Posts Tagged 'TLC'

The Fight for Corn.

In an era of food crisis, the fight for corn has intensified, and the importance of this grain – a staple of the diet of Mexico and a large part of the world – has been revealed to the fullest extent. The scenario we are faced with is a battle between a culture that revolves around the material and symbolic production of corn, as well as the cultural, social, and historical value placed upon this crop by humankind, and the network of commercial and political interests that sees this prodigious crop simply as another way to increase power and profit by means of plundering its native lands.

Corn is under imperialistic attack in its place of origin, primarily at the hands of the North American Free Trade Agreement, which has increased Mexico’s food dependency. A popular resistance stands in opposition to this assault, playing its role in a geostrategic struggle exacerbated by climatic imbalances caused by global warming, as well as the corruption of the agroindustrial production model.

Why does corn attract transnational companies? Because it is the most efficient producer of biomass of any grain. One can get an idea of its efficiency of the corn plant is compared with that of wheat. One grain of wheat will produce one slender spike while one grain of corn will produce two robust ears. The yield per hectare of corn can be double that of wheat. Annual corn production worldwide is more than 850 million tons.

In contrast to the other cereals, there are different varieties of corn for almost any climate, from valleys to mountains, and for almost any type of soil. Its cycle is short, and rural families have created simple methods for storing it, preserving it, and preparing it.

Nobel Prize winner Octavio Paz acutely observed that the invention of corn by the Mexicans is only comparable to the invention of fire by the early humans. From the inedible grass of the teocintle or teosinte, ancient Mexicans created modern corn, which was spread across Mesoamerica and eventually around the world. The 60 or so breeds and the thousands of different varieties native to Mexico act as a genetic reservoir and a crucially important strategic good in terms of the global food supply and economy, the worth of which can be expressed on a scale of billions of dollars each year. Corn has become the livelihood of families in rural communities as well as an accessible food source for poor urban families (corn makes up 60 percent of Mexicans’ caloric intake). It is also a fundamental raw material for livestock and the global food industry due to its versatility and large number of by-products and applications.

Corn is both a product and a means of support in the history and popular culture of Mexico. Both the history of the grain and the history of the people are intertwined to such an extent that correlations between price curves for corn and the vicissitudes of Mexican politics and economy have been documented from the 18th to the early 19th century. The rise of corn prices, for example, resulted in poverty, food shortages, famine, epidemics, emigration, unemployment, crime, and begging. This turmoil generated the social tension that led to the outbreak of the War for Independence.[i]

Today, corn is Mexico’s most important crop. It makes up a little more than half of the area sown and represents 30 percent of the total production value. Mexico is the fifth largest corn producer in the world, yielding around 21 million tons per year. However, Mexico imports almost 10 million tons annually – a third of what it consumes. The other primary producers of corn in order of importance are the United States, China, Brazil, and Argentina.

Because of its unique qualities, corn quickly became a coveted good and was introduced to the market with a clear tendency toward privatization. The crop’s transformation from a communal resource to an economic good has been made possible by means of a global strategy with three blocks meant to shut off the route to rural self-sufficiency through local food production.

The first block is the imposition of technology meant to appropriate the characteristics of the corn seeds, as well as the traditional knowledge associated with them. The second block is the establishment of a legal framework that legalizes dispossession through registers, certificates, and patents. The third block: agro-food policies that favor transnational companies and harm small and mid-sized producers. According to investigators Adelita San Vicente and Areli Carreón, “This is clear when we look at the earnings and the concentration of seed companies worldwide. 20 years ago there were thousands of companies that sold seeds, the majority of which were small family-owned businesses. After decades of mergers and acquisitions, today only a handful of companies manage commercial seed, especially regarding the corn and soy industry sectors. In the case of corn, four companies – Monsanto, Dupont, Syngenta, and Dow – control more than three quarters of the market, excluding China. These same companies own the majority of the agro-biotechnological patents.”[ii]

The global importance of corn explains the interest that transnational companies have in controlling the crop in its place of origin and making it a private asset. These companies started out using hybrid varieties of corn associated with the use of chemical fertilizers and agro-toxins. They have now created transgenic corn, which puts the diversity of the native varieties at enormous risk. Once native crops are destroyed by genetic contamination, corn producers could find themselves defenseless against the climate crisis.

Less Corn for More Money

Even now, while the world suffers through the stampede of food prices (particularly the price of corn) and the climatic events in the United States, multinationals like Monsanto are rubbing their hands in anticipation of the profit to be made from high prices coupled with a high demand for the seeds. Climate changes in the United States have led to low expectations for the next corn harvest,[iii] which is already impacting grain prices and reverberating through other foods as well. The worst drought that the United States has seen in the last half century – caused by the highest temperatures on record – can be attributed to the climate crisis. A sixth of the corn harvest of the United States has been destroyed, prompting hyperinflation of food prices just as the financial and global energy crises have escalated.

The rise in corn prices[iv] and its repercussions on other food stirred memories of the 2008 crisis which caused revolts in numerous countries and gave rise to the tortilla crisis in Mexico. The UN acted immediately to prevent a global food crisis.[v] It urged governments to take “swift and coordinated action” in order to prevent rising food prices from creating a disaster that would have harmed millions of people by the end of that year.

Aside from corn, two other basic grains in the world food supply – wheat and soy – are rising in the inflation spiral. UN agencies assert that elevated prices of food are the symptom and not the disease, and argue that the root causes of the price crisis must be addressed. It is not exactly clear what this means, but from the rural perspective it would mean trading the agro-industrial production model for another based on food sovereignty, oriented toward the local markets at a time of growing demand for food and climate crisis.

The ongoing measures taken by many governments, however, do not point in this direction. According to data made public in the newspaper La Jornada from the Working Group on Foreign Trade Statistics, Mexico showed record-breaking corn imports[vi] during the first semester of 2012 in comparison to the same period of the previous year, when national corn production fell due to frosts and droughts. Imports were also at a record high with respect to the first half of 2007, when the tortilla crisis struck, and even compared to imports occurring during both the 2008 and 2009 lapses of the global financial crisis. According to the same source, in the first six months of 2012 1,931,000,000 dollars were spent on corn imports.

Mexico went from importing 396,000 tons of corn in 1992, before the signing of the North American Free Trade Agreement (NAFTA), to 9.8 million tons during the 2011-2012 cycle.[vii] The measures put in place by NAFTA dismantled the institutions supporting agro-food production and generated conditions of even greater inequality among the member countries. Food dependency now represents almost 50 percent of what is consumed in Mexico, and the government recognizes the existence of 28 million people who are starving[viii] – 20 million of whom live in the countryside.

The Hunger that Came from the North.

“¡Hunger, hunger! Bark the dogs of Urique”, exclaimed the elderly people, repeating a fable from the Porfirian era. During that time, the region of the Tarahumara inhabited by the Rarámuri was held prisoner by famine and was the scene of precursory uprisings to the Revolution. Time has come full circle, and now that region of Chihuahua, in the north of Mexico, is suffering a humanitarian catastrophe due to a shortage of food that has been compared by the magazine Proceso to what is occurring in many African countries.[ix]

The current famine has brought hundreds of indigenous people to the hospital with acute malnutrition, the diseases derived from which have killed many of them. This is the most extreme manifestation of the consequences of the application of the free market economic model on rural areas. This model has dismantled institutions of credit, consumable goods, insurance, wholesale, and programs supporting rural production, creating a food shortage that is aggravated by climate change.

Last year, an atypical drought that lasted for more than 18 months devastated corn and bean harvests in the region, and temperatures near -20 degrees Celsius only made the problem worse. 20 thousand tons of corn for self-consumption was lost. Of the 150 thousand tons of cereal that is produced commercially in Chihuahua, only 500 tons remained. Of the over 100 thousand tons of beans that are harvested each year, there were barely 20 thousand. The production of oats decreased by 80 percent. The lack of food affected a quarter of a million inhabitants of 4,478 rural and indigenous communities. But the problem did not stop there.

For the current spring-summer cycle, an insufficient harvest is anticipated. The Rarámuri, therefore, only planted 4 thousand of the 40 thousand hectares normally reserved for the production of basic grains, principally corn.[x] Those who dared to plant did so with native seeds without ample humidity in some areas of Guachochi, Urique, and Batopilas.

Yet this is merely a warning of what is to come. The state of food emergency is not exclusive to the indigenous zones in the north of the country. It is spread throughout practically the entire rural area, as is shown by the food poverty figures mentioned above. The agricultural policies that have been imposed upon Mexican society for more than a quarter century have primarily benefited the transnational companies and a minority of large producers, at the expense of the majority of the population. The senselessness of the model that dismantled the mechanisms and institutions responsible for regulating the domestic market, only to present it on a silver platter to the transnational companies, highlights an absurd situation: while hunger is pervasive and the United States has announced a decrease in its corn harvests, Mexico is faced with the problem of marketing more than 1,200,000 tons of grain in Sinaloa and Jalisco due to the fact that the distributors have refused to pay the international price, breaking NAFTA rules that do not work in their favor. The transnational companies not only control marketing, but also most of the branches of agro-industry, including the production, storage, and distribution of the seeds.

The Transgenic Corn Front

Monsanto and the companies that control the global transgenic seed market have made Mexican corn their preferred target because once they have conquered it, the transnationals could become the sole owners of this treasure worldwide.

Even before the Mexican government broke the moratorium on experimentation with transgenic corn in 2009, the corn had already been genetically contaminated in its place of origin. The study that presented this evidence was done by scientist Ignacio Chapela and published in the November 2001 issue of Nature. Chapela documented the presence of transgenic corn in Oaxaca, an area with one of the largest diversities of the grain. This fact was confirmed months later by Mexican researchers. Currently, almost half of the states in the country have reported the presence of transgenic contamination, and there is a widespread conviction that the contamination was caused intentionally. Whatever the case may be, it is a historic crime.

Transgenic corn does not increase yields,[xi] does not provide any consumer advantages, and does not carry any benefit for producers regarding input costs. However, if the commercial sowing of Monsanto corn is approved, the company could make a profit of close to 400 million dollars per year, according to Victor Suarez, president of the National Association of Commercial Field-Producer Companies.[xii]

This is why lobbyists for the United States-based company spare no efforts when it comes to investing some 5 million dollars per year in order to influence politicians, journalists, scientists, and community leaders. The company is also investing in its beachheads in the Center for Research and Advanced Studies at Irapuato and the Master Project of Mexican Corn, which is supported in part by the National Farm Worker Confederation.[xiii]

The clandestine contamination – a vehicle of destruction of the Mexican rural economy – is a direct consequence of NAFTA. Unlabeled corn that continues to flow into the country from the United States is largely transgenic, and is introduced with the knowledge and consent of companies and officials without the least concern. These same entities and people confront public opinion, as well as those who reject the cultivation of transgenic corn, using a fait accompli strategy.

Mexican legislators approved the Monsanto Law (the Law on Biosafety and Genetically Modified Organisms) in 2004. As its nickname suggests, the law primarily favors transnational interests. This law opened the door for the cultivation of transgenic materials while failing to guarantee biosafety or protect native Mexican plants and their producers.

In the same vein, the Federal Seed Production, Certification, and Trade Law was approved in 2007, while the Federal Law on Plant Varieties has been in existence since 1996.[xiv] The new legal framework was designed for the purpose of plundering, while laws that protect the rights of producers, farm workers, and indigenous people – no matter how precariously – are being abolished or reformed.

In 2009 the federal government, betraying rural society yet again, broke the moratorium de facto that had stood for 11 years. The government subsequently began to grant permits for experimental sowing and transgenic corn pilots, and has brought the country to within one step of the commercial sowing of Monsanto corn.

The use of transgenic seeds has been added to agro-industrial production as a means of augmenting producers’ dependency, but at the same time it has sharpened those contradictions that indicate the deterioration of this model.[xv] The proven damages to the ecosystem and human health, the harmful effects on the climate caused by the use of petroleum in agricultural processes, and the emergence of super-plagues able to resist the poisons associated with transgenic seeds have sparked protests, embargoes, and prohibitions. Monsanto corn MON16 has been expelled from 8 different countries in the European Union, and around the world there has been a resurgence of organic production.

As has been shown by the Maize Defense Network, which is composed of more than one thousand communities and dozens of organizations in 22 Mexican states, “the cultivation of transgenic materials is an instrument of corporate abuse against the right to have access to healthy food and against small-scale, independent food production controlled by rural farm workers in countless corners of the globe (who provide the largest percentage of the world’s food supply). [The use of transgenic seeds] is a frontal attack on food sovereignty.”

The People’s Fight for the Corn

The Network, in line with movements such as “Without Corn there is no Country” and organizations like the National Union of Autonomous Regional Peasant Organizations (representative of La Via Campesina in North America), has organized campaigns to throw Monsanto and its Frankenstein seeds out of the country. The Maize Defense Network, however, has distinguished itself by declaring an emphatic moratorium over ten years against the invasion of transgenic corn. Rural farm workers know that the best defense of native corn is to plant it and care for the seeds by selecting them and interchanging them. They know that food sovereignty starts from below and that social and communal production of their own food is the best way to guarantee their right to eat.

They know or sense that the corporations and the governments of the dominant countries have used food as a geostrategic weapon, impeding the agricultural development of the subordinate countries by means of “free” trade agreements and agricultural mechanization controlled by companies like Monsanto. This serves the double purpose of maximizing profits while indefinitely maintaining the subjugation, in this case, of Mexican agriculture to the agricultural interests of the United States.

Before the commercial opening, corn had been protected by national agricultural policies and the corn used for human consumption was supplied in sufficient quantities for local production, particularly in communal or seasonal smallholder farms. Following the signing of NAFTA, the Mexican government removed support little by little for the majority of the field producers until it had finally abandoned them.

In a scenario that is just as complex as it is unfavorable, the Maize Defense Network and various other Mexican civil society organizations convinced the Permanent People’s Tribunal to conduct sessions in Mexico. The prosecution held the Mexican state responsible for the violence committed against the corn, food sovereignty, and the rights of the people.

Supported by the moral standing of the Permanent People’s Tribunal, the rural inhabitants stand against NAFTA and its signatories because:

a) They have surrendered food production to transnational companies, making Mexico a dependent country.

b) The commercial opening to grains led to the loss of more than 10 million hectares of cultivated corn and the rural exodus of 15 million people.[xvi]

c) They have endangered the way of life surrounding corn – the heart of Mesoamerican civilization.

d) They are responsible for a crime against humanity: the destruction of the genetic fortitude of one of the four pillars of the world’s diet.

At the same time, the most conscientious and organized rural farm workers have implemented resistance strategies, such as the establishment of transgenic-free zones, democratic unions and councils in defense of corn, networks of organic tianguis, corn festivals, communal germoplasm banks, communal food reserves, seed exchange fairs, and other measures in defense of the rural lifestyle.

These are the people who have recreated biodiversity over many generations, and continue to be responsible for its preservation today. They are the direct heirs of the cultures that domesticated and developed corn. They are the people of the corn of the 21st century, and they are convinced that the voracity of transnational companies must not be allowed to usurp this thousand-year-old legacy.

Alfredo Acedo is Director of Social Communication and adviser to the National Union of Regional Organizations of Autonomous Small Farmers of Mexico and a contributor to the Americas Program http://www.cipamericas.org.

Translation: Mac Layne


[i] Florescano, Enrique. Precios del maíz y crisis agrícolas en México, 1708-1810. El Colegio de México, 1969.

[ii] San Vicente Tello, Adelita; Carreón, Areli. El robo de las semillas de maíz en su centro de origen y de diversidad genética. December 16, 2008 http://vecam.org/article1080.html

[iii] In August, the United States Department of Agriculture showed an 18 percent decrease in its projections of corn production for this year, or some 56 million tons. http://www.fas.usda.gov/psdonline/psdreport.aspx?hidReportRetrievalName=BVS&hidReportRetrievalID=884&hidReportRetrievalTemplateID=1

[iv] Corn prices shot up to a historic maximum of 8.49 dollars per bushel on August 10th (in the United States, a bushel is equivalent to 25.4 kilograms).

http://www.cnnexpansion.com/economia/2012/08/16/precio-de-maiz-en-eu-por-los-cielos

[v] UN agencies “stressed the vulnerability to a food problem, given that even in a good year, global cereal production is barely sufficient to satisfy the increasing demand for food and fuel.” http://www.jornada.unam.mx/2012/09/05/economia/037n2eco

[vi] The purchase exceeded corn imports of the first six months of 2007 by 159 percent, totaling 744,857,000 dollars. http://www.jornada.unam.mx/2012/08/27/economia/027n1eco

[vii] Mexico is now the primary importer of corn in the world. http://www.jornada.unam.mx/2012/04/14/sociedad/035n1soc

[viii] Between 2008 and 2010, the number of people without access to food rose by 4.2 million, bringing the total to around 28 million Mexican citizens. http://www.jornada.unam.mx/2012/02/09/politica/016n2pol

[ix] La Tarahumara: hambruna al estilo Somalia. http://www.proceso.com.mx/?p=294045

[x] The food alert in the Tarahumara remains in effect due to low harvests. Furthermore, the government defaulted on its delivery of 100 thousand tons of corn and beans promised as humanitarian aid. http://www.jornada.unam.mx/2012/08/27/sociedad/045n1soc

[xi] Failure to Yield. 2009. Report in the Union of Concerned Scientists that shows zero increase in the yields of transgenic corn in the United States, after more than 20 years of research and 13 years of commercial sowing. http://www.ucsusa.org/assets/documents/food_and_agriculture/failure-to-yield.pdf

[xiii] San Vicente Tello, Adelita ¿Los niños al cuidado de Herodes? Convenio CNC Monsanto. La Jornada del Campo. 9 de octubre de 2007 http://www.jornada.unam.mx/2007/10/10/amenaza.htm

[xiv] Una raya más al tigre de la Ley Monsanto. http://www.cipamericas.org/es/archives/66

[xv] Stedile, João Pedro. Las tendencias del capital sobre la agricultura. América Latina en movimiento 459. ALAI, October 2010 http://www.alainet.org/images/alai459.pdf

[xvi] Permanent People’s Tribunal. Mexico. Work document, February 20, 2012

Hearing 5: Violence against corn, food sovereignty and the rights of the people.

Ana de Ita: Los transgénicos son la nueva colonización de las semillas.

MéxicoAnte la inminente liberación del cultivo comercial del maíz transgénico en México, la investigadora del Centro de Estudios para el Cambio en el Campo Mexicano e integrante de la Red en Defensa del Maíz, Ana de Ita, explica a Desinformémonos los riesgos que implica esta liberación para la biodiversidad, la soberanía alimentaria y los conocimientos tradicionales.

La especialista señala que las semillas son un patrimonio de la humanidad y advierte que quien las controla, controla la cadena alimentaria.

La biodiversidad en riesgo

México es centro de origen y diversificación del maíz. Tenemos entre 59 y 61 razas antiguas mexicanas, y cientos o miles de variedades porque el maíz es un cultivo de polinización abierta o cruzada, donde los genes de una planta fecundan a las plantas vecinas. Por ejemplo, todos los granos de una mazorca son diferentes entre sí, con parte de la misma madre pero no del mismo padre. México, al ser un reservorio genético como centro de origen, inspira a biólogos, genetistas, mejoradores y campesinos para mantener y buscar condiciones deseables para el maíz.

Por los efectos en la biodiversidad, se veía como muy problemático que aceptaran la siembra de maíz transgénico. Es muy fácil que los transgénicos se inserten en este sistema abierto, y la contaminación los maíces nativos es una realidad comprobada desde el 2001 con los estudios de Chapela y Quist. Como decían los científicos en este momento, es muy fácil ingresar estos genes transgénicos al sistema pero es muy difícil o imposible erradicarlos.

Esos genes, en un escenario horrible pero no imposible, contaminarían a la gran mayoría de razas y variedades locales. En estos momentos de cambio climático en los que se necesita encontrar maíces resistentes a sequía, heladas, etcétera, si todo el maíz de México está contaminado por transgénicos, va a ser realmente una catástrofe. Ya no se va a tener maíz natural para adaptar las semillas a los desafíos actuales.

México es también un país megadiverso, con un gran número de animales. Hay 2 mil especies de mariposas, por ejemplo, y lo que provocarán los transgenes en esos insectos es muy distinto a lo que provocarían en un lugar sin esta megadiversidad.

Los estudios de la Universidad de Cornell mostraron que las mariposas monarca, símbolo de un ecosistema trinacional, se mueren al comer polen de maíz transgénico; eso ocurre en un país megadiverso con muchas especies endémicas. Es un atentado contra un gran número de especies y diversidad biológica la existencia de transgénicos, no sólo en el maíz sino en la soya, la canola, el algodón o en cualquier cosa.

Un peligro para la soberanía alimentaria

Los transgénicos van contra los derechos campesinos y la soberanía alimentaria porque si la progenie de una semilla ya no se puede sembrar, deja de ser la esencia misma de lo que son las semillas, que es la forma de reproducción para que las plantas se multipliquen y haya alimentos para todos. Por eso es que la Vía Campesina dice que las semillas son un patrimonio colectivo de los pueblos que debe estar al servicio de la humanidad; en las semillas se condensa todo el conocimiento de los pueblos de diez mil años de agricultura.

Los transgénicos vuelven a los campesinos dependientes de una semilla que ya no les pertenece porque incluye un conocimiento de fuera y patentado como propiedad de una multinacional, por el cual deben pagar una licencia. Esto ha provocado que haya juicios contra los campesinos porque sus semillas se contaminaron con un gen extraño y patentado. En lugar de hablar de invasiones de propiedad privada, las compañías demandan al agricultor diciendo que utiliza una tecnología sin pagar la licencia.

Los transgénicos vuelven ilegal el quehacer campesino normal, que es mejorar las semillas, resembrarlas, intercambiarlas, regalarlas o venderlas. Cuando compran un transgénico, los campesinos tienen que firmar un contrato donde dice que esa semilla no puede ser vendida, regalada ni intercambiada, que solamente se usará como semilla una vez y que lo demás lo van a vender como cosecha. Ya no las pueden guardar, como lo han hecho por siglos.

Las multinacionales nunca pagaron nada por el conocimiento colectivo que se encuentra presente en las semillas sobre las que ellos pusieron sus supuestos mejoramientos, un conocimiento que es milenario y se ha ido mejorando de generación en generación.

Control transgénico sobre la investigación

La falta de consenso científico sobre los transgénicos proviene de los aparatos de publicidad y mercadotecnia de las compañías y de sus tentáculos de control en las universidades, con centros de investigación y con las autoridades, que son las que dan o no los permisos. Por eso están tan silenciados los riesgos a la salud existentes, y a quien lo diga se lo tratan de acabar.

Cuando Quist hizo público el descubrimiento del maíz contaminado en México en la revista Nature, lo tuvieron que sacar de la revista porque la comunidad científica pro-transgénica hizo una labor de boicot negro en base a puras mentiras, diciendo que el estudio estaba mal hecho, pero hasta el gobierno mexicano reconoció que había contaminación transgénica. Como los pro-transgénicos tienen todo el dinero del mundo, se han vuelto financiadores de las universidades y los centros de investigación.

¿Cómo pueden ser juez y parte? Es una tontería porque los estudios que dicen que los maíces de Monsanto no hacen daño son los propios estudios de Monsanto. Además, son tan cortos que no se pueden comprobar los riesgos que ocurren cuando la alimentación de las ratas permanece más tiempo. Los otros científicos no pueden negar la contaminación transgénica, porque es un hecho que el maíz tiene una polinización abierta. ¿Cómo lo van a controlar?

Es un riesgo enorme que el gobierno mexicano permita que se siembre maíz transgénico para la alimentación de las personas sin haber utilizado el principio de precaución y sin haber hecho estudios específicos antes de dejar que la gente, por hambre y por falta de otra cosa, tenga que comer esto.

En México, los estudios que usa la Secretaría de Salud para validar su parte de seguridad sanitaria están basados en estudios hechos en Estados Unidos por científicos de Monsanto. No se fijan en las distintas condiciones de México. Por ejemplo, en Estados Unidos el maíz transgénico se utiliza para los puercos, las vacas y los pollos, muchos de ellos industrializados, que sólo están esperando a que cumplan su ciclo de vida y los matan. No se utiliza para la alimentación humana. La Comisión de Cooperación Ambiental, en sus recomendaciones, dijo que en México se necesitan estudios específicos si se considera el volumen anual de ingestión de maíz, que se calcula que en 115 kilogramos en promedio -y todavía más en el medio rural- antes de liberar los transgénicos.

La nueva conquista a través de la privatización de las semillas

Lo que parece es que hay una nueva conquista sobre las semillas nativas; las compañías tratan de despojar a los campesinos del conocimiento colectivo cristalizado en ellas. Vandana Shiva dice que, al igual que el Papa cuando mandó a los conquistadores a colonizar estas tierras que “no eran de nadie” (llamadas tierras nullusen la bula papal), ahora las empresas dicen que las semillas nativas no eran de nadie y van a colonizarlas, a ponerles sus genes, su marca y patente porque están “salvando” a estas semillas nativas que eran “sin rendimiento”.

El que controla las semillas controla la cadena alimentaria y controla una parte muy importante del conocimiento tradicional de la humanidad, porque las semillas no estaban así en la naturaleza. Eso tuvo que ver con un proceso de civilización y por esto son tan importantes los lugares que se llaman centros de origen. México y Centroamérica son centros de origen del maíz porque hubo una civilización que se encargó de estar cruzando y cruzando este pastito que es el teocintle hasta obtener este grano, que se inventó hace 7 mil años y que los campesinos siguen inventando diariamente.

Lo que quieren expropiar es una suma de conocimientos colectivos que han creado el maíz, el arroz y la soya, que son los principales alimentos de la humanidad. El arroz es para Oriente lo que el maíz es para nosotros, y ahí las compañías están expropiando este conocimiento colectivo para ponerle su marca y su etiqueta.

Todas las leyes van hacía la privatización. Las empresas han logrado meter distintas leyes en el mundo sobre semillas que van a prohibir la siembra de semillas no sólo transgénicas, sino todas si no se sabe qué patente tiene. Los que siembran semillas nativas no tendrán subsidios y no se podrá comercializar la cosecha.

Todas las leyes tienden a que los campesinos se vean obligados a comprar semillas y a entrar al mercado, a que las semillas sean ya no un patrimonio de la humanidad sino una mercancía que se tiene que comprar a ellos para ser legal. Lo demás lo llaman “semillas piratas”.

Un largo proceso legal para la liberación del maíz transgénico el primero de diciembre próximo

Con el Tratado de Libre Comercio de 1994 se abrió la frontera y, a partir del 1996, las importaciones de maíz de Estados Unidos crecieron de manera exponencial: llegaron hasta cinco millones de toneladas, cuando antes eran solamente 300 mil toneladas. Para México era muy difícil mantenerse libre de transgénicos porque en Estados Unidos se liberó el maíz transgénico desde 1996.

Los científicos del Comité Nacional de Bioseguridad Agrícola se vieron muy visionarios y utilizaron el principio de precaución para instaurar una moratoria sobre el cultivo transgénico. Era necesario hacerlo porque aquí también las compañías empezaron a pedir permisos para sembrar maíz transgénico. De 1996 a 1998 hubo algunos permisos de siembra experimental en México, pero gracias a la moratoria de facto no se iba a dar ni un permiso más, ni experimental ni comercial, a los transgénicos. El argumento era que teníamos una Norma Oficial Mexicana de bioseguridad para la siembra de productos que no consideraba a los transgénicos como tales porque eran una cosa nueva. Decidieron no dar permisos mientras no hubiera una regulación específica para los transgénicos.

A partir de finales de 1998, no volvieron a dar más permisos; los argumentos fueron que México es centro de origen y diversificación del maíz, que existe el teocintle y los parientes silvestres del maíz, y que hay 61 razas nativas y criollas que serían contaminadas. Con esos argumentos y contemplando que el maíz es el alimento básico de la población, establecieron la moratoria, que duró desde 1998 hasta 2009 cuando Calderón, después de una reunión con el director de Monsanto en el Foro Económico Mundial de Davos, liberó por decreto presidencial la siembra experimental y dio los pasos para llegar a la siembra comercial de maíz transgénico.

Mientras tanto, el gobierno y la industria prepararon una legislación para saltarse los requisitos de la moratoria. Como iba a tener vigencia hasta que existiera una legislación específica, se dedicaron a establecer esta legislación. En 2005 promulgaron la Ley de Bioseguridad y Organismos Genéticamente Modificados, a la que llamamos la ley Monsanto porque es una legislación que no es de bioseguridad, sino más bien a favor de los intereses de las empresas. Solamente establece los pasos que tienen que seguir las empresas para lograr la siembra comercial de sus productos.

Les faltaba también, como requisito, definir cuáles eran los centros de origen y diversidad del maíz; lo hicieron en el 2011 para poder avanzar. La definición deja a toda la zona de riego, que es la que le interesa a las empresas, libre para que pueda ser sembrada con maíz transgénico. Es como bajar la frontera de México, porque casi es exclusivamente en el norte del país donde van a ser permitidas la siembra experimental y comercial.

Ahí, siguiendo la ley de bioseguridad y de manera legal, establecieron su siembra experimental. En esta fase, primero se establecen criterios dizque muy estrictos y muchas normas de bioseguridad (como el transporte de las semillas en envases, la trituración de la cosecha para evitar la germinación de los granos y la instalación de una zona de 200 metros de distancia entre el cultivo transgénico y cualquier otro cultivo). El problema es que el cultivo es a cielo abierto, lo que es problemático por la polinización libre del maíz.

En la siembra piloto, las extensiones crecen; no son espacios de menos de una hectárea como en la siembra experimental, sino más grandes. Sus medidas de bioseguridad consisten en poner una zona de amortiguamiento de 200 metros: el cultivo transgénico está en el centro, rodeado de 200 metros de maíz para afuera. Ese maíz de la zona de amortiguamiento obviamente se va a contaminar con el polen del transgénico. A ambos los van a levantar para comercializar donde se siempre se ha vendido el maíz para consumo.

En la etapa comercial ya no habrá ninguna medida de “bioseguridad”, sino que el maíz será plantado en cualquier lugar dentro del polígono donde les den el permiso y lo venderán donde tradicionalmente se vende. Lo más preocupante ahora es que estamos en la fase de solicitud de los cinco primeros permisos de siembra comercial, dos de ellos en Sinaloa, por 700 mil hectáreas cada uno. El polígono de liberación en el estado mide un millón 100 mil hectáreas, pero Sinaloa tiene 750 mil hectáreas de riego en total; entonces, suponemos que los permisos se refieren a la misma zona. Van a sembrar con cualquiera de los dos permisos las 750 mil hectáreas, en el mejor de los casos. De maíz sólo se sembrarán 300 mil hectáreas y lo demás se sembrará con otras cosas, como jitomate o frijol. Ellos se cubren las espaldas diciendo que sembrarán todo lo que los agricultores quieran. Por eso piden un polígono más grande: si alguien siembra transgénicos en este polígono, estará dentro de la legalidad.

La producción de maíz en Sinaloa se va a todas las ciudades del país porque es el principal estado productor de México, el que abastece a todos los centros urbanos. Piden este permiso para el primero de diciembre, a tiempo para la siembra otoño-invierno; la cosecha se recogería en junio-julio. Básicamente, la cosecha está comprada por transnacionales como Cargill, Maseca, Minsa o Archers Daniels Midland. Ellos lo distribuirán a todas las zonas urbanas, a Maseca y Minsa como harina, a Cargill como grano, a los molinos de tortillería. Calculamos que, en julio, todos los urbanos comeremos tortillas transgénicas, sin ningún tipo de etiquetado que diga “Comer tortillas transgénicas mata”.

Los permisos de siembra comercial están en consulta pública hasta el 15 de noviembre, pero la pregunta es ¿cómo toman las decisiones dentro del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria, que es el encargado de dar los permisos? Se ignora cuáles son sus criterios para negar o aceptar los permisos; en algunas ocasiones han negado permisos que al otro año aceptan. El primer permiso piloto que habían pedido para Sinaloa lo negaron y aceptaron el de Tamaulipas, pero al año siguiente aceptaron el de Sinaloa.

Lo cierto es que los argumentos que se someten a la consulta pública nunca son tomados en cuenta porque mandan un machote que dice: “Recibimos su consulta pública y sus argumentos serán tomados en cuenta”. Se puede mandar lo que sea, mandarán el mismo machote y los argumentos no serán tomados en cuenta porque los permisos siguen avanzando, a pesar de las consultas entregadas. Nosotros, como Centro de Estudios para el Cambio en el Campo Mexicano (CECCAM), pusimos argumentos tanto científicos como políticos, pero la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad puso argumentos científicos muy soportados y no cambió nada.

Creemos que es solamente un requisito y una farsa para decir que hay una ley de bioseguridad que está operando, cuando esa ley no puede por ningún motivo garantizar que el maíz transgénico no se cruzará con otro maíz, ni que no hace daño a la salud porque hay nuevos estudios que dicen que sí. Esta ley nunca consideró el principio de precaución como su fundamento; está redactada de tal forma que está a favor de las empresas y aunque que les quite el tiempo con los requisitos, finalmente lograrán su cometido.

Una vuelta más al modelo industrial de producción agrícola

Al contrario de lo que afirman, el interés de las empresas es claramente el lucro. Invirtieron mucho dinero en su tecnología y en sus inventos para supuestamente mejorar las semillas, pero después de 16 años de siembra en Estados Unidos se ha demostrado que los transgénicos no se hicieron para aumentar el rendimiento. Ahora las empresas en sus solicitudes inventan que aumentan el rendimiento, lo cual es una falacia.

Sólo hay dos desarrollos de transgénicos, que son control de malezas y control de insectos. Si no son estos, no hay nada. Se ha demostrado que no aumentan el rendimiento, que no disminuyen el uso de plaguicidas -porque si bien controlan unas plagas, las que antes eran secundarias se vuelven principales y acaban echándole otro insecticida, además del incluido en el transgénico-. La resistencia a herbicidas a lo mejor en un primer momento funciona, pero implica echar herbicidas todo el tiempo con un daño ambiental tremendo.

El insecticida es el glifosato, que Monsanto vende como Roundup Ready. En Argentina comprobaron que causa estragos terribles a la población, espina bífida, malformaciones, cáncer leucemia. Si realmente las empresas fueran honestas reconocerían que los costos sociales, ambientales y económicos que tenemos que pagar no se equiparan a los beneficios que tiene esta tecnología. El único beneficio que tiene es a lo mejor en los primeros años bajar las malezas, que luego se volverán supermalezas y habrá que controlarlas con todavía másRoundup Ready, que se venderá más y tendrán más rentabilidad, además de las semillas vendidas muy caras. Su único fin es el lucro, y es un fin que a lo mejor sería válido si su tecnología no fuera demasiado riesgosa y si resolviera los problemas que se plantea “resolver”, como el hambre.

Lo que se hace es crear una cadena en la que las empresas tengan mayor participación en las ganancias, cuando habría otras alternativas para aumentar los rendimientos, y además considerando los costos ambientales.

Los transgénicos son la segunda o tercera vuelta de la revolución verde. A 30 años de la Revolución Verde se empezaron a ver las consecuencias en cuanto a reducción de fertilidad, salinización de suelos, alto empleo de insecticidas, herbicidas, plaguicidas, fertilizantes químicos. Este modelo llegó a un tope, sobre todo ahora con la crisis del petróleo, porque todo el modelo está basado en él.

Además, al no haber avanzado en otras alternativas -como la fertilidad orgánica de los suelos u otras alternativas orgánicas de control biológico-, estamos en un momento en el que muchos gobiernos piensan que para darle de comer a la gente hay que seguir este modelo. Lo otro, que son soluciones de largo plazo, no se fomentaron. No se empujó el mejoramiento campesino de las semillas, el mejoramiento de los suelos u otra alternativa al modelo industrial de producción agrícola, del cual los transgénicos son sólo otra vuelta.

De lo que sabemos, los nuevos desarrollos de transgénicos llevarán genes apilados de hasta ocho características. ¡Quién sabe lo que pueden provocar en el maíz! Ellos dicen que no pasará nada porque recogerán esta planta, pero en un sistema como el mexicano, en el que esas semillas se van a mezclar con otras, no podemos saber. Se han observado malformaciones en las comunidades, si bien es muy difícil demostrar que son consecuencia de los transgénicos. Lo que sí se puede demostrar es que hay mayor incidencia de malformaciones en transgénicos que en plantas normales, como lo constató una investigadora del CECCAM.

Al nivel internacional, Vandana Shiva, investigadora y activista india anti-OGM (Organismos Genéticamente Modificados), empujó una quincena de acciones por la libertad de las semillas y contra su colonización por las compañías. Eso va a ser entre el 2 de octubre -que es el aniversario de Gandhi-, y el 16, que es el día mundial de la alimentación.

La defensa comunitaria ante los transgénicos

En la Red en Defensa del Maíz hemos planteado como centro de la resistencia a las acciones en las que las comunidades indígenas y campesinas pudieran crear una defensa territorial. A partir del 2003, cuando se descubrió que eran muchas más las comunidades en las que había contaminación transgénica, las comunidades plantearon no sembrar semillas de fuera, no intercambiar semillas cuya origen se desconocía, no sembrar semillas de Diconsa -tiendas rurales del gobierno-, no aceptar los programas gubernamentales que tienen semillas híbridas y no sembrar semillas híbridas porque pueden estar contaminadas con transgénicos. Además, revisan más las milpas y si ven plantas malformadas, les quitan la espiga para evitar que se reproduzcan y que se pase el polen a otras.

Esa fue la primera defensa desde la comunidad. Ahora, todavía más las comunidades tratan de hacer acuerdos de asamblea. Los ejidos y las comunidades en México tienen la mitad del territorio del país, entonces lo que nosotros como Red empujamos es que los ejidatarios y comuneros decidan autónomamente no sembrar semillas híbridas o transgénicas en su territorio. Es tratar, como lo han hecho las regiones libres de transgénicos en Europa, de construir comunidades y ejidos sin transgénicos a partir de acuerdos de asamblea, en algunos casos establecidos en los estatutos comunitarios y reglamentos ejidales, en otros casos en actas de asambleas, y a veces solamente con un acuerdo verbal. Sabemos que hay varias experiencias en las que ya se avanza en ese terreno.

Como otra parte de la defensa se trata de difundir en la opinión pública y de hacer presión para construir una opinión en contra de los transgénicos. Creemos que la defensa territorial puede ser muy importante aprovechando las estructuras autónomas que todavía existen.

http://desinformemonos.org

México. Convocatoria a Convención Nacional en Atenco.

RUMBO A LA CONVENCIÓN NACIONAL
1. El proceso electoral estuvo viciado desde hace varios años.  Durante 6 años se realizó una campaña televisiva con recursos públicos millonarios promoviendo a Peña día tras día, influyendo tramposamente en la opinión pública.
Se usaron programas de gobierno en la compra de votos a cambio de “favores” como créditos para el campo, programa alimentario, programa de apoyo a madres trabajadoras, apoyo para construcción de vivienda, etc. Desviando recursos públicos en más de 20 estados por parte de los gobiernos priistas, multitud de presidentes municipales y ejidales. Con todo lo cual se rebasó con creces el tope de campaña.
El voto corporativo por parte de los sindicatos y corporaciones charros (SNTE, PEMEX, CFE, FSTSE, CNOP, etc.), obligando a los trabajadores a votar bajo coacción.
Todo lo anterior llevó a una elección a favor del candidato priísta. Y para cerrar con broche de oro, como cereza del pastel, están todas las irregularidades ocurridas el 1 de julio durante la elección: urnas abiertas a mitad de proceso, entrega de dinero a cambio de la foto de la boleta, robo de urnas, falta de boletas en casillas especiales, amenazas a observadores ciudadanos, repartición de tarjetas monex y Soriana, lucrando con la necesidad de las personas, y muchas más anomalías que vivimos los ciudadanos.
El IFE ha sido consciente de todo lo anterior y, en los hechos, se ha convertido en cómplice de la pretendida imposición de Peña Nieto en la presidencia.
El proceso electoral no garantizó un voto libre, razonado e informado. La imposición en la presidencia de la república de Peña Nieto y el régimen priísta que representa, fue decidido y planeado desde hace mucho y se pretende consumar a como de lugar.
2. El PRI es el responsable de la instauración del neoliberalismo en nuestro país y Peña Nieto promete continuar en esa línea.
Por mandato de los organismos internacionales, impulsado por Miguel de la Madrid y continuado por Carlos Salinas, el neoliberalismo se ha venido imponiendo en México desde hace más de 20 años por todos los presidentes priístas y panistas, con la privatización de prácticamente todas las empresas públicas, el TLC que llevó a la devastación del campo, la entrega a empresas privadas de recursos naturales (bosques, tierras, aguas), el despojo a pueblos y comunidades indígenas, la entrega de territorio a mineras extranjeras, exterminio de la diversidad cultural y biológica, ataque a la educación integral, avances en la privatización de la educación y la salud, la entrega de la banca a los privados que la saquearon y posteriormente fueron “rescatados” con recursos públicos, provocando las crisis de 1988 y 95; hundiendo en la pobreza a millones de mexicanos a cambio de enriquecer a un puñado de grandes empresarios nacionales y extranjeros (los verdaderos dueños del país a quienes sirven los gobiernos). Línea continuada los últimos 12 años por los gobiernos panistas.
Peña Nieto promete continuar en esa línea, anunciando la “apertura” (privatización) de PEMEX y de CFE a los privados; promete una reforma hacendaria con el consecuente aumento del IVA a medicinas y alimentos básicos; la reforma laboral con la legalización del despojo de todos los derechos de los trabajadores.
En resumen, Peña Nieto promete continuar con el saqueo de la nación a beneficio de sus amos, unos cuantos multimillonarios, y en perjuicio de toda la población.
3. Es un retroceso de la historia volver al viejo régimen priísta represivo y autoritario.
La corrupción, la imposición, la violencia de Estado, el gobierno al servicio del Narco, las violaciones de derechos humano, la soberbia y prepotencia como principio, las masacres en 1968, el alconazo en 71, Acteal, Aguas Blancas y El Charco.
Prácticas que llevaron al repudio del PRI, Peña Nieto promete retomarlas y profundizarlas. Así lo muestra cuando reivindica con orgullo el operativo de Atenco que arrojó dos jóvenes asesinados y decenas de mujeres violadas y la presentación de su asesor policiaco: el ex jefe de la policía de Colombia, Oscar Naranjo con experiencia en la creación de grupos paramilitares, asesinato y desaparición de ciudadanos, combate a un cártel del narco para ceder “sus plazas” a otro cartel del Narco. Con lo cual también muestra que la guerra iniciada por Calderón, continuará y se profundizará con los consecuentes asesinatos de civiles inocentes, así como el feminicidio en Ciudad Juárez y el Estado de México, el asesinato de periodistas y la represión a los movimientos sociales.
Por todo lo anterior la comisión promotora de la Convención Nacional, convoca a toda la población a cerrar filas y tensar todas nuestras fuerzas en una lucha que se plantee impedir que se consume la imposición de Peña Nieto en la presidencia.
Convocamos a reunirse todos de inmediato en asambleas y organizaciones para discutir qué hacer ante la imposición y cómo hacerlo. Buscando la transición de una participación ciudadana que permanecía apática o pasiva durante muchos años, a una participación consciente hacia un ejercicio democrático. Que el pueblo de México que vio violados sus derechos constitucionales, asuma la voluntad de participar en esta invitación que busca una justicia para todos los sectores de la población:
CONVOCAMOS
A todas las organizaciones y movimientos sociales, a los estudiantes, a los maestros, a los sindicaos, a los trabajadores y empleados, a campesinos y ejidatarios, migrantes, colonos, indígenas, a toda la población, a la CONVENCION NACIONAL A realizarse los días 14 y 15 de julio de 2012, en San Salvador Atenco, bajo el siguiente orden del día:
1. Lucha contra la imposición
2. Estructura organizativa y construcción de la Convención Nacional
3. Programa de lucha
Comisión Promotora de la Convención Nacional

Mexican Seeds, the New Spoils for Food Corporations.

Biodiversity and small and medium farms are threatened in Mexico by the looming approval of a reform of the law on plant varieties that will extend patent rights over seeds, activists and experts warn.

The amendment, of the federal law on plant varieties in effect since 1996, was approved by the Senate in November and is now making its way through the lower house of Congress.

“They are trying to expand privatisation in this important sector, as part of an offensive backed by transnational corporations to give more rights to breeders (of plant varieties), which are mainly these big companies,” Adela San Vicente, the head of Semillas de Vida (Seeds of Life), a local NGO, told IPS. 

The reform, defended by the government of conservative President Felipe Calderón, would cover all plant material, including harvest products, and would introduce the definition of “essentially derived varieties”, used to protect genetically modified organisms (GMOs).

In addition, it extends the period of protection for breeders of plant varieties from 15 to 25 years.

One of the risks posed by the reform is that small farmers who receive and grow hybrid seeds without authorisation could face legal action. 

”They are paving the way for the industry to charge patent rights if, for example, native maize is contaminated by transgenic crops, because the native maize would contain the genes of the GMO,” Alejandro Espinosa, a researcher in the maize programme at Mexico’s National Institute of Forestry, Agricultural and Livestock Research (INIFAP), told IPS. 

”It would be the last nail in the coffin for the Mexican countryside,” complained the scientist, who has developed more than 30 hybrid species at INIFAP and at least a dozen at the National Autonomous University of Mexico, for production by small companies and distribution at the local level.

The amendment would bring Mexico’s legislation into line with the International Convention for the Protection of New Varieties of Plants, as revised in 1991. 

The Convention, which is monitored by the International Union for the Protection of New Varieties of Plants (UPOV), was adopted in 1961 and revised in 1972, 1978 and 1991.

Mexico, which joined UPOV in 1978, currently follows the standards outlined by the Convention in that year’s revision. 

The UPOV system of plant variety protection provides international recognition of the rights of breeders of new varieties that are distinct, sufficiently homogeneous and stable, according to the criteria outlined by the intergovernmental accord. 

It also provides double protection, for both patents and plant variety rights.

The Geneva-based UPOV’s mission is “to provide and promote an effective system of plant variety protection, with the aim of encouraging the development of new varieties of plants, for the benefit of society,” according to its web site.

The 1991 revision of the Convention, which entered into force in 1998, protects Canadian, U.S. and EU property rights, and introduced the novel feature of recognising rights over new genetic traits – an open concession to GMOs. 

More than 250,000 tonnes of seeds are produced annually in Mexico, according to the National Service of Seed Inspection and Certification (SNICS), the government agency that oversees some 55,000 hectares of land where seeds for about two dozen crops are produced.

A collective of researchers and NGOs has urged legislators to halt the reform, and to subject it to an open debate with all concerned sectors, including small and medium farmers, who it will affect the most. 

”Native seeds are the only input used by peasant farmers, who are left without any rights,” San Vicente said. “And with the problems posed by climate change, they lose seeds or reuse them.

Seeds have been a common good of humanity. And (with this amendment, companies) can even go after researchers who use those seeds.” 

In this country of 112 million people, Latin America’s second-largest economy, there are approximately five million peasant farmer families, according to official figures.

With the projected reform, SNICS would have the authority to impose fines or even block land use for infractions of patents and plant breeders’ rights. SNICS has already registered more than 150 breeders from over 20 countries, involving at least 100 plant species.

Of that total, 26 percent are ornamental plants, and the rest are agricultural or forestry species. 

The countries of Latin America have filed fewer than 1,000 applications for plant breeders’ rights with UPOV.

Meanwhile, the No Patents on Seeds global coalition of NGOs reports that since 1996, farm-saved or “informal seeds” have been on the decline, while industrial seeds are expanding. 

”Hundreds and hundreds of varieties are needed to ensure the sustainability of improved and native seeds,” INIFAP’s Espinosa said. “Advances in their yields are environmentally-friendly, because they are genes from the species themselves. 

”The improvements are made with the best plants, according to the environment. It’s what farmers have done for decades,” he said.

But Mexico is increasingly lax in protecting that system. The government-run national seed production company, PRONASE, has been in the process of liquidation since the early 2000s, which has left the sector in the hands of private Mexican and foreign companies. 

In addition, the 2005 Genetically Modified Organisms Biosafety Law and the 2007 Law on the Production, Certification and Trade of Seeds have given industry more and more maneuvering room.

The National Catalogue of Plant Varieties, updated by SNICS in December, contains 1,827 species, most of which are different kinds of maize, beans, sorghum, wheat and potatoes. 

Public research institutes and food corporations like the U.S.-based Monsanto and Pioneer have registered their varieties in the catalogue. 

Inclusion in that list is the first requisite for registration in a seed production programme. 

There are at least 180 commonly used plant varieties in Mexico, such as the nopal cactus fruit, güisquil or pear squash, avocado, and tomato.

SNICS defends patents on seeds, arguing that they protect the genetic patrimony and facilitate access to plant material, which depends on the fair distribution of economic benefits, while respecting special rules for endemic species, preventing the plunder of resources and biopiracy, and strengthening institutional capacity.

http://upsidedownworld.org/main/news-briefs-archives-68/3583

Blackfire barite mine in Chiapas to remain closed.

Blackfire barite mine to remain closed

Company continues to work with government to renew operations.

Friday, October 15th.

Calgary, Alberta… Earlier today, Blackfire Exploration Ltd. was informed that the Mexican Circuit Court has accepted an appeal filed by the Chiapas State Government against an earlier resolution that granted Blackfire protection against closure of their barite mine near Chicomuselo, Mexico. The appeal will keep the mine closed until such a time that conditions imposed by the state government have been satisfied.

“We are disappointed with the ruling but respect the Mexican judiciary and its decision,” said Blackfire President Brent Willis, “We are committed to compliance with Mexican law and will continue to work with the state government to reopen the mine.”

The Blackfire barite mine, which has been operating for approximately three years, has been closed since early this year. Barite is a chemically inert substance that is used in the manufacturing of paints, medical applications and by drilling companies as a weighting agent. Blackfire is dedicated to the safe and responsible extraction of barite following international standards of best practice and the utmost respect for the environment.

“We are devoted to our operations in Mexico and to providing economic benefit for our neighbour communities. We will continue to operate, professionally and ethically, to the highest possible standard to benefit all of our stakeholders.” said Willis.

Blackfire Exploration Ltd. is a Canadian and Mexican owned exploration mining company with assets in British Columbia, Canada and Chiapas, Mexico. Blackfire Exploration Ltd. and its subsidiaries strongly believe in creating jobs and opportunity and supporting local businesses in the communities in which they work.

For further information, please contact:
Kyle Bottoms
Cohn & Wolfe | West
office 403.228.6688 | cell 403.829.2037
kyle.bottoms@cohnwolfe.ca

 

http://www.blackfireexploration.com

http://escrutiniopublico.blogspot.com

Denuncia y pronunciamiento del pueblo Wixárika, en defensa de Wirikuta.

PRONUNCIAMIENTO EN DEFENSA DE WIRIKUTA.

Que emite el Pueblo Wixárika de los tres Estados Jalisco, Nayarit y Durango representado por las comunidades de Waut+a – San Sebastián Teponahuaxtlán y su anexo Tutsipa – de los municipios de Mezquitic y Bolaños Jalisco; Tuapurie – Santa Catarina Cuexcomatitlán municipio de Mezquitic, Tatei Kie – San Andrés Cohamiata municipio de Mezquitic, Jalisco Jalisco; Uweni Muyewe – Bancos de San Hipólito municipio de Mezquital, Durango y la Unión Wixárika de los Estados de Jalisco, Nayarit y Durango.

RECORDANDO que el Pueblo Wixárika desde tiempos inmemoriales acude en peregrinación al lugar sagrado de Wirikuta, recreando una larga ruta que recorrieron nuestros antepasados durante la formación del mundo hasta el lugar donde nació el sol en el semi-desierto de Real de Catorce.

CONSIDERANDO que nuestro rezo en Wirikuta es para que la vida se mantenga para todos y todas los seres vivientes de este planeta, para que nuestra antigua cultura Wixárika se mantenga y no desaparezca, para que se renueven las claves del conocimiento y las velas de la vida que nos dan sentido a nuestra identidad Wixárika.

ANALIZANDO que el Tratado de Libre Comercio de America del Norte y las leyes reglamentarias que se han derivado para favorecer la operación de este neoliberal acuerdo entre México, Estados Unidos y Canadá, no han hecho mas que agudizar la guerra de exterminio contra nuestros pueblos indígenas, a través de ordenamientos jurídicos como la Ley de Minería que ha llevado a que nuestros lugares sagrados en el desierto de Real de Catorce hoy sean objeto de 22 concesiones otorgadas a la trasnacional minera First Mejestic Silver de origen canadiense, sumando 6,326 hectáreas concesionadas abarcando nuestros lugares sagrados.

OBSERVANDO que los manantiales sagrados donde recolectamos aguas benditas se encuentra dentro de las cuencas de las venas de plata a explotarse, corriendo un inminente riesgo de contaminación por cianuro y desecamiento por las grandes cantidades de agua que usaría la industria minera, pues el acuífero, de acuerdo a la Comisión Nacional del Agua, se encuentra de por sí en un grado de sobreexplotación y la capacidad de recuperarse es muy baja.

CONSIDERANDO que el daño afectaría de manera irreversible a 16 centros de población que se encuentran dentro de la superficie concesionada pertenecientes a 6 Ejidos de la zona, así como numerosas localidades del bajío que sufrirían los efectos negativos sobre las fuentes de agua (desecamiento y contaminación), tal es el caso de El Mastranto, San José de Milpitas, Estación Catorce, Santa Cruz de Carretas, Los Catorce, Las Relaciones, El Barranco, El Garabato, Vigas de Coronado, San Juan de Matanzas, entre otras, sumando aproximadamente 3500 personas que resultarían afectadas.

EVALUANDO que el proyecto minero de First Majestic Silver viola los derechos que tenemos como pueblo reconocidos en el convenio 169 de la OIT; se viola lo establecido en el Programa de Manejo del Área Natural Protegida de Wirikuta, que abarca casi el 70% de la concesión minera y que el Pueblo Wixárika somos parte del consejo de Administración; se incumple lo establecido en la Ley General para la Prevención y Gestión integral de los Residuos Peligrosos; no se respetan las disposiciones de la Ley General del Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente; y la Ley Ambiental del Estado de San Luis Potosí; La Ley de Consulta a Pueblos Indígenas del estado de San Luis Potosí; así como una importante cantidad de Normas Oficiales Mexicanas aplicables.

CONSENSANDO la posición generalizada del pueblo Wixárika através del análisis de esta problemática durante La Asamblea General Ordinaria de la Comunidad de San Sebastián Teponahuaxtlán y su anexo Tuxpan de los municipios de Mezquitic y Bolaños llevada acabo los días 3, 4 y 5 de Septiembre del presente año; La Asamblea Extraordinaria de Bancos de San Hipólito Mezquital, Durango llevada acabo los días 4 y 5 de Septiembre del año vigente; Las reuniones del consejo de ancianos de la comunidad de Santa Catarina Cuexcomatitlán llevadas acabo los días 5 de Septiembre en la localidad de Las Latas y 11 y 12 de Septiembre del año 2010, llevada acabo en la localidad de Pueblo Nuevo1; Reunión de la Unión Interestatal de Centros Ceremoniales llevado acabo en la comunidad de Uweni Muyewe los días 11 y 12 de Septiembre del presente año; En el Primer Foro de Diálogo sobre la Minería en Wirikuta con la red en defensa de Wirikuta Tamatsima wa’há llevado a cabo en Real de Catorce el día 18 de Septiembre del presente año; La Presente Reunión de Trabajo para el seguimiento al PACTO DE HAUXA MANAKÁ llevada acabo hoy en la cabecera municipal de Mezquitic, Jalisco.

DECLARAMOS LO SIGUIENTE.

1. Manifestamos nuestro profundo rechazo al proyecto minero de la trasnacional First Majestic Silver en el desierto de Real de Catorce, pues nuestros lugares sagrados son un patrimonio sin precio y de un valor incuantificable para nosotros, nuestros hijos nietos y toda la descendencia Wixárika.

1. Exigimos la cancelación inmediata de las 22 concesiones mineras en poder de la trasnacional y se fije una moratoria indefinida para que no se expidan nuevos permisos de explotación o exploración en el desierto de Real de Catorce ni en ningún lugar circunvecino a nuestros lugares sagrados.

1. Comunicamos nuestra fundada preocupación a los habitantes de Wirikuta sobre la contaminación y desecamiento del agua que beben, del incremento en las enfermedades respiratorias, gastrointestinales o incluso cáncer debido a los venenos usado en la minería y el efecto de sus residuos químicos, los invitamos a informarse y organizarse para que no tengan que aceptar esta imposición criminal que llevará a la destrucción de sus tierras de sus paisajes de lo que les dejaron sus abuelos y lo que les dejarán a sus hijos.

1. Exigimos al Estado Mexicano que de manera inmediata implemente estrategias efectivas que lleven a la mejora de vida de los habitantes de Wirikuta, que sean propuestas armónicas con el medio ambiente, y no propuestas tan destructivas como la de la mina en donde se pone a los campesinos humildes entre la espada y la pared ofreciéndoles un trabajo a cambio de la destrucción de su patrimonio.

1. Pedimos respetuosamente a las autoridades municipales del H. Ayuntamiento de Real de Catorce que no expida permisos municipales de construcción o de uso de suelo, pues como se dio cuenta la Secretaria General del H. Ayuntamiento que nos acompañó durante el foro de diálogo llevado acabo el 18 de Septiembre en Real de Catorce, la población Wixárika y un importante número de personas del municipio que no desean la mina.

1. Aclaramos que haremos uso de todos los recursos necesarios para detener este devastador proyecto minero, valiéndonos de recursos jurídicos nacionales e internacionales que están a nuestro favor así como acciones de resistencia civil y pacífica que sean necesarias.

A T E N T A M E N T E

“Por la Reivindicación Integral de Nuestras Comunidades del Pueblo Wixárika”.

Dada en la Cabecera Municipal de Mezquitic, Jalisco

A 23 de Septiembre de 2010

Autoridades Tradicionales y Agrarias del Pueblo Wixárika

Por la comunidad indígena de San Sebastián Teponahuaxtlán y su anexo Tuxpan de los municipio de Mezquitic y bolaños, Jalisco.

Santiago López Díaz
Gobernador Tradicional de Waut+a

Mauricio Hernández Castañeda
Gobernador Tradicional de Tutsipa

Ramón González López
Pte del Comisariado

José Ángel Díaz Serio
Pte del Consejo de Vigilancia

Por la comunidad Indígena de Santa Catarina Cuexcomatitlán, municipio de Mezquitic, Jalisco.

Jaime Carillo Carrillo
Gobernador Tradicional

Juan Ávila De la Cruz
Pte del Comisariado

Por la comunidad indígena de Bancos de San Hipólito municipio de Mezquital, Durango.

Santos De la Cruz Carrillo
Pte del Comisariado

Por la comunidad indígena de San Andrés Cohamiata municipio de Mezquitic, Jalisco.

Mauricio Montellano De la Cruz
Gobernador Tradicional

Por la Unión Wixárika de Jalisco, Nayarit y Durango.

Eleuterio De la Cruz Ramírez
Pte de la Unión

Jaime Carrillo López
Pte del Consejo de Vigilancia

Testigos de Honor

Ramón Bañuelos Bonilla
Pte Municipal de Mezquitic, Jal.

Fredy Medina Sánchez
Pte Municipal de Huejuquilla, el Alto Jal.

Ing. Guadalupe Flores Flores
Delegado Estatal de la CDI Jalisco y colima.

José de Jesús Navarro Cárdenas
Visitador de la CEDHJ

Tirzo Navarrete Rodríguez
Director de la CCDI Mezquitic

Roberto López López
Coordinador Regional de la CEI.

Un año de la masacre de Bagua, nuevos actores frente a un Estado en crisis. de Bagua, nuevos actores frente a un Estado en crisis. Raúl Zibechi.

“La selva no se vende”, fue uno de los lemas más coreados en las marchas que conmemoraron en todo el Perú el primer aniversario de la masacre de Bagua, en la que murieron 34 personas y 200 fueron heridas cuando el gobierno de Alan García decidió despejar a los indígenas awajun que cortaban las carreteras amazónicas contra la explotación indiscriminada de la selva. Miles de awajun que llevaban dos meses de movilizaciones, estaban a punto de abandonar la llamada Curva del Diablo, pero antes de hacerlo fueron atacados con fusiles por tierra y aire.

En la Curva del Diablo fueron muertos diez indígenas. Luego los nativos dieron muerte a 23 policías, estando uno de ellos desaparecido, el mayor Felipe Bazán Caballero. Todo indica que fue la ministra del Interior, Mercedes Cabanillas, la que dio la orden de disparar. Un año después no hay culpables de la tragedia. Poco después de la represión, fueron revocados cuatro decretos legislativos que habían provocado las movilizaciones y el 19 de mayo el parlamento aprobó la Ley de Consulta que establece que los pueblos originarios deben ser consultados antes de aprobar emprendimientos para explotar los bienes comunes. Dos resonantes victorias del movimiento.

Pero los indígenas agrupados en la Asociación Interétnica por el Desarrollo de la Selva Peruana (AIDESEP), que agrupa a unas 1.500 comunidades, obtuvieron además de éxitos legales el reconocimiento de la sociedad peruana como un nuevo y decisivo actor en la vida política del país. Un hecho simbólico lo representa: el padre del mayor desaparecido, Felipe Bazán, acudió el 5 de junio a la Curva del Diablo, cerca de Bagua, mil kilómetros al noreste de Lima, cerca de la frontera con Ecuador, y se dio un abrazo con los indígenas cuando realizaban el acto recordatorio en el que bautizaron el lugar como Curva de la Esperanza.

Días antes del aniversario regresó al país el presidente de AIDESEP, Alberto Pizango, al que el gobierno había tildado de “terrorista”, luego de un año de exilio en Nicaragua. Apenas llegar al aeropuerto de Lima fue conducido ante la justicia que lo puso en libertad en pocos minutos, aunque no puede abandonar el país. La quinta victoria indígena fue inesperada. El congresista Guido Lombardi Elías, del partido Unidad Nacional y uno de los periodistas más prestigiosos del país, quien presidió la Comisión Investigadora del parlamento sobre los sucesos de Bagua, dio razón a los indígenas.

Pese a pertenecer al partido más conservador del Perú, identificado con la derecha, Lombardi dijo el viernes 4 enCanal N de televisión: “El motivo de la represión fue escarmentar a los indígenas antes que se retiren de la Curva del Diablo”[1]. En su opinión es la única explicación razonable de los hechos, a la cual llegó el principal encargado de la investigación. Por supuesto, sus palabras provocaron escándalo en el gobierno, pero se suma a las muchas voces que avalan la posición de los indígenas. Esas voces conforman un amplio abanico que va desde la Defensoría del Pueblo hasta el diario derechista El Comercio pasando por la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos.

Este organismo lamentó que aún no haya consenso ni en el Ejecutivo ni en el Parlamento para identificar a los responsables de la masacre de Bagua, que ha mostrado “los profundos desencuentros entre el Estado peruano y los pueblos indígenas amazónicos, cuyos derechos son ignorados y vulnerados de manera permanente por un sistema político que no los comprende ni los incluye de manera justa y adecuada”[2]. Quizá por saberse victorioso, Pizango llegó a Bagua el 5 de junio con un discurso de paz y reconciliación, mientras el presidente Alan García, mostrando su insensibilidad, decretó esa fecha como el “Día del Ron”.

Un nuevo país

Las actividades en recuerdo de las víctimas de Bagua fueron importantes en Lima y en la propia selva. Pero más allá de la cantidad de manifestantes, llama la atención la diversidad de actores sociales involucrados: jóvenes, mujeres, sindicalistas, trabajadores de la cultura y el arte, campesinos e indígenas, gentes de la ciudad y el campo, pero también gays, lesbianas y transexuales.

En Bagua hubo un foro sobre la criminalización de la protesta social, un encuentro en el caserío El Reposo, desde donde se partió en romería hacia la Curva del Diablo donde cientos de personas durmieron en vigilia hasta el acto conmemorativo del día siguiente. En su intervención, Pizango saludó al padre del mayor Bazán que estaba en la tribuna y se comprometió a buscar la verdad. Recordó que la lucha indígena se inició luego de la firma del TLC con Estados Unidos y reafirmó la defensa de la Amazonia ante el extractivismo. Hizo un llamado a la unidad andino-costeña-amazónica, o sea entre los quechuas, los afroamericanos y los pueblos amazónicos.

Relató cómo la selva está siendo privatizada. “El proceso de privatización y concesiones de lotes petroleros, gasíferos, mineros y forestales, se ha ido profundizando con los últimos tres gobiernos: Fujimori, Toledo y Alan García. Fujimori dejó el 15% de la amazonía lotizada y concesionada; Toledo avanzó puntos más y García ha llegado a privatizar el 72% del territorio amazónico, en lotes concesionados y entregados al gran capital transnacional, muchos de los cuales se superponen a las reservas territoriales de pueblos en aislamiento voluntario”, dijo Pizango en Bagua el mismo 5 de junio.

Uno de los momentos más importantes de su discurso fue cuando citó al célebre historiador Jorge Basadre: “La independencia del Perú no fue una revolución social, un proceso de cambios, sino un relevo de actores. Los criollos tomaron el poder pero el sistema de dominación colonial quedó intacto”[3]. Lo que más llama la atención, y es una síntoma de los cambios que están habiendo en Perú, es que el vocero más importante de la derecha hace una lectura muy similar al más importante dirigente social del momento.

El editorial del 4 de junio, vísperas del primer aniversario de los hechos de Bagua, del conservador El Comercio, el diario que apoyó la candidatura de Alan García frente al nacionalista Ollanta Humala, tal vez sea el mejor termómetro de la situación peruana. “¿Qué hicieron el gobierno, el congreso y la clase política para evitar esta tragedia y para sancionar a los responsables, hasta ahora impunes?”, se pregunta el  matutino. Pero va mucho más lejos al denunciar “una enervante incapacidad de los poderes del Estado para afrontar, antes y después, esta crisis social y política”[4].

“Es innegable que los sucesos de Bagua nos hicieron redescubrir un mundo aparte, el de las comunidades de la selva, que habían sido históricamente postergadas. Nos percatamos, así, de que somos una nación en proceso de construcción, con una identidad que dista mucho de ser englobante y unificadora”, dice El Comercio. Luego señala que el Estado peruano debe ser refundado incluyendo “los derechos ancestrales de los peruanos originarios”. Pero no se queda ahí. “Somos una nación multicultural pero también centralista, que debe trabajar mucho para descentralizarse e integrar a todos los peruanos, con una visión de respeto a las comunidades rurales y ancestrales”.

Es una pieza de alto valor político, ya que proviene de la derecha que siempre estuvo cerca del poder, que ahora olfatea un nuevo clima político y advierte que si no se integra a los indígenas el Estado va a colapsar. El presidente García dijo en su momento que los indígenas estaban financiados por Venezuela y Bolivia, lo que es un error además de una falsedad. El Comercio va más lejos: “Tenemos que mirar aquí el desarrollo de otros estados con situaciones similares, en lo que pueda servirnos y aplicar a nuestra peculiar realidad”. Sin duda se refiere a los procesos constitucionales de Ecuador y Bolivia.

Indígenas y mujeres

La crisis del Estado peruano es provocada por la emergencia de nuevos actores sociales y políticos, que se expresan en una creciente conflictividad. El reporte 64 de la Defensoría del Pueblo asegura que en los seis primeros meses de 2009 hubo 273 conflictos sociales, siendo 47 por ciento relacionados con temas socioambientales y el 71% de ellos con la actividad minera[5]. Respecto del año 2008 los conflictos se duplicaron, lo que revela que las comunidades están cada vez menos dispuestas a tolerar la actividad de la minería transnacional que contamina fuentes de agua y provoca daños a la salud de la población.

El crecimiento del conflicto social lleva a algunos analistas a señalar la existencia de una “generación de Bagua”, como modo de graficar la impronta de esos hechos en una nueva camada de activistas. Alberto Pizango es de algún modo un emergente del nuevo tipo de dirigentes: tiene poco más de 40 años, es profesor y trabaja como maestro bilingüe en las comunidades nativas, conoce las dos culturas y se mueve con facilidad en las ciudades. Mario Palacios, presidente de Confederación Nacional de Comunidades del Perú Afectadas por la Minería, que agrupa a 1.600 comunidades, es quechua hablante licenciado en Educación.

Tienen un discurso diferente para nuevas formas de organización que postulan “una nueva forma de democracia, que es comunitaria y se expresa en el concepto del ‘mandar obedeciendo’”, como dijo Palacios el año pasado en el Seminario Internacional “Luchas por el Territorio: Minería, Amazonia y Ecologismo Popular”[6]. Son dirigentes sociales que tienen fluidas relaciones con intelectuales, que participan en debates con otros dirigentes pero también con políticos y medios de comunicación.

El antropólogo Rodrigo Montoya, muy cercano a los movimientos indios, sostiene que los pueblos amazónicos nunca fueron derrotados y que en esta rebelión, la segunda en su historia, “han cuajado un liderazgo suficientemente capaz como para presentar una alternativa que no es sólo para los pueblos indígenas, sino para la sociedad peruana en su conjunto. Y no exagero en lo absoluto al decirles que este movimiento amazónico al igual que el movimiento indígena en Bolivia, Ecuador, Chiapas o Guatemala, es un movimiento plural y diverso, es el que está ofreciéndole al mundo un horizonte, una ilusión, una perspectiva, otros valores, ideas y sueños”[7].

Montoya es quechuahablante nacido en un pueblo de Ayacucho y conoce los movimientos indígenas desde dentro. Sostiene que el movimiento amazónico se ha venido preparando durante mucho tiempo y tiene en los miles de profesores bilingües un punto de apoyo decisivo. Otro quechua, Hugo Blanco, luchador por la reforma agraria y ex guerrillero, agrega que la rebeldía de los pueblos amazónicos representa la irrupción de “los menos domesticados por la modernidad”, que están llamados a cambiarle la cara al país[8].

El otro actor que irrumpió con fuerza son las mujeres indígenas. La realidad de las mujeres del campo es terrible: el 22% de los hogares rurales están a cargo de las mujeres, pero el 50% de las mujeres que viven en el campo no tienen documentos de identidad y sólo el 4,7% tienen título de propiedad a su nombre. Una nueva generación de mujeres crearon en 2006 la Federación Nacional de Mujeres Campesinas, Artesanas, Indígenas, Nativas y Asalariadas del Perú (FEMUCARINAP), al comprobar que en las organizaciones mixtas no tienen espacios.

Lourdes Huanca es la presidenta de la organización. Vivió en Moquegua donde su familia fue desalojada por una transnacional minera. Fue testigo de Jehová donde aprendió a estudiar, abandonó la religión, participó en el Club de Madres del barrio siendo la única dirigente mujer entre doce hombres, en el Frente de Defensa de su región. Fue dirigente de la Confederación Campesina del Perú donde comprendió la necesidad de generar un espacio para las mujeres. Luego conoció a la Via Campesina que le dio el impulso para crear FEMUCARINA.

“Para mí, ser mujer supone cuidar mi territorio, mi cuerpo, mi familia. Y mi familia no solo es mi esposo y mis dos hijos, sino, los centenares de mujeres con las cuales luchamos cada día para defender nuestras tierras, agua y semillas”, dice Lourdes. “Las mujeres rurales, producimos en promedio más de la mitad de todo el alimento que se cultiva en el mundo, sin embargo, nosotras y nuestros hijos e hijas presentamos los más altos índices de desnutrición”[9].

La creación de la organización fue un parto duro. Todas las fundadoras participaban en cargos de dirección en diferentes organizaciones sociales mixtas. En el folleto que distribuye Lourdes en el “Encuentro de Saberes y Movimientos”, en Lima, puede leerse: “El primer año fue muy duro, por lo mismo que las organizaciones mixtas no comprendían y nos maltrataban sicológicamente, verbalmente nos decían que éramos traidoras que estamos traicionando y dividiendo, todo ello nos daba mas fuerza de enfrentar y conformamos el comité consultivo donde están las amigas de las diferentes instituciones mencionadas y amigas feministas”.

Se trata de una nueva generación de mujeres activistas, que dominan el castellano y una o varias lenguas originarias, que leen, escriben y manejan internet. No sólo tienen un vínculo estrecho con la tierra sino que son portadoras de la espiritualidad andino-amazónica que está presente en todas las actividades que realizan. Lourdes no es una excepción sino la primera generación de mujeres populares, que ya está siendo relevada por activistas más jóvenes. La irrupción de estas mujeres, tanto en las luchas sociales como en los movimientos, ha creado una nueva situación que se puede palpar cuando se trabaja al interior de las organizaciones.

“La educación, en general, y bilingüe e intercultural, en particular, ha sido y es un factor decisivo en la formación de dirigentes indígenas y, sobre todo, en la aparición de intelectuales indígenas”, sostiene Montoya[10]. Esto vale tanto para las organizaciones amazónicas como para las nuevas organizaciones de mujeres, aunque en este caso ha sido la dura experiencia en el seno del movimiento lo que las llevó a crear grupos femeninos. Se trata de dos emergencias que suceden en los mismos espacios aunque en tiempos y modalidades diferentes. Pero tienen repercusiones similares.

Estamos ante el fin de un modelo de nación, asegura el historiador Manuel Burga: “Hay una emergencia de las periferias, que buscan una nación más inclusiva, en la cual no solo se incorporen las nacionalidades excluidas, sino que se las respete”[11]. También estamos ante el fin de un tipo de organización popular. La forma como esa “nación emergente” consiga acoplarse en la sociedad peruana, determinará los rumbos de los movimientos en los próximos años. Con una particularidad: no es “una” nación la que emerge, sino múltiples actores que, como demuestran las mujeres, pondrán en tensión tanto al Estado-nación como a los movimientos populares.

Raúl Zibechi es analista internacional del semanario Brecha de Montevideo, docente e investigador sobre movimientos sociales en la Multiversidad Franciscana de América Latina, y asesor a varios grupos sociales. Escribe cada mes para el Programa de las Américas (www.cipamericas.org)

Recursos

Asociación Interétnica por el Desarrollo de la Selva Peruana (AIDESEP): www.aidesep.org.pe

Confederación Nacional de Comunidades Afectadas por la Minería del Perú (CONACAMI): www.conacami.org

Encuentro de Saberes y Movimientos Sociales, Lima, 30 de mayo al 2 de junio de 2010. Datos enwww.democraciaglobal.org

Entrevista a Hugo Blanco, Raúl Zibechi, Lima, 30 de mayo de 2010
.

Federación Nacional de Mujeres Campesinas, Artesanas, Indígenas, Nativas y Asalariadas del Perú (FEMUCARINAP):http://femucarinap.blogspot.com/

Héctor Alimonda, Raphael  Hoetmer y Diego Saavedra, “La Amazonía Rebelde”, Lima, PDTG, 2009.

Rodrigo Montoya, “Con los rostros piontados. Tercera rebelión amazónica en Perú”, Lima, 2009.

Servindi (Servicios en Comunicación Intercultural): www.servindi.org

Para mayor información:

Informe de biodiversidad del CIP Programa de las Américas—junio 2010

http://www.cipamericas.org/es/archives/2500

Los Megaproyectos del BID: Desplazamiento, Destrucción y Engaño

http://www.cipamericas.org/es/archives/2225

Ecuador: Se profundiza la guerra por los bienes comunes

http://www.cipamericas.org/es/archives/1888


[1] “La verdad del baguazo”, Jorge Agurto, 6 de junio en www.servindi.org

[2] “Bagua Nunca Más”, Coordinadora Nacional de Derechos Humanos, 5 de junio de 2010, en www.servindi.org

[3] “Pizango llamó a la paz y la reconciliación e invocó a la Madre Tierra”, 6 de junio en www.servindi.org

[4] Editorial “Un año después de Bagua…”, El Comercio, 4 de junio de 2010.

[5] Ver reporte 64 de conflictos sociales en www.defensoria.gob.pe

[6] “La Amazonía Rebelde”, ob. cit. p. 113.

[7] Idem pp. 119-120.

[8] Raúl Zibechi, entrevista a Hugo Blanco, Lima, 30 de mayo de 2010.

[9] Conversatorio con Lourdes Huanca en el Encuentro de Saberes y Movimientos, Lima, 1 de junio.

[10] Rodrigo Montoya, ob. cit. p. 34.

[11] “La Amazonía Rebelde”, ob. cit. p. 73.


@twewwter

December 2019
S M T W T F S
« Sep    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Join 727 other followers

Archivo