollan (Guerrero)

Marcos Leyva, EDUCA (Oaxaca)

Diego Cadenas, Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas (Chiapas)

Moderación: Pedro Matías, periodista, Proceso y Michael Windfuhr, Pan para el mundo

18.00 Pausa

20:00 Lectura del libro: „Sentido Contrario – Vida y milagros de rebeldes contemporáneos“

Luis Hernández Navarro

Moderación: Chris Schulz, Obra Diacónica

Sábado, 6.2.2010

9.00 Introducción

9.30 Lograr los Derechos Humanos

Foros paralelos

Foro I: ¿Quién es propietario de la tierra? – Conflicto de tierra y estrategias para la solución

Miguel Hernández, SERAPAZ (Chiapas)

Abel Barrera, Centro de Derechos Humanos, Tlachinollan (Guerrero)

Edita Álvarez Ruiz, Unosjo (Oaxaca)

Alejandra Ancheita, Prodesc (D.F.)

Moderación: Wolf-Dieter Vogel, periodista y Eckhard Finsterer, Misereor

Foro II: Con diferente rasero

Impunidad de violaciones de derechos humanos y la criminalización de la protesta social

Diego Cadenas, Centro de Derechos Humanos, Fray Bartolomé de las Casas (Chiapas)

Verónica Rodríguez, Amnistía Internacional México

Yésica Sánchez, Consorcio (Oaxaca)

Alba Cruz., Comité 25 de Noviembre (Oaxaca)

Moderación: Wolfgang Kaleck (ECCHR) y Chris Schulz, Obra Diaconica

Foro III: Alternativas desde abajo? Formas de actuación de organizaciones de base

Norma Cacho, CIEPAC (Chiapas)

Celsa Valdivinos OMESP (Guerrero)

Montserrat San Martín Cruz, OIDHO (Oaxaca)

Moderación: Matthias Wanzeck, Academia Luterana Bad Boll y Eberhard Raithelhuber, Promovio

Foro IV: Acción versus violencia – Alternativas de la sociedad civil enfrentada a excesos de violencia y la “guerra contra el narcotráfico”

Luis Arriaga, Centro Prodh (D.F.)

N.N., Movimiento Pacto por la Cultura (Ciudad Juárez, Chihuahua)

Thomas Zapf, SIPAZ (Chiapas)

Luis Gerónimo Zavala, Red Guerrerense de Derechos Humanos (Guerrero)

Moderación: Annette v. Schönfeld, Fundación Heinrich Böll y Andreas Zumach,periodista

13:00 Comida

15.00 Resultados de los Foros

Presentación

Rupert Knox, Amnesty International (London) y Carola Hausotter, Coordinación Alemana por los derechos humanos en México

16.00 Pausa

16.30 Efectividad de los instrumentos parlamentarios y internacionales para la protección de los derechos humanos

Discusión

Barbara Lochbihler, MdEP B 90/Los Verdes

Raul Romeva, MdEP Greens/EFA (pedido)

Manfred Nowak, Relator especial de la ONU de tortura

Wolfgang Kaleck (ECCHR)

Moderación: Andreas Zumach, periodista y Heike Böttcher (pbi)

Domingo, 7 de febrero 2010

9.30 Amigo o enemigo? Victima o verdugo?

Medios y derechos humanos en México

Los periodistas Luis Hernández, Sara Lovera y Pedro Matías en una conversación con Bernd Pickert

11.00 La lucha por los derechos humanos dentro de una política económica y social – estrategias con potencial de éxito.

Discusión

Abel Barrera, Centro de Derechos Humanos, Tlachinollan (Guerrero)

Rupert Knox, Amnistía Internacional (London)

Héctor Padilla, Universidad de Ciudad Juárez (Chihuahua)

Moderación: Marianne Braig, Universidad de Berlín, Harald Ihmig, Universidad Protestante Hamburgo

12.30 Despedida

Annette von Schönfeld, Fundación Heinrich Böll

Dagmar Seybold, Coordinación Alemana por los derechos humanos en México

13.00 Espacios para intercambio y acuerdos

La Coordinación Alemana por los Derechos Humanos en México es una red integrada por las siguientes organizaciones e instituciones alemanas: Amnistía Internacional (Sección de la República Federal Alemana, A.C.), pbi (Brigadas de Paz) CAREA A.C.,Centro Franciscano de Desarollo y Misión, Departamento de Derechos Humanos Diaconía Alemania, FIAN Alemania, Iniciativa para México de Colonia y Bonn, Obra Episcopal Misereor, Oficina Ecuménica para la Paz y Justicia A.C., Pan para el Mundo, Pax Christi (Fondo Solidario Un Mundo) y Procura Misionera de los Jesuitas Alemanes, Promovio, A.C. (Asociación de Apoyo para el Movimiento de Derechos Humanos Indígena de Oaxaca/México, Promovimiento Indígena en Oaxaca A.C.) y la Universidad Protestante para Trabajo Social y Diaconía en Hamburgo.

Los foros

En los cuatro foros paralelos habrá breves introducciones sobre casos emblemáticos. A continuación el grupo discutirá estrategias para la protección de derechos humanos.

Foro I: ¿Quién es propietario de la tierra? – Conflicto de tierra y estrategias para la solución

Miguel Hernández hablará sobre el ejemplo de la región Montes Azules en Chiapas. Con el enfoque a la protección ambiental versus derechos humanos, describirá como el gobierno chiapaneco instrumentaliza la protección legal de una biosfera protegida para justificar y legitimar el desalojo y la presencia militar. En el caso de Oaxaca, la organización Unosjo comentará el paquete de medidas que apoya el gobierno sin considerar los derechos de los pueblos indígenas a la participación en estas decisiones. Se describirá como afecta este problema a los pueblos indígenas de la zona. Para Guerrero, Abel Barrera hará un resumen de la lucha contra la presa „La Parota“ y expondrá la lucha de la organización OPIM por sus derechos .Las intervenciones tienen el enfoque de explicar las varias razones de conflictos de tierra.

Foro II: Con diferente rasero – Impunidad de violaciones de derechos humanos y la criminalización de la protesta social

En referencia a Oaxaca este foro tratará las tácticas del estado en el seguimiento de las violaciones de derechos humanos en el año 2006: la negación de los hechos, la impunidad de los culpables, la acusación y prisión de activistas con falsas acusaciones y la criminalización del movimiento social (Alba Cruz, Comité 25 de Noviembre).

Diego Cadenas (Fray Bartolomé de las Casas) expondrá el caso de la masacre de Acteal y la manera de la justicia de tratar los crímenes en Chiapas. Describirá como se amenaza a los colaboradores del centro de derechos humanos de Fray Bartolomé de las Casas y como enfrenta el centro estas amenazas.

Luis Arriaga, Centro Prodh explicará cómo se consigue que no se juzguen crímenes y violaciones de derechos humanos de militares y relatará las estrategias de las ONGs mexicanas para intentar de cambiar este hecho.

Foro III: Alternativas desde abajo? Formas de actuación de organizaciones de base

Celsa Valdovinos, fundadora de una organización campesina, se preguntará si este tipo de iniciativas puede conectarse con el sistema estatal de programas de desarrollo. Desde Oaxaca Montserrat San Martín Cruz informará sobre proyectos de la organización OIDHO para fomentar la autonomía indígena. CIEPAC informará sobre la movilización social que se ha dado en el contexto de las altas tarifas de electricidad.

Foro IV: Acción versus violencia – Alternativas de la sociedad civil enfrentada a excesos de violencia y la guerra contra el narcotráfico

Un(a) representante del Movimiento Pacto por la Cultura de Ciudad Juárez (Chihuahua) describirá unas iniciativas civiles que intentan el desarrollo de iniciativas para tratar la alta violencia en la zona. La Red Guerrerense platicará de Guerrero, como las organizaciones locales tratan allí el tema de la violencia. Sobre Chiapas hablará Thomas Zapf de Sipaz sobre el trabajo para la paz y como tratan el tema de un ambiente violento y conflictivo.


@twewwter

December 2019
S M T W T F S
« Sep    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Join 727 other followers

Archivo